GATT: RONDA EL PELIGRO

GATT: RONDA EL PELIGRO

A una semana de vencerse el plazo inicialmente acordado para que el Congreso norteamericano vote el proyecto de ley que ratifique el texto del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT), la Casa Blanca postergó el envío del proyecto de ley. El motivo de la demora es que el gobierno no ha terminado la negociación de las secciones agrícolas y de textiles con los legisladores, ya que ningún acuerdo se ha logrado respecto a la eliminación de los subsidios en el agro, como tampoco en lo referente a las normas sobre importación de textiles.

03 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Los puntos álgidos de la discusión tienen que ver con el recorte de gastos que supone la pérdida de ingresos por efectos de la desgravación arancelaria, y con el sacrificio que debe asumir el sector agrícola en términos de sus traslados presupuestales.

La iniciativa habla de un recorte de gastos de 12.000 millones de dólares que implica la desgravación, de los cuales 1.700 millones correrían por cuenta de la agricultura.

Sin embargo, los legisladores que representan en el Congreso a las regiones agrícolas, son partidarios de moficar el proyecto de ley del GATT en el sentido de que se mantengan por cinco años más los subsidios.

Y a su vez, los sectores de opinión no vinculados con la agricultura, se oponen a que el tratado de liberación comercial sea objeto de filtraciones que se enmarcarían por fuera de los avances logrados en la Ronda Uruguay.

En Europa Si bien es cierto que en Estados Unidos existen resistencias, el Viejo Continente no está exento de los mismos problemas.

Allí, más que una disputa entre sectores económicos, se presenta un conflicto jurisdiccional en el comercio de servicios y de propiedad industrial, ramas de actividad que por primera vez entrarían en el articulado del acuerdo.

A estas alturas no se sabe si la ratificación de las disposiciones establecidas sean de la competencia de la Unión Europea como un bloque integrado, o del arbitrio de sus países miembros individualmente considerados.

En otras palabras, existen dudas sobre el poder soberano al que le corresponde ratificar la Ronda Uruguay en los capítulos nuevos del acuerdo.\ Mañana, en la reunión que sostendrán los cancilleres de las naciones europeas, se ventilará este espinoso asunto.

Y si por Estados Unidos y Europa llueve, en otros lugares del mundo no escampa. De hecho, de los 117 países que integran el GATT, tan solo 26 han ratificado su articulado.

A la expectativa En el fondo, ninguno de los grandes bloques comerciales del mundo quiere ser el primero en dar el paso hacia la ratificación del acuerdo.\ Estados Unidos está atento a los movimientos de Europa y viceversa. Y mientras ellos no conviertan en legislación permanente el texto de la Ronda Uruguay, las otras potencias del intercambio mundial como Canadá y Japón no darán su brazo a torcer.

Sobre estas bases, la plena vigencia del postulado del libre intercambio dependerá de que alguna esquina del cuadrilátero del poder comercial mundial decida acojerse a la Ronda Uruguay del GATT.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.