Secciones
Síguenos en:
CABELLO IMPERIAL, LIBRE DE ARSÉNICO

CABELLO IMPERIAL, LIBRE DE ARSÉNICO

El FBI no halló restos de arsénico en los cabellos de Napoleón, pero el resultado del examen no atenuó la polémica en Estados Unidos sobre la muerte del Emperador. Estos cabellos no provienen de una persona envenenada con arsénico , según el agente especial Roger Martz, cuyas conclusiones han sido acogidas diversamente por la sociedad napoleónica de América reunida el fin de semana pasado en un congreso en Chicago.

Los manuales de historia enseñan que Napoleón murió en 1821, a los 51 años, de un cáncer al estómago, pero los miembros de esta sociedad sostienen que el Emperador fue envenenado por los británicos o por monarquistas franceses.

La polémica está sobre el tapete, toda vez que tanto los contradictores del Emperador como sus seguidores, aseguran tener pruebas contundentes de sus tesis.

El historiador francés René Maury, autor de El asesino de Napoleón , que participó en los debates del congreso de Chicago, afirma que el Emperador fue paulatinamente debilitado por sus carceleros con veneno para ratones antes de liquidarlo con cianuro.

En 1815, Napoleón había sido forzado a exiliarse en la isla de Santa Elena, frente al Africa del Sur, donde su salud declinó en 1817.

Durante este período, los ingleses temían que el Emperador se escapara de la isla, como lo había hecho en 1815 de la isla de Elba, en el Mediteráneo.

Por su parte, los monarquistas veían en Napoleón un peligro para sus proyectos de instalar en el trono a Luis XVIII.

Los cabellos analizados atribuidos a Napoleón no son auténticos , comentó Ben Weider, un historiador de Montreal, Canadá, co-autor del libro El asesinato de Napoleón . Weider cree, sin embargo, que el Emperador fue envenenado ya que había sido curado con bebidas de aceite de almendras y una especie de mercurio dulce, antiséptico intestinal. Cuando esas dos substancias se combinan, producen un compuesto cianurado, explicó.

Esta tesis fue también defendida en el congreso de Chicago por el coronel francés retirado Emile Gueguen y por John Le Fornier, oftalmólogo de Chicago.

La sociedad, que tiene su sede en Clearwater, Florida, se propone ahora hacer comparar por el FBI los cabellos de Napoleón con los de su sobrino Achille Murat, enterrado en 1847 en Tallahassee, Florida.

Con tal fin se propone hacer desenterrar los restos del Emperador para hacer comparaciones genéticas. Esto significa que el gran Napoleón que conquistó grandes extensiones de tierra, no puede tener descanso en su pequeño lugar de morada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.