LA OTRA GUERRA POR SOMALIA

LA OTRA GUERRA POR SOMALIA

El gobierno italiano volvió a criticar ayer el uso excesivo de la fuerza militar en Somalia por las tropas de la ONU diciendo que estas han creado un clima de continuos choques sangrientos, tras el asesinato de dos paracaidistas italianos . El miércoles pasado, los cabos Rossano Visioli y Giorgio Righetti fueron víctimas de unos francotiradores mientras trotaban en la zona aledaña al aeropuerto.

17 de septiembre 1993 , 12:00 a.m.

El ministro de Defensa, Franco Fabbri, dijo que la tragedia se había producido por una fatalidad , pues ambos militares no lucían el uniforme italiano y por eso fueron confundidos con soldados estadounidenses.

No obstante, el representante de la ONU en Somalia, Jonathan Howe, defendió ayer la criticada estrategia militar de Onusom contra el jefe rebelde somalí Mohamed Farah Aidid, rechazó todo diálogo con él y sus colaborades inmediatos y reclamó el urgente envío de otra brigada a Mogadiscio.

La ONU no debería tener un diálogo con alguien que está acusado de crímenes contra soldados de la ONU, dijo el almirante estadounidense.

Cabe anotar que Howe ordenó la detención de Aidid tras responsabilizarlo de la emboscada en la que murieron 24 cascos azules paquistaníes, en Mogadiscio, el pasado 5 de junio.

Por su parte, la ONU ofreció una recompensa de 25.000 dólares por información que lleve a su captura, pero el general no ha sido apresado.

Las órdenes del Consejo de Seguridad son claras , dijo Howe. Se trata de detener a los culpables del ataque del 5 de junio, desarmar la ciudad de Mogadiscio y a los que incitan a la violencia .

Así mismo, aseguró que la misión de Onusom en el resto de Somalia tiene éxito, pero reconoció que el problema de Mogadiscio, donde el fugitivo Aidid tiene su cuartel general, es importante y tenemos que afrontarlo de una forma u otra .

Howe espera que pronto llegue a Mogadiscio una brigada adicional, de unos cuatro mil cascos azules, para reforzar a los 12.000 que ya están en la capital somalí, o sea, prácticamente la mitad de todos los soldados desplegados en el país africano.

No obstante, lo que más ha centrado la atención pública y suscitado una fuerte controversia sobre el carácter militar de la operación supuestamente humanitaria de la ONU en Somalia han sido las matanzas de civiles, incluidos mujeres y niños, en enfrentamientos con los cascos azules.

El último caso ocurrió la semana pasada, cuando decenas de cascos azules y helicópteros artillados de Estados Unidos dispararon sus armas pesadas para defenderse del ataque de varios centenares de milicianos de Aidid acompañados por mujeres y niños.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.