Secciones
Síguenos en:
ARISTIDE RECHAZA ACUERDO

ARISTIDE RECHAZA ACUERDO

El derrocado presidente de Haití, Jean Bertrand Aristide, desaprobó ayer implícitamente el acuerdo a que llegaron el domingo los generales haitianos y la delegación estadounidense. Aristide reafirmó su fidelidad al acuerdo de Governors Island, ya que éste establece una fecha para su retorno al poder mientras que el nuevo acuerdo ni siquiera lo menciona. Emisarios de Clinton intentaban convencerlo anoche de que el acuerdo hace realidad los objetivos básicos que él mismo buscaba: la renuncia de los golpistas y su retorno al poder .

A su vez el ex presidente Carter criticó fuertemente a Clinton al confesar que se sintió avergonzado de la política de su país hacia Haití ante los golpistas.

El mundo quedó contento con el acuerdo firmado entre la comisión enviada por el presidente Bill Clinton y la Junta Militar haitiana. Pero hubo una persona que no quedó tan satisfecha. Se trata del presidente constitucional de Haití, Jean-Bertrand Aristide, derrocado en 1991, quien mencionó ayer el acuerdo firmado en 1993 en la Isla del Gobernador (EE.UU.) y no dijo una sola palabra sobre el pacto al que se llegó el domingo pasado y que evitó un derramamiento de sangre.

En un comunicado, Aristide destacó el hecho de que se debe mantener el compromiso de respetar los acuerdos que ya hemos firmado, notablemente el de la Isla del Gobernador .

Debemos construir -decía el comunicado enviado por Aristide- un Estado de derecho que no genere ni violencia ni venganza en nuestra nación. Por ello, debemos mantener nuestro compromiso con los acuerdos que hemos suscrito, sobre todo, el acuerdo de la Isla del Gobernador .

Consecuentemente -agregó- con nuestra Constitución y aprobado por las resoluciones de Naciones Unidas y de la Organización de Estados Americanos, este acuerdo nos devolverá la democracia .

Aunque el presidente estadounidense, Bill Clinton, evitó ayer responder a las preguntas de los periodistas sobre su opinión ante la declaración de Aristide, al cierre de esta edición se supo que ambos mandatarios iban a tener un encuentro en la Casa Blanca para discutir las dudas ya que según fuentes allegadas al presidente haitiano, para Aristide el acuerdo firmado el domingo le abrió la puerta a que los golpistas sigan en el país .

Primeros disturbios Mientras tanto, los infantes de marina estadounidenses continuaron ayer con su invasión pacífica a Haití. En la mañana desembarcaron en el norte de la isla, mientras que en la capital muchos haitianos envalentonados por la presencia estadounidense empezaron a desafiar a los agentes policiales en las calles.

Varios policías fueron apedreados en los muelles de Puerto Príncipe, lo que fue respondido por los agentes con disparos al aire para tratar de dispersar a más de 5.000 personas que se reunieron en el sector Cité Soleil (Ciudad Sol), baluarte del exiliado presidente Jean Bertrand Aristide.

Los disturbios cerca al puerto y en el aeropuerto pusieron de relieve la precariedad de la presencia militar estadounidense en Haití, a pesar de que sus fuerzas tomaban el control de Cabo Haitiano y en la tarde de ayer ya sumaban cerca de 6,000 hombres (de 15,000 en total).

Si bien es cierto que la policía haitiana está encargada de mantener el orden en las calles de Puerto Príncipe, la violencia en Ciudad Sol surgió mientras un convoy militar de EE.UU. se desplazaba por las calles de ese barrio pobre. Por lo menos una docena de agentes policiales trataron de dispersar a la multitud agitando sus bastones, y efectuaron varios disparos al aire.

Ese incidente, en que muchos participantes coreaban lemas de apoyo al exiliado presidente Jean Bertrand Aristide, tuvo lugar a sólo unos 200 metros de la estación policial, y algunos manifestantes se encaramaron a dos transportes de personal estadounidenses, reclamando el alejamiento de los jefes del golpe militar que derrocó a Aristide en 1991. El resultado de todo esto fue un muerto.

Entretanto, el desembarco de los infantes de marina en la ciudad norteña de Cabo Haitiano se desarrolló sin oposición, observado por varios centenares de civiles que se aglomeraron en la costa.

La policía haitiana cooperó con el desembarco, manteniendo a los civiles fuera del paso de los infantes de marina mientras que veintenas de helicópteros de transporte de tropas, con apoyo de aparatos artillados, despegaron del portaaviones Wasp con el objetivo de controlar el aeropuerto de la ciudad, en el segundo día de la operación de EE.UU. para restablecer el gobierno constitucional de Haití.

