EL DUELO PICANTE DE BORIS Y MIJAIL

EL DUELO PICANTE DE BORIS Y MIJAIL

A fines de septiembre, el juicio en la Corte Constitucional sobre la validez de los decretos con los cuales Boris Yeltsin prohibió el Partido Comunista, languidecía tras varias semanas de retórica legal de los expertos. La Corte decidió convocar testigos ilustres, esperando, quizás, subirle el tono al proceso. Entre quienes recibieron la papeleta judicial estaba Mijail Gorbachov, cuya reacción sobrepasó todas las expectativas.

16 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

La Corte Constitucional debe ocuparse de verificar las leyes constitucionales pero le proponen juzgar la historia. No quiero participar en eso. No se trata de un juicio constitucional sino de un proceso político en el edificio de la Corte Constitucional . Con estas palabras, Gorbachov anunció que no venía.

La Corte lo volvió a convocar. Nada. Le intimó presentarse so pena de tomar medidas legales. En vano. Le puso la máxima multa prevista, 100 rublos (unos 200 pesos al cambio). Inútil.

Entonces la Corte pidió a los ministerios de Seguridad y de Exteriores rusos intervenir. El 2 de octubre, el jefe de las tropas de frontera escuchó la noticia por televisión y, como lo declaró a la prensa, tomó las medidas necesarias para impedir al ilustre testigo su salida del país. Gorbachov no pudo viajar a Seúl, y quedaron en veremos sus excursiones a Italia y Alemania.

El 7 de octubre, Gorbachov publicó en Komsomolskaia Pravda un artículo sustentando su posición y con recias críticas al Gobierno y el Presidente rusos. Y el mismo día por la noche un decreto de Boris Yeltsin entregaba las instalaciones del Fondo Gorbachov, una institución presidida por el remiso testigo con siete mil metros cuadrados de edificios en Moscú y una dacha en las afueras, a la Academia de Finanzas del Gobierno ruso. Al ex presidente se le dejaba la posibilidad de arrendar por contrato hasta mil metros cuadrados para su Fondo, el cual, con la medida, quedó sin oficinas y perdió un restaurante y un hotel que cobran en dólares y eran una de sus principales fuentes de ingresos. Episodio shakesperiano El edificio fue sellado por la Policía al día siguiente en una operación que el mundo entero vio por televisión. Gorbachov protagonizó en las escaleras de la entrada una rueda de prensa con ribetes shakesperianos. Cuando vio que habían sellado hasta los depósitos, intimó histriónicamente al jefe de Policía de Moscú que casi le pidió disculpas, afirmando cumplir una orden directa del Ministro del Interior para que dejaran entrar la televisión en color con el fin de que se viera mejor el brillo del oro robado al pueblo y el verde color de los dólares que pudieran encontrarse.

La embajada italiana protestó, Mitterrand envió condolencias, Butros Gali ofreció a Gorbachov un pasaporte de la ONU, Kohl pidio a Yeltsin que lo dejara ir al entierro de Willy Brandt... El 13 de octubre el presidente de la Corte dijo que Yeltsin le pidió considerar los motivos humanitarios de este viaje.

Y leyó una breve resolución: insistir en convocar al testigo Gorbachov , pero considerar que su testimonio podía depositarse antes o después de su planeado viaje a Alemania . El Ministerio de Relaciones Exteriores procedió a entregarle a Gorbachov su pasaporte diplomático retenido. Y puntualizó que sólo para viajar a Alemania.

Quién tiene razón? Yeltsin y la Corte que dan a Gorbachov el tratamiento que los comunistas reservaban a los disidentes (la ley utilizada para impedirle salir del país es del año 70) y toman contra él medidas retaliatorias que recuerdan a Brezhnev? O Gorbachov, quien se conduce, como dijera a este corresponsal uno de los abogados de la defensa en el juicio al PC, tratando de pasar del puesto de presidente al de Dios Nuestro Senor ? La situación es ante todo un duelo personal. El pulso entre estos dos hombres, que a menudo parecen olvidar que entre ellos media un país en crisis y amenazando estallar, viene del año 87. Gorbachov sacó a Yeltsin de provincia, lo trajo al Politburó y después lo relegó al Ministerio de la Construcción.

Yeltsin le ganó esa partida y no sólo se hizo a la Presidencia de Rusia sino que despojó a su viejo padrino de la suya. Y además le está dando la misma medicina. En mayo a Gorbachov le quitaron su limusina y ahora despojan a su Fondo de las instalaciones que el mismo Yeltsin le entregó en marzo.

En lo esencial, sin embargo, la cuestión no es personal sino política. Gorbachov se ha convertido en un crítico mordaz de la gestión de Yeltsin y, no sin razón, alega que el juicio es un arma política en manos de los comunistas, que sólo esperan el momento en que la terapia de choque del Presidente ruso produzca una explosión social.

Este ve en Gorbachov un serio rival, en particular en Occidente, donde la popularidad del ex secretario general es infinitamente superior a la suya.

La posición oficial no puede ser más equívoca. Formalmente Gorbachov no está acusado de nada, sólo se le exige declarar. Prohibirle salir del país no sólo luce legalmente dudoso sino poco democrático. Y abiertamente inmoral decomisarle las instalaciones del Fondo justo en este momento. El permiso para que viaje sólo a Alemania (Gorbachov ya anunció que piensa también pasar por Italia) hace aún más insostenible la prohibición: si puede irse por razones humanitarias , por qué no por otras razones? Después de esta serie de desaciertos, Yeltsin y la Corte tienen dos variantes: olvidarse del testigo o aplicar a rajatabla la ley. Con la primera, Gorbachov gana la partida en toda la línea y queda sentado el precedente de un ciudadano especial que puede darse el lujo de pasar por encima de la institución que se supone símbolo de la recién nacida democracia rusa.

La otra significaría traer al ilustre secretario esposado a la sala de audiencias o abrirle un proceso penal, con lo cual Gorbachov-víctima gana en prestigio y el Gobierno ruso en desatino.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.