Edificio sin licencia en el corazón de Rosales

Edificio sin licencia en el corazón de Rosales

Un millonario proyecto urbanístico ubicado sobre la avenida Circunvalar y en pleno corazón del barrio Rosales se ha quedado en la ilegalidad.

15 de octubre 2006 , 12:00 a.m.

Planeación Distrital tomó la decisión de revocar la licencia de construcción del proyecto Altos de Belmonte I, que se levanta (en fase de cimientos) a la altura de la calle 78, entre la avenida Circunvalar y la carrera 1a. Este, y que figura a nombre del arquitecto Alfonso García Galvis.

(Vea también: Declaran resolución inhibitoria por caso urbanístico en Rosales).

Catalina Velasco, directora de Planeación Distrital, explicó a EL TIEMPO que la licencia fue obtenida “por medios ilegales” y añadió: “Tenemos una sustentación jurídica muy sólida que nos permite tomar esta decisión en defensa de los intereses de la ciudad, sin poner en riesgo jurídico ni económico al Distrito”.

“Nadie puede ponerse por encima de las normas y para esta administración es muy importante la defensa del interés común”, añadió Velasco.

La licencia de construcción fue otorgada en junio del 2004, por el entonces curador número 4, Germán Ruiz Silva. Y la resolución de revocatoria anuncia que “la totalidad de la actuación administrativa surtida por el curador urbano número 4” será remitida a la Fiscalía y a la Procuraduría para que dichos organismos adelanten “las acciones de su competencia”.

Ruiz Silva fue destituido dos veces por la Procuraduría e inhabilitado para ejercer cargos públicos por 15 años, mientras que Planeación Distrital ha revocado más de 100 licencias otorgadas por él.

Rosario de cosas extrañas En el caso de Altos de Belmonte I, la revocatoria fue solicitada por la Contraloría Distrital y por la Comisión de Veedurías a las Curadurías Urbanas. Y Planeación la acogió tras constatar múltiples irregularidades.

En primer lugar, cuando la licencia fue solicitada –el 18 de julio de 2002– faltaron varios documentos, y hay constancia de que así lo notificó la Curaduría número 4 a los interesados, precisando que esa información (estudios de suelos, certificados, etc) debían ser entregada en un término de 30 días.

El primero de julio de 2003, la Curaduría 4 notificó al interesado que la solicitud se daba por desistida, en vista que no se habían aportado varios de los documentos solicitados.

De hecho, Planeación tiene constancia de que las memorias de cálculos y diseños estructurales, y los estudios de suelos solo fueron realizados en enero y mayo del 2004.

Pero hay más: cuando la Sociedad Altos de Belmonte I Ltda. solicitó la licencia, esta no existía, ya que solo fue constituida el 13 de mayo del 2003. Adicionalmente, la licencia se pidió para varios predios supuestamente englobados, pero el ‘englobe’ solo ocurrió casi un año después.

Y cabe destacar que el plazo para expedir una licencia es de 45 días hábiles prorrogables por una sola vez hasta en la mitad del tiempo señalado.

Pero a pesar de estas irregularidades, y otras muchas que constan en las 73 páginas de la revocatoria, la Curaduría 4 terminó expidiendo la licencia de construcción el 30 de junio del 2004: casi dos años después de que fuera solicitada.

Para la Contraloría Distrital esto se hizo con el claro fin de expedir la licencia bajo una normativa anterior a la UPZ Chico-Lago Refugio, decretada en marzo del 2003 y que ponía limitaciones a los deseos de los constructores (ver recuadro). Por eso la Contraloría, en un oficio remitido al Alcalde y a la Directora de Planeación, califica el proceso de expedición de esta licencia de “amañado”.

El ex fiscal Alfonso Valdivieso, representante legal de los constructores desde el 29 de julio de este año, dijo ayer a EL TIEMPO que por el momento no ha sido notificado de la decisión (Planeación dice que lo hizo el viernes).

Sin embargo, Valdivieso declaró que “en este proceso no hubo medios ilegales” y que “resulta preocupante que se esté abriendo camino una utilización incorrecta de la revocatoria directa”. Añadiendo que esto “afecta la seguridad jurídica de manera grave”.

Planeación Distrital notificará a la alcaldía local de Chapinero para que adelante las acciones policiales correspondientes, pero tanto en ese despacho como en la parte de los constructores hay conciencia de que se iniciará una batalla jurídica de alto nivel.

bogota@eltiempo.com.co -hay más líos Aparte de que la licencia de construcción del proyecto Altos de Belmonte I no se presentó ni se obtuvo de forma debida –según el concepto de Planeación Distrital– también hay una serie de irregularidades con lo que allí se piensa construir.

Para empezar, ni la UPZ del 2003 ni la normativa anterior permiten que el sótano y el semisótano avancen (subterráneamente) bajo el área del antejardín. Y el proyecto contempla esto.

Además, la altura máxima son 6 pisos, y en este caso se planea construir un altillo sobre la cubierta del sexto piso.

Por último, dijo Planeación, los planos presentados no indican claramente la destinación de las áreas comunales y de estacionamientos, y eso es obligatorio.

Catalina Velasco, directora de Planeación Distrital, dijo: “El mensaje que queremos enviar es muy claro, las normas urbanísticas de la ciudad deben respetarse y nos ocuparemos porque se respeten”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.