Secciones
Síguenos en:
HOLLYWOOD, POLVO ERES Y EN POLVO TE CONVERTIRÁS

HOLLYWOOD, POLVO ERES Y EN POLVO TE CONVERTIRÁS

El histórico Paseo de la fama de Hollywood, asfaltado con una hilera de estrellas en honor de actores y actrices de todos los tiempos, ha quedado convertido en polvo gracias a la acción demoledora de las obras de construcción del metro de Los Angeles. Según el departamento de tráfico de la ciudad, los trabajos estarán concluidos en tres años y el servicio suburbano de metro Red Line facilitará el acceso a esta zona de Los Angeles, desprovista como el resto de la urbe de buenas comunicaciones públicas.

Sin embargo, turistas y comerciantes de una de las calles más transitadas de Los Angeles miran con horror el campo de batalla en que ha quedado convertido este paseo, lleno de grúas, taladradoras y agujeros donde antes estuvieron las famosas estrellas de Hollywood.

Aproximadamente 640 de estas losas de más de 70 kilos de peso con los nombres no sólo de actores sino de directores, productores, músicos o cualquier otra profesión relacionada con el negocio del entretenimiento, han sido arrancadas del pavimento y trasladadas a un almacén en el Este de la ciudad.

Algunas, como la de John Forsythe, no han corrido tanta suerte y se han roto durante estas obras que, según los comerciantes de la zona, han hecho disminuir en un 30 por ciento sus ventas al espantar a los turistas.

Para qué otra cosa van a venir los turistas hasta aquí? , confiesa desesperado Doreet Hakman, dueño del café Snow White , centro habitual de reuniones entre los lugareños.

El llamado Paseo de la fama es uno de los principales puntos de atracción turística en Los Angeles, creado en 1958 para rendir homenaje a los artistas que convirtieron a Hollywood en la ciudad más conocida del mundo.

Más de 1.900 estrellas componen este Paseo, que va aumentando año a año con nuevas figuras del espectáculo, que previa donación de cerca de 5.000 dólares, ven su nombre escrito en bronce en las calles de Hollywood.

Con el pasar de los años, la calle se ha convertido en un paseo obligado para los turistas que desean fotografiar sus pies junto al nombre de su actor o actriz preferido.

También es un lugar de culto para los clubes de aficionados, que bajo el calificativo jocoso de abrillantadores de estrellas se encargan semanalmente, cepillo en ristre, de limpiar la placa de su líder artístico.

Sin embargo, los que vengan buscando el nombre de Marilyn Monroe, Elvis Presley, Groucho Marx, Walt Disney o Arnold Schwarzenegger, por citar algunos de los afectados, se marchará con la desilusión y sin la foto.

Estamos organizando posibles visitas de grupos de aficionados al lugar en el que están guardadas las losas , aseguró Maureen Tamuri, ingeniero de las obras de construcción del metropolitano.

Según Tamuri, el ayuntamiento de Los Angeles ha invertido 2,2 millones de dólares para preservar estas estrellas, algunas con 35 años de antigedad, durante los tres años que se prolonguen las obras.

Este dinero forma parte del presupuesto de 27,7 millones de dólares destinado por el Ayuntamiento para mitigar el efecto de las obras de construcción del metro.

Sin embargo, el sector del turismo y los comerciantes de la zona se quejan de la influencia de este proyecto en sus vidas.

Por si no tuviéramos poco con la crisis económica, los disturbios y los terremotos, ahora esto , gruñó Stan Seiden, encargado del teatro Pantages, sede años atrás de glamorosos estrenos de Hollywood y que ahora tiene cerradas sus puertas por culpa de estas obras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.