Casas embrujadas de La Candelaria

Casas embrujadas de La Candelaria

Dicen los vecinos de La Candelaria que “casa sin espanto no es una casa respetable”.

28 de octubre 2006 , 12:00 a.m.

Puede ser el romanticismo que se respira entre esos gruesos muros o la pesada carga de los siglos de historias que ‘engañan’ a los desprevenidos transformándose en sombras y apariciones.

“Hay una mezcla de fantasía y realidad, muchos son mitos urbanos, otros dicen que los han visto”, dice Marisol Gutiérrez, guía profesional de La Candelaria.

Lo cierto es que aunque las brujas no existen, de que las hay, las hay… estas son algunas historias de casas de La Candelaria.

Café de La Bruja Los empleados del café La Bruja saben que, aunque no hay nadie adentro, al entrar se escucha el correr del agua de la cisterna.

Algunos atribuyen el fenómeno a las almas que quedaron en pena con las muertes violentas que dejó el Servicio de Inteligencia Secreta (antiguo DAS) en los días del Bogotazo y que funcionó en los que fueran predios de los Agustinos Recoletos.

Otros dicen que es el espíritu de una bruja que buscó a su hijo en los antiguos calabozos, donde mantenían a los presos con el agua hasta los tobillos. Se sabe que ella conquistó a los guardianes con sus platillos y la lectura de cartas y líneas de la mano pero que nunca encontró a su hijo.

También cuentan que, al levantar el conjunto residencial Puerta del Sol, que sólo conserva la fachada que es patrimonio, los obreros encontraron restos humanos y que en algún descanso ‘osaron’ jugar fútbol con una calavera. Con tan mala fortuna que en la tarde uno de ellos cayó de un andamio y se fracturó el cráneo.

ingmor@eltiempo.com.co .

CALLE 11 CARRERA 2.

La antigua casa de José María Cordovez Moure, autor de ‘Reminiscencias de Bogotá’, donde se denunció que había cadáveres en las paredes de las casas de Santa Fé, es hoy un inquilinato con dos habitantes que no pagan renta.

Los habitantes del primer piso dicen que hay una mujer que -en sus arranques de locura nocturna- desordena los ‘trastes’ de la cocina, golpea las puertas y hace crujir la madera de los entrepisos, y a veces deja ver su sombra.

En la segunda planta, en las noches, cuentan que se escuchan los gritos de auxilio de un hombre que, además, llama a su madre. Aunque a veces también se le ve fumando en los largos pasillos y en los baños.

SEDE DEL ICAH, CALLE 11 NO. 2-41 .

La sede del Instituto Colombiano de Antropología tiene una marca romántica entre sus espantos.

Cuentan que hace siglos un feliz matrimonio que no pudo tener hijos tomaba café todas las mañanas en el balcón de su casa. Era tan fuerte su amor que, a la muerte de la esposa, el señor de la casa no la enterró y la embalsamó para que lo siguiera acompañando en las mañanas.

Por eso los transeúntes dicen que ven la sombra de la señora al lado izquierdo (el lado femenino) y al señor del lado derecho.

El naranjo del patio central también era famoso (hace dos años tuvieron que cortarlo porque después de 227 años se secó) porque tenía frutos y flores todo el año.

Dicen que era el espíritu de una mujer rubia, enterrada de cabeza bajo el árbol, por su esposo celoso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.