BID APOYA EL PLAN SOCIAL

BID APOYA EL PLAN SOCIAL

A partir de enero de 1995, y por un período cercano a los tres años, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) empezará a desembolsar un crédito por 500 millones de dólares (alrededor de 400.000 millones de pesos) para la Red de Solidaridad Social, en un claro respaldo a la política social del actual Gobierno. El anuncio fue hecho ayer en Madrid por el director del Departamento Nacional de Planeación, José Antonio Ocampo.

03 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Este, junto con el ministro de Hacienda, Guillermo Perry, se reunió con el presidente de la entidad, el uruguayo Enrique Iglesias, en el marco de la asamblea anual que en esta ciudad realizan de manera conjunta el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Según Ocampo, el crédito, que se venía negociando desde hace varios meses, beneficiará a los colombianos más pobres -cerca de 12 millones de personas- con diferentes programas como los de nutrición infantil, madres lactantes, empleo rural y urbano, vivienda, saneamiento básico rural, recreación y becas, y otro para mujeres jefes de hogares pobres.

La Red de Solidaridad Social es una iniciativa gubernamental que busca disminuir la brecha entre ricos y pobres acentuada con los programas de ajuste de la economía colombiana aplicada con énfasis en la pasada administración de César Gaviria.

Aunque diferente en la parte institucional, según el director de Planeación, la Red se asemeja al Programa de Solidaridad puesto en práctica en Méjico durante el actual mandato de Carlos Salinas. Este programa fue dirigido por el malogrado Luis Donaldo Colosio como secretario (ministro) de Desarrollo Social de México, que lo potenció como candidato presidencial hasta su asesinato en marzo de este año.

El otro crédito del BID tratado en la reunión de Perry y Ocampo será para el Instituto Nacional de Adecuación de Tierras, Inat (antes Himat), por 150 millones de dólares, destinado básicamente a proyectos de irrigación de tierras, que empezará a desembolsarse a finales de 1994.

Créditos privados Enrique Iglesias anunció que el BID prestará dinero a inversionistas privados sin necesidad de garantía de la Nación. Ese tipo de financiación fue sugerida el sábado pasado por el ministro Perry al gerente del Banco Mundial, Lewis Preston, en vista de que los créditos de corto plazo, al que acceden inversionistas presentan dificultades. Además hacen que las tarifas que los usuarios pagan sean elevadas, como es el caso en la concesión de carreteras dada a particulares y que tienen peajes elevados.

Podemos hacer préstamos hasta por el 5,0 por ciento de nuestros recursos, unos 350 millones de dólares por año, para inversionistas privados, sin el aval de la Nación y con una participación por parte nuestra de hasta el 25 por ciento , anunció Iglesias.

Explicó que esta iniciativa busca potenciar la inversión privada en programas de infraestructura que es una de las necesidades no sólo de Colombia sino de América Latina, después de la llamada década pérdida , la de los ochenta, donde se destinaron pocos recursos con este fin, después de la crisis de la deuda externa que afectaó a la región.

Esa tendencia se revirtió y es así como en la región han entrado cerca de 100.000 millones anuales de dólares en la década de los noventa. Aunque este es básicamente capital especulativo, volátil o golondrina como se llama al capital que no se invierte productivamente.

Aumentar el ahorro Iglesias destacó, como ya lo hizo el Banco Mundial en su reciente informe, al presentar las perspectivas de la economía Latinoamericana, que se necesitan inversiones anuales hasta el año 2.000, de 60.000 millones de dólares para infraestructura, a fin de que la tasa de crecimiento alcance niveles del 6,5 por ciento prevista por las autoridades internacionales para que la pobreza disminuya.

Con el actual crecimiento del 3,4 por ciento de la región se mantendrían los actuales niveles de pobreza.

El presidente del BID dijo también que la región debe hacer un esfuerzo por aumentar el ahorro interno para poder contrarrestar las probables fugas de capital extranjero. El BM sostiene que en América Latina el ahorro interno alcanza el 20 por ciento y debe pasar al 30 por ciento. El nivel de ahorro interno en los países del sudeste asiático es del 34 por ciento.

Otra fuente de financiación a la que pueden acceder los países de América Latina es el Banco Europeo de Inversiones (BEI) con sede en Luxemburgo y que es el brazo financiero de la Unión Europea (UE) para América Latina, Africa y el este de Europa.

Según su gerente, Brian Unwin, en los próximos tres años prestará cerca de 1.000 millones de dólares y con América Latina ya se suscribió un acuerdo. Explicó ayer que ya se empiezan a hacer los primeros desembolsos de la región y se refirió a dos préstamos, uno para Perú y otro para Argentina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.