PEROT: EN VIVO NO, POR TELEVISIÓN SÍ

PEROT: EN VIVO NO, POR TELEVISIÓN SÍ

Con la esperanza puesta en un milagro de última hora, el multimillonario texano Ross Perot y su ejército de voluntarios han puesto en marcha una campaña ambiciosa y poco convencional para conquistar la Casa Blanca. Perot no ha hecho ninguna aparición pública desde que anunció su candidatura hace una semana y ha optado por llevar su mensaje a los votantes con una serie de anuncios de televisión pagados de su propio bolsillo.

10 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

El primero de ellos, emitido el martes a una hora de máxima audiencia por la cadena de televisión CBS, duró treinta minutos y costó 380.000 dólares.

La inversión mereció la pena. El anuncio fue seguido en casi 11 millones de hogares.

Ayer volvió a las pantallas con el mismo anuncio propagandístico. Sentado en su despacho de Dallas (Texas), Perot afirma que Estados Unidos está perdiendo la guerra económica con sus competidores y que está condenado a la decadencia si no consigue revitalizar su economía.

Con la ayuda de una veintena de gráficos de colores, el multimillonario enumera uno a uno los problemas del país pero sin ofrecer a los telespectadores ninguna alternativa para solucionarlos.

Mientras tanto, aislado en su cuartel general de Dallas, prepara a conciencia su intervención en el primer debate en televisión de los candidatos presidenciales que se celebrará mañana.

La jefe de prensa de la campaña de Perot, Sharon Holman, explicó que aquel está consultando a sus principales asesores y estudiando a fondo las cuestiones que discutirá ante millones de estadounidenses con Bush y Clinton.

Los observadores políticos señalan que Perot está protagonizando una anticampaña al difundir su mensaje a base de talonario, sin responder a preguntas comprometedoras de los periodistas, como hacen los otros dos candidatos.

Pero sus partidarios rechazan las acusaciones de cobardía y argumentan que Perot prefiere dirigirse directamente a los ciudadanos sin interferencias para no desviar su atención hacia asuntos que el candidato considera banales.

La campaña de Perot comenzó el jueves a emitir en televisión anuncios de corta duración en los que no aparece la imagen del candidato.

Uno de ellos, utilizando el mismo lenguaje apocalíptico de los anuncios largos, dice: Mientras la guerra fría se desvanece, nos enfrentamos a otra guerra. No es una guerra nueva, el enemigo no es la bandera roja del comunismo, sino los números rojos de nuestra deuda nacional, la burocracia de nuestro gobierno . Texas, Bushte necesita Houston Aventajado en las encuestas por su rival demócrata, el presidente George Bush se propone conquistar electoralmente a Texas, su estado de adopción, para regresar a la Casa Blanca tras las elecciones del 3 de noviembre. El sur, en especial Texas, es crucial para la reelección de Bush, mientras que Bill Clinton ha obtenido ventaja en los sondeos realizados en zonas que siempre votaron por los republicanos, esencialmente California. Los resultados del escrutinio se vuelven más inciertos después que el texano Ross Perot regresó a la candidatura. Varios analistas opinan que la candidatura de Perot afectará el resultado de las elecciones en Texas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.