Secciones
Síguenos en:
UNAS ZONAS AUTÓNOMAS PERO NO INDEPENDIENTES

UNAS ZONAS AUTÓNOMAS PERO NO INDEPENDIENTES

Cada mañana, antes de salir el sol, miles de palestinos hacen cola frente a las oficinas de trabajo de la Autoridad Palestina en Gaza. Otros miles esperan entre cuatro y cinco horas cerca a un retén a pocos kilómetros de distancia. Todos quieren ir a Israel; todos quieren trabajar. Aquí no hay nada. No hay trabajo. No hay plata. La única forma de sobrevivir es trabajando en Israel dice Ibrahim, un joven de 28 años que hasta hace dos meses trabajaba como obrero en la sureña ciudad israelí de Ashquelon y que ahora se encuentra desempleado porque según explica, es muy difícil conseguir el permiso necesario: los trámites son demorados y muchas veces no nos dan los papeles .

Tras 27 años de ocupación militar israelí, hace cuatro meses los palestinos finalmente obtuvieron su propio gobierno en Gaza y Jericó. Pero esto no ha significado una independencia absoluta de Israel.

Yasser Arafat, el líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y actual jefe de la autonomía, llegó en julio a gobernar un territorio sin industria, con poca infraestructura y enormes problemas de vivienda. El ingreso per capita en Gaza no alcanza a llegar a los mil dólares.

Veinticinco mil palestinos de los 800.000 que viven en Gaza y al menos 10.000 de los 31,500 de Jericó entran a Israel diariamente a trabajar, la gran mayoría en construcción o agricultura. Gaza tiene un desempleo del 60 por ciento y Jericó del 30 por ciento.

Lo que necesitamos son permisos para ir a Israel y a Jerusalén, afirma por su parte Jamal Sapri Khalaf, el alcalde de Jericó. No tenemos suficientes. Tenemos que poder ir a trabajar y poder exportar nuestros productos. Ese es el mayor problema aquí .

Por razones de seguridad, cada persona y automóvil que entra a Israel desde los territorios ocupados o la zona autónoma debe obtener autorización previa del gobierno judío. Y por ahora, el futuro de la nueva independencia palestina depende, entre otras cosas, de estos permisos.

Economía bajo tensión El Banco Mundial, en un estudio realizado el año pasado, determinó que la economía de los territorios ocupados de Cisjordania y Gaza se encontraba bajo fuerte tensión dada la gran dependencia de fuentes externas de empleo, el bajo nivel de industrialización, la dependencia comercial de Israel que obviamente tiene una balanza deficitaria y los servicios e infraestructura inadecuados .

El Banco llegó a la conclusión que 1.200 millones de dólares serían necesarios entre 1994 y 1996 para las áreas de transporte, agua, manejo de basura, electricidad, municipalidades, vivienda, telecomunicaciones, educación, salud y agricultura.

La OLP no tenía estos fondos cuando asumió el mando. La organización de Arafat estaba en crisis económica porque había perdido el apoyo financiero árabe al apoyar a Saddam Hussein durante la Guerra del Golfo en 1991. Así que en septiembre del año pasado, cuando se firmó el tratado de paz entre la OLP e Israel, varios países, incluyendo Estados Unidos, Japón, Israel, algunas naciones árabes y la Comunidad Europea, ofrecieron donar $2.400 millones de dólares para sentar las bases de la economía palestina.

Hasta ahora los palestinos sólo han recibido alrededor de US$ 70 millones. Los donantes le exigen a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) que establezca instituciones financieras sólidas y procesos de contabilidad abiertos, y que además especifique los proyectos de desarrollo en que se emplearán los fondos antes de alocar el resto del dinero.

Preocupación en Israel Los israelíes están conscientes del problema. Nosotros queremos ayudarle a los palestinos , dice Uri Dromi, el portavoz del gobierno israelí. Sentimos que tenemos una responsabilidad moral hacia ellos pero también es por el bien de Israel. Si las cosas no funcionan en la autonomía, las consecuencias pueden ser muy negativas para nosotros.

Estamos en una situación difícil, explica Dromi. Por un lado, queremos ayudarles y podríamos enseñarles mucho. Pero los palestinos no quieren nuestra ayuda. Hay mucho orgullo de por medio .

Por el otro lado, Israel comparte las inquietudes de los donantes internacionales. Sabemos que necesitan la plata. Sabemos que están desesperados. Pero si el dinero comienza a llegar sin ningún tipo de planeación se va a malgastar y la corrupción puede ser enorme .

Perdiendo la paciencia El problema es que mientras el mundo espera que la ANP ponga su casa en orden, los palestinos comienzan a desesperar.

Yo gano 30 shekels (10 dólares) al día. Tengo seis hijos. Qué tipo de vida es esta? Nos dicen esperen, esperen. Las cosas van a cambiar. Pero los palestinos hemos estado esperando una eternidad , dice Giad Ghroof mientras suda fritando falafel en la plaza central de Jericó.

Las consecuencias de la crisis económica se vieron el 17 de julio, cuando centenares de palestinos detenidos durante horas en el reten de Erez, en camino hacia sus trabajos en Israel, comenzaron a protestar violentamente. Tanto soldados israelíes como policías palestinos abrieron fuego. Dos palestinos murieron y docenas de israelíes y árabes resultaron heridos.

Para Mohammed Jadallah, representante del Frente Democrático para la Liberación de Palestina (DFLP) en los territorios ocupados, lo que pasó en Erez es una indicación de que lo que está por venir si los problemas de Gaza no se resuelven rápidamente .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.