Inteligencia halló 2 horas antes indicio del atentado en Villavo

Inteligencia halló 2 horas antes indicio del atentado en Villavo

(EDICIÓN NACIONAL) La Fuerza Pública sabía la noche del pasado sábado que una amenaza de bomba pesaba sobre Villavicencio. El problema era que no tenía idea de dónde exactamente iba a estallar ni de cómo estarían camuflados los explosivos.

01 de noviembre 2006 , 12:00 a. m.

Solo a eso de las 8:00 p.m., cuando un taxi explotó al frente de la Séptima Brigada del Ejército, las autoridades comprobaron la veracidad del reporte de inteligencia que habían recibido dos horas antes.

La confirmación de que un ataque terrorista se estaba planeando contra la ciudad se consolidó entre las 5:20 y las 6:00 p.m. en un ‘centro de escucha’, nombre que recibe el lugar dónde los organismos de inteligencia interceptan comunicaciones telefónicas.

El operador de ese centro se comunicó con su superior para contarle lo que acababa de escuchar entre dos presuntos miembros de las Farc: “Estaban planeando algo (no estoy seguro sobre si era planeando o discutiendo, pero me inclino por planeando), detonar una bomba en Villavicencio... entonces, dijeron que algo debía ocurrir cerca de las 5:30. Algo parecido a reunirse con la bomba y que tenían que ser pacientes”.

Los mismos autores materiales Aunque la información fue entregada a la Policía, el DAS y el Ejército, su reacción se dificultó porque no suministraba detalles, dijo una fuente de los organismos de seguridad.

El general Guillermo Quiñónez, comandante de la IV División, con sede en Villavicencio, le dijo a EL TIEMPO que sí recibió esa información a las 6:00 de la tarde, pero que no había datos precisos. “Lo que hicimos fue ponernos en alerta en las guarniciones y tratar de averiguar más información”, añadió.

En todo caso, la interceptación telefónica es para organismos como el DAS otro indicio que apunta a las Farc. En esa comunicación hablaban dos miembros de esa organización, identificados como ‘Indio’ y ‘Robin’, que operan en el sur del país.

Pero lo más importante, subrayan los investigadores, es que los elementos y el método utilizado para la fabricación del explosivo R-1 en este atentado (que ocasionó la muerte a un soldado y al conductor del taxi), coinciden con las fórmulas aplicadas en el ataque a la Escuela Superior de Guerra, en Bogotá, y a la misma brigada en Villavicencio, el pasado 24 de mayo.

“En los tres casos había bolsas contenedoras, hechas con aluminio (que se usan para evitar a los perros antiexplosivos), rastros de nitrato de amonio y de aluminio, y restos de la misma clase de hidrocarburos”, señaló un investigador.

Esa fórmula es como una huella digital que demuestra que las bombas fueron elaboradas por la misma persona o grupo en los últimos cinco meses. Para el Gobierno, esta capacidad técnica y logística es otra prueba más de que las Farc están detrás de estos hechos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.