CUMBRE CONTRA PIRATERÍA EN CARRETERAS

CUMBRE CONTRA PIRATERÍA EN CARRETERAS

Sesenta y cinco personas muertas, 158 buses quemados y pérdidas estimadas en 10.000 millones de pesos ha causado la inseguridad en las carreteras a los transportadores intermunicipales de pasajeros entre enero de 1991 y lo que va corrido de 1992. Por esta razón, los transportadores terrestres de pasajeros y carga se reunirán el jueves próximo, a puerta cerrada, con las autoridades militares y representantes del alto Gobierno para tratar de establecer un mapa de riesgos de las distintas carreteras del país.

19 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

En esa reunión, los gerentes de las empresas de buses les informarán cuáles son los sitios de mayor peligrosidad por los ataques de la delincuencia común, las bandas de piratas terrestres, la guerrilla y los grupos paramilitares.

A su vez, esperan cruzar información con los representantes del Gobierno y las fuerzas del orden, con el fin de establecer el diagnóstico y poder tomar acciones concretas para combatir la inseguridad.

La reunión se llevará a cabo dentro del XIV Congreso Nacional de la Asociación Nacional de Transportadores (Asotrans), que tendrá lugar en Bucaramanga entre el 21 y el 25 de este mes.

Además de los ministros de Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, y Defensa, Rafael Pardo Rueda, concurrirán, entre otros, el director de la Policía Judicial, Víctor Enrique Navarro; el coordinador Nacional de Apoyo Ciudadano, Carlos Alberto Otálora; el comandante de la Policía Vial, coronel Luis Enrique Guátiva; y varias autoridades de Santander.

Por los gremios estarán presentes el presidente ejecutivo de Asotrans, Germán Yesid Isaza Silva, los gerentes de varias compañías afiliadas a la agremiación, y los presidentes de la Federación de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar), Eugenio Marulanda Gómez, y de la Confederación Nacional del Transporte Urbano (Conaltur), Abel Kader Jamiz Díaz. Con la guerrilla Según el presidente ejecutivo de Asotrans, el establecimiento del mapa de riesgos es apenas la primera parte de su estrategia para combatir la inseguridad en las carreteras.

Su objetivo es el de que el tema se incluya en las agendas de paz con los grupos subversivos, con el fin de garantizar a los transportadores el libre y seguro recorrido por las vías colombianas.

A juicio del directivo gremial, si esto se logra, las pólizas de seguros disminuirán a la mitad, puesto que hoy cuestan alrededor de 1 800.000 pesos por cada automotor, 900.000 pesos de los cuales corresponden al amparo contra el terrorismo y los daños ocasionados por los delincuentes. El resto se paga por concepto de responsabilidad civil y seguro a pasajeros.

Respecto del paro del transporte en el nororiente del país la semana pasada, Isaza explicó que los transportadores no prestaron el servicio, puesto que la póliza de la compañía de seguros La Previsora no era suficiente amparo.

Precisó que aunque el Gobierno se comprometió a cancelar el valor del vehículo en caso de que fuera destruido por la guerrilla, el lucro cesante por cada bus, mientras se repone, es de 200.000 pesos diarios. No a desregulación Por otra parte, los transportadores analizarán el proyecto de desregulación del transporte mediante el cual se pretende establecer una ley marco de gestión para los modos carretero, aéreo, marítimo, férreo y fluvial.

Según Isaza, Asotrans está en contra de las libertades planteadas en la iniciativa porque los pequeños empresarios, quienes son la mayoría, serán los perjudicados pues no están en condiciones de competir con los grandes .

El gremio agrupa 14.000 de los 19.000 vehículos de transporte intermunicipal del país y, según su presidente ejecutivo, las regulaciones existentes son sanas y han permitido que el sector se desarrolle, pese a la carencia de líneas de crédito específicas.

Este es un sector tranquilo y ordenado y no vemos por qué desestabilizarlo. Las empresas pequeñas serán las primeras afectadas porque no podrán competir. Más bien lo que debería hacer el gobierno es proporcionar oportunidades de crédito para renovar los equipos con el fin de disminuir la accidentalidad , sostuvo el directivo.

Asimismo, los transportadores dedicarán parte del congreso a discutir lo relacionado con el proyecto gubernamental de convertir el Ministerio de Obras Públicas y Transporte en el Ministerio del Transporte.

Al parecer la iniciativa cobrará vida mediante un decreto que se expedirá antes de finalizar el año haciendo uso de facultades extraordinarias otorgadas al Ejecutivo y su objetivo fundamental es convertir al Ministerio en un organismo planificador.

Asotrans está de acuerdo con la tecnificación del Ministerio, pero considera indispensable la expedición de una ley central con las normas y regulaciones para evitar abusos e inconsistencias de parte de las autoridades regionales al momento de aplicar la descentralización pretendida por el Gobierno.

A su juicio, es muy peligroso dejar en manos de alcaldes y gobernadores la discreción para expedir normas y establecer procedimientos, puesto que podrán cambiarlos cada vez que lo deseen. Los buses quieren cruzar la frontera Unas seis empresas de transporte intermunicipal de pasajeros quieren extender sus rutas a Caracas, Maracaibo, San Cristóbal y Valencia en Venezuela y a Quito, Guayaquil y Esmeraldas en Ecuador.

Su objetivo es ampliar su red más allá de las fronteras con Venezuela, en Norte de Santander y La Guajira, y del Ecuador en Puerto Asís e Ipiales.

Según Germán Yesid Isaza Silva, presidente ejecutivo de la Asociación Nacional de Transportadores (Asotrans), las compañías interesadas en el proyecto sólo esperan que el Gobierno firme convenios con sus homólogos de Venezuela y Ecuador para determinar las reglas del intercambio. Una vez esto suceda, podrán empezar a prestar el servicio en tres meses.

Explicó que, actualmente, los vehículos de servicio público colombianos carecen de permisos para cruzar las fronteras vecinas, mientras que las empresas de esos países, con la disculpa de que van a traer un paquete turístico, llegan a nuestras carreteras y recogen y dejan pasajeros como cualquier compañía nacional .

Para tratar este tema fueron invitados al XIV Congreso de Asotrans representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Incomex y la Aduana, ante quienes ya se presentaron propuestas sobre el particular.

Según el gremio, diariamente llegan desde Bogotá entre 7 y 8 buses a las dos principales fronteras. Es decir, se movilizan cerca de 300 personas, y en sentido inverso el tráfico es similar. Si se tiene en cuenta el número de viajeros provenientes de otras ciudades del país, podría pensarse en unos mil usuarios por día.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.