PRIVATIZACIÓN DEL SECTOR ELÉCTRICO ES UNA UTOPÍA

PRIVATIZACIÓN DEL SECTOR ELÉCTRICO ES UNA UTOPÍA

La propuesta de privatizar el servicio público de energía fue considerada como una utopía por la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI), mientras no sea resuelto el problema financiero de las empresas del sector. Asimismo, para la corporación este proyecto no tendrá cabida, hasta que se establezca una estructura tarifaria que le permita al inversionista privado obtener una rentabilidad razonable por su inversión.

13 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

El pronunciamiento hace parte de las conclusiones del XXI Congreso Nacional de Ingeniería, que sesionó durante cuatro días en esta ciudad y al que asistieron los directivos de las firmas más importantes de las obras públicas.

Asimismo participaron funcionarios del sector eléctrico, minero, petrolero y de agua potable. También, del Ministerio de Obras Públicas y Transporte y del Departamento Nacional de Planeación, entre otros.

Después de largas jornadas de debate y análisis sobre los principales acontecimientos al interior de los sectores mencionados, la SCI expidió las siguientes conclusiones, que serán dadas a conocer al Gobierno Nacional, entre otras razones, porque esta organización es cuerpo consultivo del Gobierno: - Los ingenieros colombianos ven con preocupación cómo se ha venido imponiendo la ley del terror y la barbarie en todo el territorio, viéndose el país abocado a un grave desestímulo a la inversión y a elevados sobrecostos, incrementando por ello el desempleo y la pauperización de la sociedad.

- Apoyan que el Gobierno Nacional mantenga a plenitud el manejo del orden público y el firme ejercicio de la legítima autoridad en todo el país, siendo concientes de la importancia de los procesos que lleven al desarme, la desmovilización y la reinserción a la vida civil de los grupos guerrilleros.

- Para garantizar la normal ejecución del Plan de Expansión del Sector Eléctrico, e incentivar el ingreso de inversionistas privados en este campo, se debería destinar temporalmente una parte importante de los recursos del Fondo Nacional de Regalías a la financiación de proyectos de inversión regional de expansión, generación y transmisión.

- No nos parece sana la propuesta del Gobierno de asignarle a las empresas estatales del sector eléctrico, entre un 50 y un 70 por ciento de las compensaciones monetarias estipuladas en los contratos que ellos suscriban, porque incentiva el aumento de la burocracia y desvirtúa el principio constitucional que obliga a destinar estos fondos a la promoción de la minería, a preservar el ambiente y a la financiación de proyectos regionales de inversión.

- Se debe crear un mecanismo permanente del Plan de Expansión Eléctrico con el fin de establecer la oportuna iniciación de los proyectos, a fin de evitar que el país corra el riesgo de tener un déficit muy cuantioso de energía en el último quinquenio del presente siglo.

- Debería revisarse la propuesta de conformación de la Comisión de Regulación de Energía que aparece contemplada en el proyecto de ley Eléctrica. Se considera claramente inconveniente la participación del Ministerio de Hacienda y de Planeación Nacional, dada su equaivocada participación en la crisis energética actual.

- No resulta convincente la propuesta del Gobierno de crear nuevas entidades para el sector eléctrico, el que se ha caracterizado por tener demasiadas entidades. Este es un tema fundamental para el futuro del sector, que requiere de un esquema institucional claro y permanente.

- No se considera conveniente la desaparición, a corto plazo, del Fondo Nacional de Caminos Vecinales.

- La asignación de recursos de crédito externo con prioridad a las carreteras troncales es un hecho positivo. Sin embargo, se recomienda una definición más clara de los recursos para las carreteras secundarias y de penetración que dentro de los nuevos esquemas aparecen desamparadas.

- Se considera inconveniente el transpaso de los distritos de mantenimiento de vías a los departamentos, el traslado de la mayoría de las vías nacionales a estos entes, dada su falta de recurso técnicos, económicos y de gestión.

- Es inconveniente que las universidades compitan con los ingenieros en la materia de estudios, porque no está dentro de las funciones de éstas trabajar en la consultoría. No deben distraer tiempo de sus profesores en tales funciones. Ni están en condiciones de asumir las responsabilidades civiles y profesionales que tales actividades implican. Se deben eliminar, en consecuencia, las reglamentaciones que autorizan esta participación. Deben limitar su actuación a la investigación.

- Se debe restabler la ética en el sector. Entre los comportamientos anómalos más frecuentes están la competencia desleal, las presiones indebidas durante el proceso de ejecución de obras y carencia de entereza para denunciar las violaciones a la ética. Por lo anterior se sugiere: formación académica en normas éticas y administrativas, creación de programas, en las universidades, de formación ética y humanística, y actuación oportuna de los consejos profesionales para investigar y sancionar las faltas contra la ética.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.