Proponen declarar hoja de coca patrimonio natural en Perú

Proponen declarar hoja de coca patrimonio natural en Perú

La hoja de coca vuelve a ser centro del debate en Perú tras la presentación de un proyecto de ley en el Congreso que pretende declarar a la planta como patrimonio natural peruano. La iniciativa es impulsada por parlamentarios de la bancada nacionalista del ex candidato presidencial Ollanta Humala, quienes equiparan la hoja de coca con plantas de reconocidas propiedades alimenticias y curativas de la flora del país andino.

30 de septiembre 2006 , 12:00 a. m.

La principal impulsora de la propuesta es la congresista y dirigente cocalera Nancy Obregón, célebre por su discurso desafiante en defensa de los intereses de los productores de hoja de coca de Perú.

Para sus críticos, se trata de un intento por legalizar los cultivos de esta planta, principal fuente del narcotráfico.

Obregón, por su parte, respondió más provocadora y amenazante: “El Gobierno está advertido. Si esta erradicación continúa, vamos a tener heridos y muertos en las zonas cocaleras y las consecuencias las tendrá que asumir el Estado… Si estamos en tiempos de paz, vamos a prepararnos para tiempos de guerra”.

La dirigente y hoy congresista es la máxima representante de unos 320.000 productores de los principales valles cocaleros de Perú, quien además se enorgullece de considerar “hermano mayor” al presidente boliviano, Evo Morales.

“Lamentaría que suceda eso (heridos y muertos), pero no podemos decir que escapa a la realidad si es que el Gobierno mantiene la misma política de erradicación compulsiva”, dijo Humala.

El polémico proyecto de ley plantea incorporar a la hoja de coca dentro de la vigente ley 28477, que considera a los cultivos, crianzas nativas y especies silvestres usufructuadas y oriundas de Perú –entre ellas la papa–, como patrimonio natural de la nación.

Con sustento legal Obregón se valió de la recomendación realizada por el Tribunal Constitucional el año pasado de incluir esta planta dentro del patrimonio cultural inmaterial de la nación por su extendido uso tradicional en los Andes. Este reconocimiento es también pretendido por la legisladora.

“Esta iniciativa no se propone despenalizar el cultivo de hoja de coca.

Buscamos es que se reconozca el valor de esta planta y que se deje de satanizarla como si solo fuera insumo para elaboración de estupefacientes.

La hoja de coca tiene un apreciable valor medicinal”, dijo la congresista.

“La erradicación compulsiva no es la mejor solución. Ante el fracaso de la actual política antidrogas, el Gobierno tiene que entablar negociaciones con E.U. para rediseñar el plan de acción”, dijo Obregón al asegurar que se deben centrar los esfuerzos en desbaratar los grupos narcotraficantes y no en afectar a los campesinos cocaleros.

Según Obregón, los campesinos venden a la Empresa Nacional de la Coca 12 kg de hoja de esta planta en unos 18 dólares. Mientras que el narcotráfico paga entre 28 y 45 dólares.

La ministra del Interior, Pilar Mazzetti, respondió: “No hay tal suspensión (de la erradicación), tenemos un plan y este se va a cumplir”.

Además, según Fernando Rospigliosi, ex ministro del Interior, el proyecto es un pretexto para legalizar los cultivos ilegales de coca, de los cuales 90 por ciento se destina a la elaboración de pasta básica y clorhidrato de cocaína.

100.000 .

Las toneladas métricas anuales de hoja de coca que terminan en manos del narcotráfico, en contraste con las 10.000 que van para el consumo tradicional, según estimaciones oficiales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.