NO HAY POR DÓNDE CAMINAR

NO HAY POR DÓNDE CAMINAR

La invasión del espacio público en Puente Aranda es una de las situaciones que más incomoda a la comunidad. En un esfuerzo por ver solucionado el problema, se ha dirigido a la Alcaldía Mayor, a la Personería Distrital y a los medios de comunicación. En atención a estas denuncias, EL TIEMPO visitó la zona y comprobó la veracidad de las quejas. Se encontró con casos como el de un vecino que se tomó una zona verde de la Avenida 1o. de Mayo con la carrera 43 y construyó una especie de corrales de madera donde tiene para la venta piedra, arena, ladrillos y otros materiales para la construcción.

03 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

De la misma manera, se estableció que los andenes son ocupados por los camiones y los vehículos menores, y que los peatones tienen que andar por las calzadas destinadas a los carros. También hay proliferación de lavaderos de carros en zonas residenciales cuyos clientes tienen destruidos los antejardines y las zonas verdes.

Mientras tanto, los mecánicos no cuentan con locales apropiados y aprovechando que no hay autoridad que controle su actividad, reparan los carros en las vías públicas, sobre los andenes o sobre los separadores de las avenidas como ocurre en la calle 7a.B con la avenida del ferrocarril, hoy ocupada por enormes tractomulas.

Pero no solo los mecánicos invaden los separadores de las vías. De la misma manera lo hacen los comerciantes como sucede en la Avenida 1o. de Mayo con la carrera 37. Allí un negocio destinado a la venta de muebles y otros establecimientos construyeron casetas de ladrillo y cemento en la zona que separa las dos calzadas.

Según los vecinos, la localidad se viene deteriorando igualmente con la aparición de prostíbulos en barrios residenciales que alteran la tranquilidad de los habitantes y son focos de riñas y escándalos.

A esto se suma la contaminación ambiental proveniente de algunas fábricas e industrias que no han sido obligadas a cumplir con las normas del Departamento Administrativo del Medio Ambiente (Dama). También, el expendio de droga en sitios reconocidos del sector, lo cual está atrayendo a ladrones y atracadores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.