Secciones
Síguenos en:
INGENIEROS PIDEN CANCELAR CONTRATO DE LAS BARCAZAS

INGENIEROS PIDEN CANCELAR CONTRATO DE LAS BARCAZAS

Cancelar el contrato de las barcazas con la firma H.M.S. Global Corporation recomendó en esta ciudad la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI) al Gobierno Nacional, si quiere evitar llevar al país a mayores males de los que está padeciendo con el racionamiento. Para la SCI, cuerpo consultivo del Gobierno, al Ejecutivo no le conviene, en un momento de crisis del sector como éste, tener problemas adicionales por falta de previsión y por la inadecuada selección de la firma contratista.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Durante el XXII Congreso Nacional de Ingeniería que se desarrolla en la capital del Huila, la Sociedad hizo un duro cuestionamiento de la forma como la administración del presidente César Gaviria ha manejado el problema energético, en particular, la contratación de las barcazas.

Heberto Jiménez Muñoz, miembro de la junta directiva de la SCI, dijo que la corporación, después de analizar el Plan de Emergencia Eléctrica, que según Gaviria se ejecuta con inversiones superiores a los 20.000 millones de pesos, llegó a las siguientes conclusiones: Lo de las barcazas es sintomático de la situación que vive el sector. La selección de este equipo, con una capacidad de generación de sólo 20.000 kilovatios frente a un déficit de energía en todo el país superior a los 900.000 kilovatios, de por sí ya representa un problema técnico. A lo que se añade que más de cuatro equipos de los 11 llegaron en condiciones de no operación.

La sincronización de las barcazas con la planta de Termocartagena no es viable, entre otras razones porque los motores de una y otra tienen especificaciones diferentes. Los de la planta de Cartagena son para una generación de 250 kilovatios en tanto que las turbinas de las barcazas están diseñadas para generar 20.000 kilovatios.

Según Jairo Londoño Arango, presidente de la Comisión de Asuntos Energéticos de la SCI, es como tratar de acoplar un mosco con un jet .

El precio de los kilovatios que generarán las barcazas va a ser sensiblemente más alto que el que actualmente produce el país. Será superior a los 100 pesos, frente a 35 del nacional.

Por lo anterior, la SCI concluyó que este contrato, en lugar de aliviar el racionamiento tiende a mostrar características de no operación y conveniencia.

Jiménez Muñoz dijo que entre los valores tangibles y los intangibles, es mejor cancelar el contrato.

Entre otras razones porque ha creado un problema de falta de credibilidad y ha generado un escándalo nacional, debido a que se están incumpliendo los objetivos para los que se hizo el contrato. Añadió que se sabe que se están importando repuestos a estas alturas cuando debió probarse toda la operación antes del puerto de salida.

Nos están exponiendo, en consecuencia, a unos riesgos descomunales por el hecho de que ya se firmó el contrato y se está llevando al país a una situación que no es la más adecuada. Un error tras otro Durante las deliberaciones de este congreso, donde uno de los temas favoritos de los ingenieros en los corredores del Centro Turístico Santa Helena, ha sido la improvisación de ISA y del Ministerio de Minas en el contrato de las barcazas, se reveló que una situación similar ya la había vivido el país sin haber aprendido nada de esta amarga experiencia.

Ocurrió en el segundo racionamiento más fuerte que ha sufrido Colombia (entre 1980 y 1981). En esa ocasión se trajo, también, un barco de Estados Unidos, el Polaris, dotado de barcazas para la generación de energía. Pero no funcionó.

Según Jairo Londoño Arango, no era sino chatarra y en este momento se encuentra hundido en las islas de San Andrés.

Sin embargo, la firma contratista, sin generar un sólo kilovatio, le ganó una demanda al Estado , dijo el ingeniero.

Con este nuevo racionamiento, según Londoño, el comité evaluador de la crisis energética, grupo del que hacen parte, entre otros, Hernán Beltz Peralta, José Fernando Isaza y Carlos Arturo Angel, le advirtió a Jorge Bustamante Roldán, gerente de ISA, durante una junta, que había que tener cuidado de no repetir el mismo error del Polaris .

En esta ocasión, para efectuar el negocio de las barcazas, fue enviado a Estados Unidos Germán Pereira, amplio conocedor del sector.

Para Londoño, sin embargo, Pereira se dejó meter gato por liebre .

El contrato de las barcazas asciende a cincuenta millones de dólares, de los cuales el Gobierno dio cinco millones (3.500 millones de pesos) como anticipo.

Los ingenieros se quedaron esperando al ministro de Minas y Energía, Guido Nule Amín, a quien le iban a plantear ésta y otras inquietudes relacionadas con el sector energético y, al mismo tiempo, hacerle las recomendaciones pertinentes. Les sorprendió que, ni siquiera, enviara al viceministro de esa cartera.

La extrañeza es mayor si se tiene en cuenta que en el Congreso de Ingenieros realizado en Ibagué en 1990, la SCI previó que se iba a presentar el racionamiento que hoy vive el país y le entregó al Gobierno indicaciones para evitarlo, las que no fueron tenidas en cuenta.

En esta ocasión, la SCI advirtió sobre otro posible racionamiento con peores consecuencias en los próximos dos años, si el Gobierno no replantea, desde el punto de vista técnico y de gerencia de proyectos, la forma como está desarrollando el plan de expansión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.