APPLE COMPARTIRÁ SU GRAN FRUTO

APPLE COMPARTIRÁ SU GRAN FRUTO

IBM y Apple son el equivalente de Carlos y Diana en la industria de los computadores. Supuestamente están casados, pero ya casi no aparecen en público juntos. Y, recientemente, cada una de las compañías hizo una aparición, en la que la otra empresa estaba sospechosamente ausente. Apple reveló su plan de permitir el desarrollo de clones legales del computador Macintosh. IBM, por su parte, anunció una nueva familia de computadores personales que reemplazará a la línea PS/1.

03 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

En la práctica, no existía ninguna razón para que las dos compañías estuvieran juntas en estos dos anuncios. Pero a otro nivel, el que les resulta familiar a los espectadores de las telenovelas y lectores de las revistas de farándula, en el aire había algo de distanciamiento.

Hace dos años, las dos empresas sorprendieron al mundo cuando anunciaron que trabajarían junto con Motorola en la creación de una nueva clase de computadores basados en un procesador llamado PowerPC.

Se pensaba que una década de incompatibilidad entre los Macintosh y el resto de los PC estaba a punto de terminar; y muchos entusiastas deseaban que la extraña unión funcionara.

Así que, tal como se esperaba, Apple Computer anunció hace pocos días que finalmente estaba lista para otorgar a otros fabricantes de computadores licencias de su joya más preciada: el software del sistema operacional Macintosh. Pero, dónde estaba IBM? Un matrimonio sin amor Vender una licencia a IBM, su socia en el proyecto PowerPC, habría sido un gran paso adelante hacia la unificación del trono y la disminución del poder de Microsoft Corporation e Intel Corporation.

En lugar de eso, Apple anunció que se concentraría en el desarrollo de nichos de mercado para el Macintosh en sitios como Japón y Corea, donde Apple no ha obtenido buenos resultados. Para algunos observadores, era como si Julia Roberts se fugara con Lyle Lovett.

Mientras tanto, IBM confirmó informes según los cuales su propia versión de un PC, basados en el procesador PowerPC, apenas se lanzaría en 1995, más de un año después del lanzamiento de los computadores Power Macintosh de Apple.

La demora se atribuyó a que no había suficiente software para PowerPC disponible como para justificar la compra del computador PowerPC. Pero no hay escasez de aplicaciones PowerPC para el sistema operacional Macintosh.

Y a menos que IBM cambie de opinión, cuando las máquinas IBM PowerPC efectivamente lleguen al mercado no podrán ejecutar software Macintosh. En otras palabras, se trata de un matrimonio sin amor.

Un alto ejecutivo de IBM dijo que ambas compañías están trabajando en la búsqueda de una reconciliación, pero uno se pregunta si ésta se materializará. Permanezcan en sintonía.

Adiós PS/1; ahora es Aptiva Recientemente, IBM anunció una nueva línea de máquinas que reemplazarán a la línea de computadores PS/1.

La desaparición del PS/1, creado para el hogar y las empresas pequeñas, termina un linaje que se inició como el desventurado PC Jr. y que, a través de cruces, mutó hasta convertirse en la primera línea de computadores en clonarse a sí misma.

La historia del PS/1 es parecida al guión de una telenovela. Como si diferenciarse a sí mismo de la etiqueta del más avanzado PS/2 no fuera suficientemente engañoso, IBM inundó el mercado con tantas variaciones del PS/1 que hasta los empleados de IBM se confundieron. Y luego IBM agregó las líneas Ambra y Value Point, que competían con ellos.

Primero, las malas noticias: con su nueva línea, IBM sucumbió a la infortunada tendencia, común entre los fabricantes de computadores, de darle a sus productos nombres sintéticos.

Probablemente la compañía gastó una gran cantidad de dinero para lograr que sus creadores de nombres inventaran algo más atractivo que PS/1, y éstos finalmente llegaron a algo sorprendente: Aptiva.

Para algunos cínicos, el nombre suena más parecido a un trastorno del sueño que al de un computador. Pero la buena noticia es que los computadores Aptiva tienen algunas características intrigantes, incluyendo un práctico sistema despertador , y los precios son relativamente bajos.

Además, los nuevos computadores Aptiva son equipos multimedia, lo que significa que incluyen una unidad CD-ROM, parlantes estéreo, una tarjeta de sonido, un micrófono y una selección de software que aprovecha todas estas características.

Uno puede programar el Aptiva para que se active a una hora determinada, por ejemplo a las 6 de la mañana, y automáticamente marque a un servicio comercial en línea para conocer los últimos titulares noticiosos.

O los que están menos obsesionados con las noticias pueden querer usar el computador como un despertador costoso, programado para hacer sonar un disco de Jimmy Hendrix en el momento de despertar.

Tomando prestadas características de competidores como Compaq Computer Corporation y AT&T, los Aptiva también pueden emplearse como contestadores automáticos, o se les puede programar para que envíen fax a las 3 de la mañana cuando se reducen las tarifas telefónicas.

Sin embargo, curiosamente los nuevas Aptiva traen Microsoft Windows instalado en el disco duro. IBM anunció que en octubre hará una gran lanzamiento del OS/2, su propio sistema operacional. Gastará un presupuesto de publicidad de nueve dígitos para promoverlo como el mejor sistema operacional para el hogar y los negocios pequeños.

Entonces, amigos de las telenovelas, por qué IBM puso el Windows en sus nuevos computadores para el mercado doméstico y de los negocios pequeños cuando estaba tan cerca de lanzar este OS/2? Los curiosos quieren saberlo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.