Secciones
Síguenos en:
PRIVATIZACIONES CHILENAS SE ESTANCARON

PRIVATIZACIONES CHILENAS SE ESTANCARON

El gobierno argentino va a privatizar 60 aeropuertos, una petroquímica enorme, el servicio de correos, tres centrales nucleares y la Casa de Moneda. Antes hizo ventas masivas de puertos, centrales eléctricas, compañías petroleras y un sin fin de actividades.

En Bolivia también se privatizan las grandes empresas estatales.\ Fujimori en Perú vende las centrales eléctricas de Lima, bancos y todo lo que puede. Nuestros tres vecinos se civilizan y le dejan al sector privado, nacional y extranjero, todo lo que está disponible. Como consecuencia de ello, el poder económico estará más disperso y se separará del político, obteniéndose una democracia más libre, con personas menos dependientes del Estado. Además, dinamizarán sus aparatos productivos, aumentará la inversión y los empleos y con ello habrá más desarrollo económico y social.

Qué envidia! Nosotros en Chile, que comenzamos este negocio en los 70, antes que Margaret Thatcher, llevamos ahora cuatro años sin privatizar nada. Para el gobierno del Patricio Aylwin, que llegó al poder en 1990, la privatización era una sola palabra y estaba prohibida. Esto, en parte, por la ideología socializante de los partidos gobernantes y del ex presidente y, también, porque las privatizaciones masivas se hicieron en el gobierno militar y, por consiguiente, necesariamente tienen que ser malas. Dicen que es la lógica de la política que nunca han podido comprender, y que, pienso, es más bien de la politiquería y la demagogia.

Nuevos intentos Con Eduardo Frei de presidente comienza a notarse un cambio tímido, pero cambio al fin. Se observa una apertura a las ideas modernas de libertad económica y se habla de la necesidad de una mayor participación privada en actividades tradicionalmente estatales, como ciertas obras de infraestructura, puertos y hasta algunas empresas que maneja el gobierno.

El presidente Frei es más joven y pragmático y se nota que le molestan las disputas ideologizadas del pasado. Sin embargo, también se observa la influencia de los democratacristianos y socialistas tradicionales que, hasta el momento, han impedido avanzar en la buena línea de la sociedad libre. La renovación en la izquierda es pobre, pero es probable que Frei conduzca al país, marginalmente, hacia la modernidad, retomando, en parte, los cambios llevados a cabo hasta 1990.

Sin embargo, no estamos a la altura de Menem, y en Chile no se habla de privatizar la Casa de Moneda, los aeropuertos o las centrales nucleares que, por lo demás, son de risa. Ni siquiera se habla de vender empresas estatales pequeñas, ni menos las mayores de la gran minería del cobre, el petróleo o el carbón que pierden dinero a carretadas.

Chile tuvo un liderazgo en materia de libertad económica que se comenzó a perder en 1990. Hoy son líderes Argentina, Perú y hasta México. Todavía nos va bien porque en su tiempo se privatizó bastante y la economía se abrió y liberalizó. Chile continuará progresando, pero ya no es ejemplo de nada, aunque podría seguirlo siendo.

* Economista chileno, fue presidente del Banco Central.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.