LA PROPIEDAD SE DEFIENDE

LA PROPIEDAD SE DEFIENDE

El cabildeo y la cacería ilegal de tigres tienen algo en común: son ejemplos de competencia maligna. La competencia hace daño cuando no está claro quién es el dueño de una propiedad. Para desalentar a los grupos de presión y preservar la naturaleza, requerimos de derechos de propiedad claros y de una entidad que asegure y haga valer esos derechos. La preservación de los derechos de propiedad suena simple y razonable, pero muy pocas personas se dan cuenta de su importancia y trascendencia. A medida que aumenta el precio de las pieles de tigres, y de otras de sus partes, aumenta también la matanza ilegal de estos bellos animales. En los últimos años, cazadores ilegales han acabado con varias especies de tigres. Los tigres viven principalmente en países pobres, donde los gobiernos no cuentan con los recursos necesarios para mantenerlos en sus parques nacionales.

03 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Hace algunos años, Zimbabwe (la antigua Rodhesia) enfrentó el mismo problema con los elefantes. En lugar de desarrollar un costoso programa de parques nacionales, el gobierno de Zimbabwe decidió permitir a los campesinos ejercer la propiedad sobre los elefantes en sus tierras y les permitió venderlos. Si uno tiene algo, pero no lo puede vender, en realidad no es de uno. Los campesinos saben que es ilógico hacer una matanza de sus elefantes porque estos se reproducen, proporcionándoles ingresos por muchos años.

Cuando no está claramente definida la propiedad, nadie la preserva. El cazador ilegal no tiene ningún incentivo en preservar los elefantes o los tigres porque la posibilidad de que él se pueda beneficiar de los hijos es remota. Parece que la única manera de proteger los tigres es permitiendo que tengan dueño, para que sean cuidados como se cuida al ganado y a las gallinas, animales que por tener siempre dueños nunca han estado en peligro de extinción.

Cabildeo El dinero proveniente de nuestros impuestos está en igual peligro, como los tigres. El gobierno permite que grupos de presión compitan por esos fondos que no les pertenecen. Cuando empresarios cabildean para obtener subsidios gubernamentales, están mendigando el dinero de los demás. El gobierno puede obtener esos fondos aumentando los impuestos o reduciendo el subsidio que recibe otro grupo. Los contribuyentes siempre sufren porque no tienen un contrato con el gobierno que determine claramente cuánto tendrán que pagar en impuestos en, digamos, los próximos 20 años.

Mientras más exitoso sea el cabildeo, más aumentan los impuestos. El gobierno deja las cosas vagas, lo que incentiva a los grupos de presión a aumentar sus esfuerzos de cabildeo y conseguir que el gobierno gaste más. Estos grupos también cabildean activamente para quitarles los fondos del gobierno a otros grupos.

Quizá el costo más alto de no tener bien definidos los derechos de propiedad es ese debate sin fin sobre cómo debe actuar el gobierno. En Canadá, el debate sobre la tala de árboles ocupa la atención y el tiempo de muchos. El tiempo perdido en debates sobre asuntos fuera de nuestro control es una pérdida de tiempo y esfuerzos. Si los bosques estuvieran en manos privadas, sería diferente y los que están en contra de la tala podrían hacer lo mismo que hace el Sierra Club en Estados Unidos: comprar los bosques para preservar lo que desean preservar. Hasta que esto suceda, continuará la extinción de especies y los grupos seguirán gastando su tiempo en cabildeo, para sacar más dinero de nuestros bolsillos.

*Académico del Fraser Institute, fundación privada de estudios públicos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.