DESPUÉS DE LA GUERRA

DESPUÉS DE LA GUERRA

Bertold Brecht murió sin ver los cambios que produjo en el teatro alemán contemporáneo. La renovación escénica, encausada por los realizadores de las últimas tres décadas, tiene una gran deuda con él. La gloria del teatro en Alemania parte de las derrotas sufridas por el país: dos guerras mundiales, reconstrucción, reforma monetaria, integración con Occidente, división y reunificación. Esa historia teatral es la que recogen más de cien fotografías en blanco y negro, y color, que se exhiben en el Instituto Goethe, hasta el 23 de octubre, y que irán a Medellín.

18 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Las imágenes muestran la fuerza de los actores en escena. En la exposición, las secuencias parecen no agotarse, porque han sido muchos los actores, directores y escritores.

Aunque hay bastantes excluídos, como la RDA, la muestra invita a compartir el proceso de formación de un teatro siempre contemporáneo, que se levantó como un arte crítico, no sólo de los sistemas políticos, sino de la aventura del ser humano.

Hoy el panorama escénico en Alemania es más que positivo. Existen 85 teatros regidos por los estados federales y comunidades; 90 son privados y hay cientos independientes. Al año se hacen más de dos mil puestas en escena y el Estado dedica a ello al rededor de dos mil millones de marcos tres mil millones de dólares.

El teatro alemán actual se fundamenta en un trabajo de elenco y repertorio, concentración de estrenos, compañías bien dotadas en cuanto a su equipo de dramaturgos, escuelas y escritores que reformulan su trabajo a partir de la experimentación en temas y tendencias teatrales.

La exposoción destaca más nombres que el de Brect, aunque señala su mayor logro: unir el trabajo entre autor y director.

Como Brecht había otros dedicados a producir una dramaturgia comprometida con el hombre. Sus libretos atrajeron nuevos espectadores al teatro.

Entre esos comprometidos, estaba Max Frish, Picator impulsor de un teatro documental, y Peter Weiss, para quien el compromiso político era la perspectiva futura del teatro .

La dramaturgia de los años sesenta no olvidó la historia social de los alemanes: una de las pocas mujeres directoras, Marie Louise Fleiber, luchó desde la escena contra la estructura de clases y la opresion religiosa.

Sin embargo, el teatro buscó otros temas. Peter Palitzch llevó a escena el presente y la historia al margen de la esperanza socialista. Rudolf Noelte, Peter Zadek y Kortner, los mejores directores entre los años sesenta y setenta, rechazaron el teatro político porque querían que el hombre volviera a su interior.

Como pocos, Zadek expresó su conocimiento de la condición humana. Lo patriótico era caricaturizado en sus obras El héroe Henry de Shakespeare y La caserola de O Casey. Por su lado, Peter Handke injurió al público y Werner Fassbinder, dio vida al antiteatro.

Los setentas sembraron dudas. Así que en los ochenta el agotamiento fue evidente. La vuelta a los clásicos, la interpretación de dramaturgos contemporáneos como Thomas Bernhard y Manfred Karge, la unión del teatro con el collage y el arte plástico, más el teatro-danza al que dio vida Pina Baush y la indagación en torno del intimismo, fueron maneras de probar.

Como pocos, el alemán ha sido base para otros teatros. Bertold Brecht es tal vez el dramaturgo más representado de este siglo, con Beckett. En Colmbia, aparte de Brecht se han visto montajes de Max Frish: Candido y los incendiarios y de Manfred Karge: Gato por liebre, ambas en el Teatro Libre. Y el Local ha representado a Peter Weiss.

La multitud de visiones de la dramaturgia alemana con su clara reflexión, hoy se mantiene y es la que fundamenta el trabajo. Aún están por escribirse muchos capítulos de esa historia, el próximo cuenta, otra vez, con la RDA como coprotagonista.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.