Secciones
Síguenos en:
LA MASTURBACIÓN EN LOS PREESCOLARES

LA MASTURBACIÓN EN LOS PREESCOLARES

Cuando Tatiana estaba en prekinder lo hacía de vez en cuando. En kinder, se encontró con una profesora muy rígida que censuraba de manera rotunda su maña . La maestra no soportaba que Tatiana se masturbara en clase y comenzó a rechazarla y a tratarla mal, generando mucha angustia en la niña. Lejos de dejar su comportamiento, la pequeña comenzó a repetirlo cada vez con mayor frecuencia. Cuando la situación se volvió inmanejable, la maestra divulgó el caso. Lo comentó con la directora del colegio, con los otros profesores y también con los padres de Tatiana. La posición de la profesora era radical: no puedo permitir que los otros niños se contagien con esa mala conducta, así que llévensela, pónganla en una terapia para que se cure y, si se cura, vuélvanla a traer .

La niña terminó en terapia, no por su sucia maña , sino porque el rechazo que sufrió en el colegio, sumado a los continuos reproches y castigos físicos de sus padres le generaron un verdadero conflicto. Dejó el juego, le cogió fobia al colegio, comenzó a alejarse de los niños de su edad y se volvió bastante retraída.

La masturbación es normal en los niños de esta edad, sin embargo, muchos adultos lo ven como algo terrible , una cosa sucia que un niño de esta edad no debería hacer .

La masturbación es la estimulación de los propios genitales para obtener placer y satisfacción. Los niños pueden masturbarse frotándose los genitales con la mano u otro objeto y se les observa aturdidos, ruborosos y absortos. La masturbación es algo más que la inspección normal de los genitales observada comúnmente en los niños de dos años de edad mientras se bañan. La frecuencia va desde varias veces al día o sólo una vez a la semana. Se presenta más comúnmente cuando el niño está largos períodos en casa solo, sin con quién conversar, soñoliento, aburrido, sin nada que hacer o entretenerse, viendo la televisión o bajo situaciones de estrés.

La masturbación ocasional es un comportamiento normal de muchos niños de edad preescolar. Hasta un 30 por ciento de los niños de este grupo de edad descubren la masturbación mientras exploran sus cuerpos y continúan masturbándose porque les causa placer. Otros niños encuentran las condiciones ambientales que les facilitan la masturbación frecuente, o porque están descontentos por algún motivo, reaccionando a un castigo o a la presión para que la masturbación cese por completo. No tiene causas médicas. La irritación en el área genital que produce dolor o prurito, no es causal de masturbación.

Una vez que su hijo o hija descubra la masturbación, rara vez abandonará la práctica totalmente. Es posible que no lo haga con tanta frecuencia si se resuelven las circunstancias asociadas de conflicto o insatisfacción. Para los cinco o seis años de edad, casi todos los niños pueden adquirir un poco de discreción y sólo lo harán en privado. En la pubertad, la masturbación se vuelve casi universal, en respuesta a los aumentos -normales- de las hormonas y al impulso sexual.

Hay que tener en cuenta que la masturbación no causa lesión o daño físico al cuerpo o a la mente. No es anormal ni excesiva, a menos que se haga premeditadamente en lugares públicos después de los cinco o seis años de edad. El practicarla no significa que será susceptible a excitarse sexualmente, promiscuo o desviado sexual. Sólo si los adultos reaccionan en forma exagerada ante la masturbación y la hacen aparecer como algo sucio o perverso, ésta le causará daño emocional, sentimientos de culpa y complejos sexuales.

* Médico especialista en pediatría. Autor del libro guía de control pediátrico Los primeros días .

Pistas para manejarla A. Tenga objetivos que se puedan alcanzar: Es imposible eliminarla completamente. Acepte que su hijo ha aprendido a practicarla y que le gusta. Lo único que usted puede hacer es controlar el lugar y la hora. Un objetivo razonable es permitirla solamente en su habitación y en el baño. Usted podría decirle a su hijo: Está bien que hagas eso en tu habitación cuando estés cansado . Si usted lo ignora, sin importar el lugar donde lo haga, su hijo pensará que puede hacerlo libremente en cualquier sitio.

B. Permítaselo a la hora de la siesta y de acostarse: Deje tranquilo a su hijo en estas ocasiones y no lo esté vigilando. No le prohiba que se acueste sobre el abdomen y no le pregunte si tiene las manos entre las piernas.

C. Distráigalo o disciplínelo: Trate primero de distraer a su hijo con un juguete o con alguna otra actividad. Si esto falla, explíquele a su hijo: Sé que te gusta, y está bien que lo hagas en tu cuarto o en el baño, pero no lo hagas en otro lugar de la casa o cuando estén presentes otras personas . Cuando los niños tienen cuatro o cinco años de edad, se vuelven sensibles a las opiniones de otras personas y entienden que sólo deberían masturbarse cuando están solos. A los niños más pequeños tal vez haya que enviarlos a su cuarto para que se masturben.

D. Comente el tema con el personal del jardín: Pídale a la maestra o a la persona encargada de cuidar a su hijo que responda la a masturbación de éste tratando primero de distraerlo. Si esto no da resultado, deberá llamar la atención del niño con comentarios tales como Ahora necesitamos que vengas con nosotros . En la escuela, la masturbación sólo debe ser tolerada a la hora de la siesta.

E. Aumente el contacto físico: Algunos niños se masturbarán menos si reciben abrazos y mimos adicionales durante el día. Trate de que su hijo tenga por lo menos una hora diaria de tiempo especial con usted, y asegúrese de hacerle manifestaciones físicas de afecto durante este período.

F. No se proponga lo imposible: El error más común que cometen los padres es tratar de eliminar la masturbación por completo. Esto termina en un conflicto en el que, inevitablemente, los padres pierden. Los niños no deben ser castigados físicamente por la masturbación, ni debe gritárseles o reprendérseles al respecto. No califique la masturbación como mala, sucia, perversa o pecaminosa, y no ate las manos de su hijo ni utilice otra clase de restricciones. Este comportamiento sólo produce resistencia y posiblemente inhibiciones sexuales posteriores.

CONSEJOS Solicite ayuda de un sicólogo o pediatra sí: -Su hijo sigue masturbándose cuando hay otras personas presentes.

- Usted sospecha que alguien le ha enseñado a su hijo a masturbarse.

- Su hijo trata de masturbar a otras personas.

- A usted le parece que su hijo está triste o hipoactivo (deprimido).

- Usted no puede aceptar ninguna masturbación en su hijo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.