PEGADA O DESPEGADA

PEGADA O DESPEGADA

Hace dos años, el colegio de la Universidad Libre tomó la decisión de escribir todo en letra cursiva. Todo. Clase de primero y segundo de primaria que se dicte, tiene, por obligación, que ir con la letra pegada , como la identifica la mayoría de los estudiantes. Ante la decisión de la entonces coordinadora académica, los treinta profesores comenzaron a revivir viejos tiempos. Los que nunca la aprendieron o los que perdieron la costumbre de utilizarla se dieron a la tarea de llenar planas y más planas para acostumbrar la mano a escribir con letra cursiva.

03 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

En ese plan están ahora los pequeños de los dos primeros grados. Los estudiantes de los grados superiores pudieron elegir entre escribir con letra pegada o despegada (cursiva o imprenta), porque no iniciaron desde el primer grado el aprendizaje de la escritura con el tipo de letra que decidió imponer el colegio.

Y en este plan están, también, otros colegios del país. Pero qué razones hay de fondo para preferir este tipo de letra? Por qué otros colegios se inclinan por la imprenta? Cuál es la más conveniente para los niños? En uno de los contados decretos del Ministerio de Educación al respecto, si no el único, el 1710 de 1963, se recomienda la imprenta para los estudiantes de primero y segundo grado, y para los de tercero elemental, la cursiva.

He aqui el dilema La letra imprenta, según el Ministerio de Educación de esa época, posee caracteres más sencillos en términos motores y es más legible debido a que la mayoría de los textos se encuentran en este tipo de letra.

Para qué complicar tanto a los niños con una letra que no ven todos los días en los periódicos, las revistas, la publicidad y hasta en los mismos textos escolares, se preguntan los partidarios de la letra imprenta.

Pero el argumento de que los rasgos de la imprenta son más sencillos que los de la cursiva (porque dicen que a punta de trazos en forma de palito y en forma de bolita se obtiene todo el abecedario) se transforma en uno de sus peores defectos, según los defensores de la cursiva. La razón? Si un muchacho le coloca a un círculo tan solo un palo, pero en diferentes lugares, obtiene resultados completamente distintos. Si lo pone a la izquierda puede obtener una b o una p. Y si lo coloca a la derecha, una d o una q.

Es por esto por lo que los opositores aseguran que la imprenta aumenta las confusiones entre las letras debido a que los niños les cuesta trabajo diferenciar arriba, abajo, izquierda y derecha.

El orientador escolar Silvio Castillo Ortega asegura que esta afirmación no tiene validez. Los niños con problemas de atención, memoria, lateralidad, entre otros, tendrán dificultad para cualquier actividad, en especial para el aprendizaje de la lectura y escritura, sin importar el tipo de letra , dice.

Marlén Beltrán Prieto, profesora del colegio de la Universidad Libre, dice que con la letra imprenta los niños tienen que levantar la mano cada vez que hacen un trazo para formar una letra mientras que con la cursiva el movimiento es continuo, lo que les da más agilidad.

Otros aseguran que con la cursiva, el niño puede identificar más fácilmente cada letra porque sus trazos son bien diferenciados. Pero los defensores de la despegada dicen que algunos niños confunden letras como la n y la r en la versión de la letra pegada .

Ligia Nieto, jefa de la División de Preescolar, Básica y Media del Ministerio de Educación recuerda que algunos colegios emplean la cursiva porque dicen que les permite tener una identidad institucional.

María Carolina Buitrago, sicóloga educativa de la Universidad Javeriana, también ha escuchado la teoría de que el desplazamiento de los movimientos en la letra cursiva ayuda a los niños a identificar y diferenciar más fácilmente las letras porque al hacerlo ponen a funcionar, sobre todo, su sentido motor y visual, mientras que en la imprenta, predominantemente el visual.

También ha escuchado de algunos profesores y rectores que los estudiantes que aprenden con letra imprenta les queda complicado después la comprensión de la letra cursiva.

