Secciones
Síguenos en:
EPM, MODELO DE SERVICIOS Y UTILIDADES

EPM, MODELO DE SERVICIOS Y UTILIDADES

En Colombia hay una empresa de servicios públicos que se gana 800 millones de pesos diarios y no es precisamente la que cobra las tarifas más altas: se llama Empresas Públicas de Medellín. Esa cifra está creciendo aceleradamente. En 1993, cuando registró utilidades cercanas a los 200.000 millones de pesos, el promedio diario era de 540 millones de pesos.

Y sólo en los primeros siete meses del 94 los excedentes sumaron 169.000 millones de pesos, después de ajustes por inflación.

Estas ganancias se reinvierten en ampliación y mejoramiento de los servicios. Esto significa que, teóricamente, cada antioqueño está percibiendo el equivalente a 60.800 pesos al año en más y mejor atención de energía, acueducto y comunicaciones.

En opinión de los usuarios, es decir sus dueños, lo importante para la empresa no es haber figurado entre las 500 más grandes de Latinoamérica (según la revista América Economía), la cuarta en Colombia (según Confecámaras) y la primera en servicios en el país (según encuesta de Avance de EL TIEMPO), sino mantenerse en dichas posiciones o tratar de mejorarlas.

Para los usuarios, el control ejercido por la comunidad es uno de los factores que más ha contribuido al éxito de la empresa.

Algunos opinan que las EPM son la caja de ahorros de los habitantes de Medellín y el Valle del Aburrá. Todos saben que si se paga cumplidamente, nunca faltará el agua, la energía eléctrica y el servicio de teléfono.

Pero no solamente los usuarios cuidan la empresa. En 39 años, los trabajadores no han realizado ni un sólo cese de actividades. Es más, en varias ocasiones, las directivas de la entidad han hecho reajustes de salarios sin que estos hayan sido pedidos por el sindicato.

Cuentas claras En la administración de las Empresas Públicas de Medellín (EPM) nunca ha habido cuentas confusas.

Aún en sus momentos de crisis administrativa, la solidez de su organización interna y el respaldo comunitario, han hecho que la empresa no se haya visto envuelta en situaciones de estrechez financiera o de prestación de servicios.

En realidad, las EPM siempre han sido manejadas de manera ortodoxa. Las cuentas del agua, la luz y el teléfono nunca se mezclan, pese a que los servicios los presta una misma empresa. En eso trabajan 6.200 empleados, los cuales tienen un promedio de antigedad de 9,5 años.

Los tres servicios básicos de la compañía son rentables: de los 169.000 millones que ganó entre enero y julio, 115.506 millones fueron generados por el servicio de energía; 43.419 millones de pesos por telecomunicaciones y 38.045 millones de pesos por concepto de acueducto y alcantarillado.

Cubrimiento El agua potable llega a Medellín y seis municipios más, con un cubrimiento de 2,2 millones de habitantes a través de 522.000 instalaciones.

Las plantas existentes están en capacidad de suministrar agua suficiente hasta el 2020. La calidad del líquido que se suministra es superior a las exigencias de las normas sanitarias oficiales vigentes en Colombia. El servicio llega al 98 por ciento de la población urbana y rural de los municipios atendidos. En los próximos cinco años se invertirán 100.000 millones de pesos para lograr cobertura total.

El sistema de alcantarillado cuenta actualmente con 2.836 kilómetros de redes, con los cuales se atiende el 94 por ciento de la población. La empresa invertirá otros 100.000 millones en el saneamiento del río Medellín mediante la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales.

En telecomunicaciones, las EPM prestan el servicio en diez municipios, con 736.000 líneas, que benefician a una población de 2,6 millones de habitantes. Esto significa que el cubrimiento es de 27 líneas por cada 100 personas, promedio considerado como el más alto del país y uno de los mayores de Latinoamérica.

El servicio telefónico mantiene los mejores índices de gestión del país. El promedio de daños por aparato telefónico es de 0,6 por año, en tanto que ninguna reparación demora más de 36 horas en ser atendida. Un sistema de gestión automática permite detectar la mayoría de los daños antes de que el usuario los perciba o afecten el servicio.

La empresa instalará 118.000 líneas más antes de 1999, con una inversión estimada de 170.000 millones de pesos. El servicio se extenderá a siete municipios más.