Carter avergonzado Atlanta Mientras el presidente Bill Clinton era elogiado por republicanos y demócratas por evitar una cruenta invasión de Haití, el ex presidente Jimmy Carter, quien negoció el acuerdo con los jefes militares haitianos, criticó duramente al gobierno por la forma en que manejó la crisis.

El ex presidente Jimmy Carter afirmó el lunes por la noche que había partido a negociar en Haití porque tenía vergenza de la política belicosa de la Administración Clinton con el poder haitiano.

Carter dijo que pronunció un discurso muy emotivo ante los militares haitianos a fin de lograr que renunciaran a sus cargos y aceptaran el retorno del derrocado presidente Jean-Bertrand Aristide y que una de las cosas que me avergonzaron fue la política de mi país hacia Haití.

Carter destacó que tenía la intención de mantener el contacto con los dirigentes haitianos, porque ni nuestro Departamento de Estado o nuestra Embajada se tomará la molestia de hacerlo .

Carter precisó que el lunes se comunicó telefónicamente con el general Raoul Cedras reafirmando su certidumbre de que mantendrá su promesa de retirarse del poder.

El ex Presidente agregó que le habría gustado permanecer en Haití más tiempo pero el presidente Clinton le pidió personalmente que regresara a Estados Unidos.

El otro acuerdo El Acuerdo de Governors Island, firmado el 3 de julio de 1993 en la isla neoyorquina que lleva ese nombre, preveía la restauración del presidente haitiano en el exilio, Jean Bertrand Aristide, para el 30 de octubre de 1993.

En el breve comunicado hecho público ayer en Washington, Aristide no hizo ninguna alusión al acuerdo de Puerto Príncipe firmado el domingo último por el ex presidente estadounidense Jimmy Carter y el presidente haitiano, no reconocido por la comunidad internacional, Emile Jonassaint.

Y, es que, contrariamente al acuerdo de Governors Island, el acuerdo de Puerto Príncipe no menciona el nombre de Aristide y menos aún fija fecha alguna para su regreso al poder.

El acuerdo de la Isla de los Gobernadores (como se le conoce en español), firmado por el propio Aristide y el comandante en jefe golpista del ejército haitiano, Raoul Cedras, bajo los auspicios de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos, no fue aplicado pero el presidente exiliado sigue subrayando su vigencia.

En sus principales puntos, el Acuerdo prevé: - Una amnistía concedida por el presidente de la República en el marco de la Constitución...

- La aprobación de una ley que instituirá una nueva fuerza de policía (por el momento integrada a las fuerzas armadas). El nombramiento por el presidente del comandante en jefe de la policía.

- El jefe del ejército haitiano, general Raoul Cedras, decidió valerse de sus derechos al retiro anticipado y el presidente deberá designar un nuevo comandante en jefe de las fuerzas armadas de Haití encargado de nombrar a los miembros del Estado mayor general.

- Regreso del presidente de la República Jean-Bertrand Aristide, el 30 de octubre de 1993. Nombramiento de un primer ministro por el presidente.

- Verificación por las Naciones Unidas y la OEA de la aplicación de estos puntos .

-Las partes están de acuerdo para establecer una tregua política y promover un pacto social con el fin de crear las condiciones necesarias a una transición pacífica .

Cedras no tiene ninguna intención de irse Washington y Nueva York (Efe-AFP) El general golpista Raoul Cedras se quedará en Haití después de abandonar el poder, antes del 15 de octubre, afirmó ayer el ministro haitiano de Asuntos Exteriores, Charles David.

En una intervención televisiva por la cadena ABC , David aseguró que no, de ninguna manera piensa el general Cedras salir del país tras el acuerdo alcanzado el domingo.

Yo mismo le pregunté dos veces a Carter. Me dijo que sólo se trataba de un retiro honorable. No hay nada sobre la salida de nadie , añadió el ministro haitiano de Exteriores.

David llegó a decir que Cedras podría incluso tener un papel político en el futuro de la isla después de su abandono del poder el 15 de octubre, según los términos del compromiso alcanzado en Puerto Príncipe.

Por su parte, el secretario general de la ONU Boutros Boutros-Ghali se rige por la resolución 940 que pide la salida de Haití de los militares golpistas, dijo ayer su portavoz, quien cuestionó así indirectamente el pacto entre Estados Unidos y las autoridades de facto en Haití.

El acuerdo, mediado por el ex presidente Jimmy Carter y que permitió a las tropas de EE.UU. desembarcar sin un tiro en Haití el lunes, no menciona en absoluto la partida del país del general Raoul Cedras, su colega Philippe Biamby y el coronel Michel Francois.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.