Sin embargo, el orientador escolar Silvio Castillo asegura que falta comprobar si la dificultad de los niños para el aprendizaje de uno de los tipos de letra tiene que ver con el profesor, y si los mismos niños que tienen dificultad para el aprendizaje de la letra imprenta la tienen para la cursiva. Los datos -asegura- demuestran que existe dificultad tanto para uno como para otro código .

Guillermo Bustamante, profesor de lingística de la Universidad Pedagógica Nacional, comenta que algunos maestros la utilizan para que los niños aprendan a diferenciar dónde comienza y dónde termina una palabra, ya que al escribir siguen la misma forma como hablan, y el habla no discrimina palabras.

Como nadie ha dado la muestra contundente sobre la conveniencia de utilizar la una o la otra, el Ministerio de Educación, según la jefe de la División de Preescolar, Básica y Media, está dando la libertad para que el colegio trabaje la que considera más conveniente.

Los expertos aseguran que la elección tiene que depender de los mismos alumnos. De acuerdo con el orientador escolar es alto el porcentaje de estudiantes que padece dificultades en la escritura, producto de un tipo de letra que se les obligó a aprender sin consultar con sus necesidades, habilidades, expectativas, características sicológicas y sociales.

No a las imposiciones Los problemas de lectoescritura no requieren de un tratamiento normativo, algo impuesto, ya que, por un lado, restringen las habilidades de los niños y, por otro, limitan las iniciativas de los educadores , dice Castillo. Añade que sus realizaciones y aprendizaje generarán angustia en el niño y confusión entre los educadores y padres de familia.

Considera que el empeño y la dedicación de los docentes son básicos para dirigir los primeros años de escolaridad y concretamente para que los niños aprendan cualquier tipo de letra; incluso, si se proponen, ambos. Indudablemente unas bases sólidas, adquiridas en estos primeros años, facilitarán el proceso educativo en los años posteriores. Solamente así habremos contribuido realmente a disminuir la repetición tediosa de los años y la mortalidad escolar , dice.

La sicóloga educativa Buitrago recalca el respeto por el ritmo y las diferencias individuales en el manejo de la escritura que deben tener los padres y los maestros para no hacer del acceso a la escritura algo incómodo sino todo lo contrario: que disfrute el ingreso al mundo de la comunicación escrita.

Escribir: lo importante María Carolina Buitrago, sicóloga educativa de la Universidad Javeriana y Guillermo Bustamante, profesor de lingística, concuerdan en afirmar que la pregunta por el tipo de letra que se debe utilizar ha pasado a segundo plano porque lo que se busca ahora es explotar el gusto y la necesidad de escribir.

Lo importante no es la letra pegada o la despegada sino que el niño descubra que la escritura es un medio para expresarse y comunicarse. El tipo de letra constituye tan solo uno de las múltiples aspectos de la escritura , dice Buitrago.

Asegura que los colegios con verdaderas innovaciones están dejando atrás las clases dictadas con un discurso de disco rayado donde se escucha a la profesora decir: niños esta es la a. Digan aaa . Y todos, obedientes, repiten y escriben aaaaaaa .

Ahora la consigna es escribe como puedas, pero escribe! , dice Buitrago. Bustamante dice que el maestro debe propiciar las situaciones en que sea necesario utilizar la lengua escrita. Las actividades de los niños, si se quiere desarrollar su capacidad de lectura y escritura, deben estar relacionadas con las utilizaciones del lenguaje donde no puede faltar la lengua escrita , dice.

Los niños deben motivarse con situaciones que tienen sentido para ellos como el cumpleaños del hermano o la lista de artículos que hay que llevar para el paseo y no los dictados de la profesora de un texto que no les interesa.

Lo importante es que desde el preescolar los pequeños se lancen a producir diferentes tipos de textos como cartas, cuentos, tarjetas, noticias.

Si los niños se lanzan a la aventura de escribir lo que necesitan contarle a su maestra, amigos, padres y hermanos, poco a poco van puliendo la forma de hacerlo con las convenciones universales del lenguaje escrito.

En los colegios ahora se trabaja en que la escritura debe transmitir un mensaje, que hay un destinatario. Eso es lo importante, recalca Buitrago.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.