LITERATURA:

17 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Parodiando a André Gide, para quien Oscar Wilde no hablaba sino que contaba,hay que decir que la obra del poeta, dramaturgo y literato, también tenía esa propiedad. Wilde más que escribir, emocionaba.

Este irlandés es uno de los autores del siglo XIX cuya obra a trascendido en el tiempo y el espacio. A cien años de su muerte, es difícil no asociarlo con Joyce, Beckett y William B. Yeats, como los forjadores de la literatura irlandesa.

Recordado también por El retrato de Dorian Gray, El ruiseñor y la rosa y El príncipe feliz, y cuentos como El fantasma de Canterville o El cumpleaños de la infanta ambos se incluyen en este libro, Wilde fue conocido también por ser un hombre de personalidad compleja y fascinante, al mismo tiempo.

Aunque nadie pone en duda que fue un autor con humor y sensibilidad, en los artículos publicados antes y después de su muerte, es difícil no encontrar comentarios referidos a su vida privada.

Este libro equilibra esas dos facetas. La vida y la obra de Wilde es revelada a través de escritos de André Gide, George Bernard Shaw y un ensayista más moderno, como Eduardo Peláez Vallejo. El libro trae una serie de poemas en prosa, estilo que caracterizó mucho a Wilde; citas de autores famosos acerca de él, y su biografía y cronología.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.