AL PASO DEL MENEÍTO

AL PASO DEL MENEÍTO

Dos pasitos a la izquierda, media vuelta, dos pasitos a la derecha, vamos todos al tiempo, llevemos los brazos a la cabeza, muévete, muévete... . Estas frases han cambiado la forma de bailar en las discotecas. La moda del meneíto se ha metido con tanta rapidez, que hoy las pistas de baile son una sola coreografía de pasos idénticos seguidos con precisión.

12 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Cada paso tiene su nombre y los meneitólogos los conocen a la perfección.

Por ejemplo, el egipcio : brazo derecho colocado centímetros arriba de la nuca y el brazo izquierdo estirado a un costado; luego, el cambio de manos. Se imitan los movimientos característicos de los antiguos bailes egipcios.

O la ola : los mismos pasos con los pies, pero con las manos girando como en el remolino y el torbellino del juego infantil: Oh ah, sin moverme... .

Y el de la culebra , con las palmas de las manos estiradas y pegadas, moviéndolas como las contorsiones de las serpientes. Primero a la izquierda, luego a la derecha, de abajo arriba y luego de arriba abajo.

Otro muy popular es el de porristas (los nombres de los movimientos cambian de un lugar a otro), que es muy parecido al de la serpiente pero con las manos sueltas, un poco como el ritmo que llevan generalmente las porristas. Cualquiera que sea el estilo, el resultado es el mismo: bailes no de parejas sino de grupos, en todas las discotecas y hasta fiestas particulares.

Pero las formas de bailar varían entre un país y otro, y hasta entre ciudades. Por ejemplo, los panameños mueven mucho más la cintura que los colombianos, pero sin llegar a los pasos sensuales de los venezolanos.

En Costa Rica, por su parte, es usual encontrar fiestas de barrios populares donde cada cuadra llega con su propia coreografía de meneíto para bailarla en las calles.

Tampoco el nombre es unificado. Mientras que en Venezuela le llaman changa , en Panamá se le conoce como música reggae simplemente, mientras que en la Costa Atlántica colombiana se le ha llamado por años champeta , especialmente en Cartagena.

En lo que sí coinciden estos países es en que esta música se ha escuchado toda la vida en lo que es el área del Caribe. Incluso se ha bailado durante años en forma diferente, sin que cambie mayormente la música.

En el fondo, lo que se conoce en Bogotá como meneíto es una combinación entre reggae y rap en español.

Por eso en lugares como en la isla de San Andrés y en parte de Cartagena, más que una moda es la continuación de la música que siempre han llevado en la sangre, solo que ahora se ha impuesto con el baile colectivo.

Los más representativos de esta música en la actualidad son panameños, como el caso de El General, Gaby, Renato, Jam and Supose y Reggae Sam, quienes estarán en una presentación bien movidita el 30 de octubre en el estadio El Campín.

Son ellos quienes, combinando géneros y letras picantes, a veces humorísticas y otras algo violentas, han puesto a bailar prácticamente a toda América Latina.

La gira de los papás del meneíto incluye otras ciudades, aún sin confirmar, como Cartagena, Santa Marta, Barranquilla, Cali, Pereira.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.