Secciones
Síguenos en:
Así fue el día más negro del Ejército

Así fue el día más negro del Ejército

Ayer en la mañana, durante un acto en el Club de Oficiales de la Fuerza Aérea en Bogotá, para conmemorar por anticipado el Día de los Derechos Humanos, el general Mario Montoya Uribe, comandante del Ejército, se veía ensimismado.

Mientras el cuerpo diplomático, con el embajador de E.U., William Wood, a la cabeza, observaba un video, el general se mostraba incómodo: movía constantemente las manos, se las pasaba por la barbilla o se frotaba los ojos con los dedos.

No era para menos. Apenas quince horas antes, EL TIEMPO había destapado uno de los peores escándalos en la historia de esa institución: al menos cuatro oficiales montaron atentados en Bogotá, previos y luego de la posesión presidencial, para responsabilizar a la guerrilla y cobrar recompensas.

Incluso, en uno de los atentados, ocurrido cerca a la Escuela Militar de Cadetes, murió un reciclador y 19 militares resultaron heridos.

La revelación generó el rechazo de diferentes sectores del país, que recordaron otros escándalos ocurridos este año, como las torturas a soldados en una escuela de formación del Ejército en Tolima y las ejecuciones extrajudiciales realizadas por militares en Antioquia (ver: ‘Seis escándalos de uno de los...’).

‘Mal, muy mal’ Al terminar el acto, Montoya fue interrogado por los periodistas sobre su estado de ánimo, respondió sin vacilar: “Mal, muy mal”.

Y es que el jueves, Montoya se vio obligado a darle la cara al país tras enterarse de que este diario publicaría la información. Montoya fue informado cuando fue citado hacia las 2 y 30 de la tarde a una reunión al despacho del ministro de Defensa, Juan Manuel Santos. Allí también lo esperaba su jefe inmediato, el general Fredy Padilla de León, comandante de las Fuerzas Militares.

Tras redactar a cuatro manos una declaración sobre el caso, Santos le recomendó a Montoya citar a los medios y leer el documento, lo que hizo hacia las 6 de la tarde.

Consejo en Palacio El escándalo también obligó al presidente Álvaro Uribe a suspender su agenda y a citar a un consejo de seguridad extraordinario en la Casa de Nariño, donde solo se vieron caras largas cuando comenzó, hacia las 2:30 de la tarde.

EL TIEMPO conoció que los militares insisten en que solo hay evidencias de la posible responsabilidad de dos oficiales. Las investigaciones indican que al menos cuatro oficiales participaron en los montajes.

Durante el consejo se evaluaba si relevaban del cargo a los oficiales implicados o la posibilidad de concederles un periodo de vacaciones.

Pero las voces de rechazo no paraban. El defensor del Pueblo, Vólmar Pérez, dijo que lo ocurrido es “insólito” y le solicitó a los altos mandos adoptar medidas “ejemplarizantes” y “contundentes”.

Y en los pasillos del Ministerio de Defensa, donde está la sede del Ejército, desde el soldado raso hasta ex oficiales lamentaban el hecho. “Le da a uno vergüenza decir que es reservista”, comentó un coronel retirado.

“Es triste, sobre todo porque lo hacían para robarse una plata de recompensas”, sostuvo un sargento.

Por su parte, generales retirados como Juan Salcedo Lora pidió a la opinión pública esperar los resultados de las investigaciones. “La noticia es benéfica si los oficiales son responsables y son sancionados, pero si son inocentes, quedará un estigma”, dijo.

El general (r) Adolfo Clavijo Ardila propuso una revisión de procedimientos de incorporación, preparación y capacitación en esa fuerza, lo mismo que el control sobre los subalternos.

Pero en medio del rechazo general se escucharon voces de solidaridad con el Ejército.

Una de ellas del embajador William Wood: “Creo que la declaración de mi general Montoya sobre los acontecimientos recientes muestra una transparencia, un compromiso para investigar plenamente los hechos y una determinación para llegar a una conclusión definitiva y justa”.

SEIS ESCÁNDALOS EN UNO DE LOS PEORES AÑOS PARA EL EJÉRCITO .

22 de mayo. Se inicia investigación contra 15 militares del batallón de Alta Montaña por el homicidio agravado de 9 policías y un civil en Jamundí. El ex comandante del batallón, Bayron Carvajal, está recluido en Palmira.

Después de 21 años, se reabre el proceso por la toma del Palacio de Justicia. Serán llamados a declarar varios miembros de la Fuerza Pública, quienes habrían participado en la desaparición de personas que salieron con vida.

14 de agosto. Se abrió investigación por las presuntas irregularidades en un operativo del Gaula Atlántico del Ejército en Barranquilla, en el que murieron 6 personas que fueron presentadas como secuestradores.

31 de agosto. El Ejército retiró del servicio al cabo tercero Erick Gaviria Villegas, acusado de violar a una niña en noroccidente de Bogotá. La Fiscalía le dictó medida de aseguramiento sin beneficio de excarcelación.

30 de diciembre. Unidades de la Cuarta Brigada son investigadas por presuntas muertes fuera de combate en Antioquia. En varios casos, campesinos y hasta un ‘para’ reinsertado fueron presentados como guerrilleros.

25 de enero. Destituyen al general Reynaldo Castellanos debido al ocultamiento de los hechos ocurridos en el batallón Patriotas de Honda, donde fueron torturados 21 soldados por mandos de esa unidad militar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.