Secciones
Síguenos en:
EL CIUDADANO PAGA TODO

EL CIUDADANO PAGA TODO

Olvidemos por un momento las ventajas y desventajas de los diferentes planes de salud que se discuten actualmente en el Congreso de Estados Unidos.\ Recordemos sólo que no hay almuerzo gratis . Que Clinton logre obligar a los patronos o a los empleados a pagar por el seguro de salud y hospitalización, la realidad es que será el ciudadano común quien lo estará pagando. Esto se prueba muy fácilmente. Pretendamos que usted me está contratando a mí y acordamos un salario de $100 diarios. Sobre ese costo, usted tendrá que pagar $8 en impuesto al Seguro Social y $12 en seguro de salud, por lo cual su costo de emplearme es de $120 al día. Pregunta: si usted quiere sobrevivir, cuánto es el mínimo que debo yo producirle? Evidentemente que no menos de $120. Y si yo produzco $120 al día, quién en realidad está pagando por el seguro social y el seguro de salud? Si usted contesta que yo mismo, usted entiende de economía.\ Continuando con el mismo escenario. Los $12 diarios de seguro de salud

Supongamos que un joven, recién graduado de la universidad, prefiera ahorrar esa cantidad asumiendo cierto riesgo personal. Puede pensar que con esos fondos él se puede comprar una computadora y desarrollar un programa genético que le permita predecir las enfermedades futuras basándose en las características individuales de las personas.

El proyecto comercial no tiene que ser tan raro. Puede tratarse de un plan original sobre el mantenimiento de jardines y al ahorrar $3.120 anuales durante dos años podría autofinanciar el equipo necesario para trabajar por su cuenta.\ Uno no tiene que ser experto en historia económica para saber que gente como los Bloomingdales, Penneys, Roebuck y Fuller comenzaron con muy poco capital, corrieron riesgos y se enriquecieron al darle un excelente servicio al público.

Los que defienden el plan de salud de Clinton, con sus imposiciones gubernamentales, les están diciendo a los empresarios en potencia que adquirir un seguro de salud por $3.120 es el mejor negocio que pueden hacer con esa parte de sus ingresos.

Eso es exactamente lo que F.A. Hayek llamó la pretensión de saber y la fatal arrogancia de los gobernantes. Cómo puede saber Clinton y el Congreso que la compra de un seguro de salud es la mejor manera como una persona puede hacer uso de sus limitados recursos? Cuántas buenas cosas se tornarán inalcanzables por la arrogancia del Congreso y de Clintón? Hay beneficios al imponer un seguro obligatorio de salud. Pero los beneficios son sólo una parte del proceso de decisión. Debemos también estudiar los costos y esos costos no son siempre medibles en dólares.

Algunos apoyan la obligatoriedad como forma de ayudar a los pobres, sin darse cuenta de que tendría el mismo efecto de aumentar el salario mínimo: una manera de impedir que aquellos con menos habilidades consigan empleo, al costarles más al patrón de lo que aportan con su trabajo.

Me gustaría oír un debate de Clinton con el Congreso donde produzcan la evidencia de que el pago de un seguro de salud es el mejor uso de ese dinero para todos y cada uno de los trabajadores en este país. Si no lo logran, deben entonces probarnos que una razonable interpretación de la Constitucion autoriza tal esquema.\ *Profesor de economía de la Universidad George Mason.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.