Empresa con energía El servicio de energía eléctrica cubre una población total de 3,1 millones de habitantes a través de 595 instalaciones atendidas, en 19 municipios.

La entidad tiene definido un plan de expansión hasta el año 2002, con un costo estimado en 781.000 millones de pesos. Se construirán entre otras obras la central hidroeléctrica Porce II y se extenderán 147 kilómetros de redes de transmisión.

Pese a los tropiezos que se han presentado en los últimos meses debido a las modificaciones hechas a la legislación energética, las Empresas Públicas de Medellín planean llegar a 500.000 instalaciones de gas domiciliario de aquí al año 2002, en los diez municipios que conforman el Valle de Aburrá. Este servicio comenzará a prestarse en el primer trimestre de 1996.

El plan de gas beneficiará a la industria, el comercio, el transporte y el sector residencial.

El plan para la distribución domiciliaria de gas natural incluye la construcción de 104 kilómetros de redes primarias, 32 estaciones reguladoras para los circuitos y 7.000 kilómetros de redes secundarias de distribución. Estas obras requerirán una inversión de 130.000 millones de pesos.\ A partir de 1996, la Empresas Públicas de Medellín funcionarán en una nueva sede. Ya se está construyendo el llamado edificio inteligente , que funcionará totalmente sistematizado e interconectado en todas sus dependencias.

Epocas difíciles Aunque en materia financiera y de prestación de servicio la empresa no ha tenido dificultades en sus 39 años de operación, entre 1970 y 1971 se vivió una profunda crisis administrativa, que inclusive, la llevó a tener un gerente encargado ( Josué Ortiz) por más de un año. Durante esa época tampoco hubo junta directiva.

El incidente se produjo porque en 1970 el Concejo de Medellín dominado por la Alianza Nacional Popular (Anapo) decidió modificar los estatutos de las Empresas Públicas, para darle mayor participación a los políticos en la junta directiva de la entidad.

A raíz de esta decisión, los representantes del sector privado optaron por no reunirse más y no se hicieron inversiones aunque los servicios se siguieron prestando normalmente.

En 1972 se revisaron nuevamente los estatutos y se volvió a incrementar la participación del sector privado en la junta directiva de la entidad. Sin embargo, se dejó en manos del alcalde la facultad de designar al gerente de la empresa.

Temor a la política Los usuarios de la mejor empresa de servicios públicos de Latinoamérica, temen que la influencia de los políticos ponga en riesgo la estabilidad de la compañía.

Dicen que esta situación podría deteriorar los servicios de acueducto, alcantarillado, energía, gas domiciliario y teléfonos, que prestan las Empresas Públicas de Medellín, cuya entidad es catalogada como la más eficiente del país.

La preocupación de los usuarios radica en que, en la última década, el promedio de duración de los gerentes de la entidad se redujo de 3,3 a sólo 1,8 años. Ven con malos ojos la injerencia que han comenzado a tener los alcaldes elegidos por votación popular, en la designación del gerente de las EPM.

Pese a esta tendencia en la rotación de las administraciones, la calidad de los servicios sigue siendo buena y las utilidades son cada vez mayores.

(VER RECUADRO MAC) Los 14 gerentes En sus 39 años de operaciones, Empresas Públicas de Medellín ha tenido 14 gerentes titulares, y varios encargados. El promedio de duración de los funcionarios es de 3,3 años, entre 1955 y hoy.

-Primer gerente, Oscar Baquero Pinillos (1955-1959) -Luis Echavarría Villegas (1960-1963).

-Alejandro Uribe Escobar (1964-1967).

-Octavio Aristizábal Correa (1968-1970).

-Alberto López Toro (1971).

-Josué Ortiz (1972).

-Víctor Suárez Vásquez (1973-1974).

-Sergio Restrepo Londoño (1974-1975) -Jaime Tobón Villegas (1975-1976).

-Diego Calle Restrepo (1976-1985. Considerado como el salvador de la empresa, la cual llevaba seis años en dificultades administrativas. En opinión de los usuarios, Calle le devolvió a la entidad la solidez que la caracterizó durante los primeros 15 años de operaciones.

-Carlos Posada Uribe (1985-1987).

-Darío Valencia Restrepo (1987-1988).

-Juan Guillermo Penagos (1989-1990).

-Carlos Enrique Moreno (1990-1992).

-Diego Uribe Uribe, gerente desde 1992.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.