LA GUERRILLA SE INFILTRÓ EN LAS MARCHAS

LA GUERRILLA SE INFILTRÓ EN LAS MARCHAS

El Gobierno asumió una dura posición para impedir que los derechos ciudadanos y la prestación de los servicios públicos se vean afectados como consecuencia de marchas y protestas. Atendiendo instrucciones del Gobierno nacional, la fuerza pública despejó las carreteras Panamericana, en Cauca, y de Altamira, en Huila, bloqueadas por marchas campesinas y de indígenas. En el primero de los casos hubo 21 heridos.

10 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

El Gobierno denunció que algunas marchas han sido infiltradas por la guerrilla, dentro de sus planes de sabotaje y violencia previstos para este mes.

Un comunicado oficial dice que la guerrilla tiene planeada una oleada terrorista denominada Plan vuelo de águila, que se ejecutará principalmente el próximo lunes, aprovechando las manifestaciones con motivo de los 500 años de la llegada de los españoles a América.

Las movilizaciones campesinas continuaban ayer hacia distintas zonas urbanas y rurales del nororiente, sur, suroccidente y otras regiones del país.

Anoche había calma y las fuerzas del orden estaban en acuartelamiento de primer grado. Tensión por marchas campesinas En acuartelamiento de primer grado permanecen las Fuerzas Armadas y la Policía en todo el país, con motivo de la tensión creada por las marchas campesinas e indígenas y las amenazas de una arremetida guerrillera durante este puente festivo.

Se presta mayor atención al nororiente (Arauca y los Santanderes), el sur de Bolívar, Boyacá, Huila, Caquetá, Cauca y una amplia región de la Costa Atlántica.

Ayer hubo incidentes durante el desalojo de indígenas que bloqueaban la Carretera Panamericana en Cauca. Veintiún personas resultaron lesionadas. También fueron disueltas dos marchas en Huila.

La situación más delicada se presenta en los Santanderes.

Para el próximo lunes se anunció un paro cívico en el nororiente, pero desde ayer se realizan movilizaciones de campesinos en la provincia de Ocaña, especialmente en los municipios de Hacarí, Abrego, Convención, San Calixto y El Tarra.

Según el alcalde de Ocaña, Eduardo Vergel Prada, aunque esta ciudad está tranquila, han empezado a escasear los alimentos básicos, pues los productores y se abstienen de sacar sus artículos y los dueños de vehículos a transportarlos.

Ayer murieron los soldados Luis Antonio Ramírez Becerra y Remigio Aparicio Tarazona en un ataque guerrillero en Norte de Santander.

En Puerto Wilches, un bus de la empresa Cotransmagdalena fue incendiado por guerrilleros del ELN, en represalia porque la empresa no acató la orden de paro en el sector.

Ayer, las actividades en el puerto se paralizaron totalmente. La Quinta Brigada dijo que el municipio fue militarizado.

Parte de la provincia de García Rovira estaba en la misma situación, aunque en algunos municipios como Málaga, Cerrito, Guaca y San José de Miranda, el comercio mantenía las puertas abiertas.

Los alcaldes de la zona confirmaron que habían comenzado a aparecer algunos campesinos en las cabeceras municipales, para realizar manifestaciones convocadas para el 12 de octubre. Desalojan la vía Con gases lacrimógenos fueron desalojados centenares de indígenas y campesinos que desde hacía dos días mantenían bloqueada la vía Panamericana en el sitio Rioblanco, a 11 kilómetros de Popayán.

Entre gritos de mujeres y niños comenzó una batalla campal, a las 6:45 de la mañana, a piedra, bolillo y palo entre policías y Ejército con campesinos e indígenas, que duró aproximadamente treinta minutos.

Hubo 21 heridos: tres soldados, tres policías y 15 civiles.

Según el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), fueron detenidos cuatro indígenas.

Mientras tanto, en Popayán se decretó la ley seca a partir de las 6 de la tarde del viernes. Las plazas de mercado se vieron vacías y hubo especulación.

La apertura de la Panamericana permitió también la llegada del combustible. Había colas en las estaciones.

De todas maneras, las autoridades mantienen el estado de alerta, pues indígenas de distintos municipios marchan hacia Popayán con el fin de impedir los actos oficiales de celebración del V centenario.

El bloqueo de la vía Panamericana mantenía ayer incomunicado a Nariño por tierra. Las empresas de transporte interdepartamental restringieron el despacho de vehículos.

En Huila fueron disueltas dos marchas: una entre Pitalito y Neiva y otra entre Aipe y Neiva. Unos 2.500 campesinos de la primera bloqueaban el paso de alimentos y combustible hacia Caquetá. No hubo lesionados. En la Costa Entre tanto, en Valledupar se restableció el servicio de transporte urbano, suspendido el jueves a raíz del incendio de dos buses por miembros del ELN.

En Aguachica, la guerrilla hizo circular panfletos en los que advertía a los comerciantes que no abrieran sus puertas este lunes festivo. También continúa el bloqueo del transporte de productos agrícolas desde las veredas de la Sierra Nevada de Santa Marta a Valledupar, por la vía de Pueblo Bello.

El secretario agrario y minero de la Coordinadora Campesina del Sur de Bolívar, José Gilberto Therán, dijo que lo que se está gestando en Moralitos es una concentración campesina y no una marcha hacia Cartagena.

Dijo que al encuentro se le hizo mal ambiente, al punto de que han sido reprimidos por el Ejército y las brigadas móviles en los municipios de Achí, Morales y San Pablo, donde se reunieron los campesinos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.