EUROPA: CRISIS MONETARIA NO TERMINA

EUROPA: CRISIS MONETARIA NO TERMINA

Los observadores mundiales deben estar perplejos por la tormenta que azotó las divisas de la Comunidad Europea a mediados de septiembre. La libra esterlina, la lira italiana y la peseta española se dispararon del Mecanismo de Intercambio de Divisas (ERM). También casi lo hicieron el franco francés y la punta irlandesa, y podrían hacerlo pronto, de hecho. El marco alemán se elevó a nuevas alturas, no solo contra las divisas europeas, sino frente al dólar estadounidense.

19 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Quienes han conocido las tasas fijas de cambio impuestas a sus divisas en el pasado encuentran estos eventos deprimentemente familiares. El dólar, el yen y muchas otras divisas sabiamente flotan libres en el mercado. A ellas no pueden ocurrirles estos traumas. Muhos fracasos Los intentos por fijar las tasas de cambio son deprimentemente frecuentes en Europa. Su rompimiento es igualmente frecuente. Ha habido diez revaluaciones dentro del ERM en sus 13 años de existencia, que culminaron con la magna del mes pasado. Pero no quieren aprender la lección y dejar de hacerlo.

La razón de este fracaso es obvia. Si una tasa de intercambio entre dos divisas está fija y el mercado la encuentra en algún momento irreal, el mercado cambiará la tasa.

El mercado se compone de verdaderos corredores que intercambian divisas como parte del comercio mundial. Si un precio está demasiado elevado, los compradores se retiran. Si está demasiado bajo, los vendedores se retiran hasta que el precio sea el adecuado. Así es como los corredores ajustan los precios para asegurar que ocurran las transacciones.

Lo que estaba mal con las paridades europeas fijas en septiembre era que el marco alemán valía en relación con las otras divisas del ERM. Su valor subió y los otros no. De hecho, la libra esterlina subsecuentemente bajó de valor, mientras que las otras se acomodaron en algún punto intermedio. El marco es ahora la divisa más fuerte del mundo.

Por qué es así y por qué los corredores de divisas extranjeras piensan que es correcto ajustar estas paridades? Hay dos razones. Primero, el record económico alemán es particularmente bueno. Baja inflación, crecimiento económico fijo y continuo y un sano equilibrio del comercio han caracterizado la economía alemana por décadas. Parece como un refugio seguro para el dinero. Segundo, los alemanes están pagando altas tasas de interés 9,75 por ciento por el dinero internacional. Juntas las dos son irresistibles; seguridad y un alto rendimiento en uno. Así que todo el dinero va para allá. Intereses elevados Los alemanes ofrecen tan buenas condiciones para el dinero internacional porque necesitan financiar un enorme déficit gubernamental. Están gastando 170.000 millones de marcos al año en la reconstrucción de Alemania del Este.

Adicionalmente, miles de millones de marcos van a Europa del Este y Rusia... principalmente en créditos que nunca verán de nuevo. Luego está la misma Comunidad Europea. Alemania paga la tajada del león de sus costos y pagó aun bastas sumas en vana intervención para salvar a las demás divisas durante la crisis del mes pasado.

Al mismo tiempo, los impuestos alemanes son lastimosamente inadecuados para cubrir los gastos del gobierno. Los créditos solicitados por el gobierno son masivos, pero este está determinado también a no tener una elevada inflación. Tiene un Banco Central independiente responsable de evitar la inflación al manejar la política de intereses.

Una alta tasa de intereses en Alemania sirve entonces dos propósitos. Primero, financia el enorme déficit atrayendo dinero internacional. Segundo, acaba con la inflación doméstica (que va al alza) reduciendo la oferta de dinero alemán y desacelerando la actividad económica un poco.

La actividad económica ha sido muy alta en Alemania por los inmensos gastos del gobierno en carreteras, escuelas, casas, fábricas y ecología en el este. Para los responsables del manejo de la divisa alemana, esta es una política sensata.

Pero, es egoísta? Hay dos temas que abordar. Créditos e impuestos Primero, podría describirse como egoísta dejar los impuestos alemanes demasiado bajos y buscar pedir prestada una gran proporción de los ahorros del mundo a una alta tasa de recompensa para cubrir sus muchos gastos. Es cuando menos discutible que un vecino internacional con buenas intenciones se mantendría fuera del mercado en un mayor grado.

Gran Bretaña, Estados Unidos y muchos otros países también están pidiendo mucho dinero prestado. Temo que el resto de nosotros no tengamos intenciones mucho mejores. No he visto ningún sentimiento de culpa o remordimiento en Inglaterra o en Estados Unidos por la gran proporción de los ahorros del mundo que buscamos pedir prestada. Por qué acusar a los alemanes? Segundo, esta política alemana causó la crisis del mes pasado. Una economía fuerte, con una alta recompensa a los ahorradores, ha forzado la subida del marco alemán y tuvo los efectos mencionados antes de noquear a todas las demás divisas europeas. Es egoísta? Eso es lo que Gran Bretaña, más bien petulantemente, dijo cuando ocurrió la crisis. En este sentido, también exoneró a los alemanes. Todavía falta Es la membresía de la ERM lo que ocasionó la crisis. Si no hubiera existido, el marco alemán podría haber flotado hacia arriba, y el resto de nosotros hacia abajo, sin ninguna vergenza. Así que la culpa es de todos nosotros por habernos unido a este futil mecanismo que fue la verdadera causa del pánico y desesperación del mes pasado.

A dónde nos lleva esto? Como resultado de lo que ocurrió, la posición de Alemania se está poniendo más difícil cada vez. El alto valor del marco alemán hará que sus exportaciones sean menos competitivas y su balance comercial continuará empeorando.

Las altas tasas de interés en Alemania ya está comenzando a aletargar su economía, la actividad ha comenzado a aflojarse. Las tasas de interés tendrán que bajar en el plazo medio, y al bajar, el marco podría verse menos atractivo. La situación actual no puede durar mucho.

También es posible que Alemania tenga que moverse rápidamente para apoyar más al franco francés, que también padece. Eso sería muy caro.

La conclusión debe ser que Alemania se ha sobreextendido y que el marco alemán llegará a su pico muy pronto. La crisis de divisas europeas aún no termina!.

(c) 1992, New Perspectives Quarterly. Dist. by Los Angeles Times Syndicate. Traducción de Sergio E. Avilés.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.