ES DE LA NACIÓN

Es en cierta manera explicable que cuando surgen imponderables riquezas como las de los yacimientos petroleros aparezcan también puntos de interés particulares para vincularse en alguna forma a su beneficio. Todo tiene que ajustarse a las disposiciones legales, sinembargo, y es bueno que en esa materia se despejen todos los motivos de duda que se intente hacer valer. Eso es precisamente lo que acaba de hacer la Corte Constitucional, al declarar en todos sus aspectos exequible la Ley 97 de 1993, llamada la Ley del Cusiana, según la cual -como lo ha ratificado la Corte- quienes pretendan el reconocimiento de títulos sobre subsuelos con yacimientos de petróleo solo serán reconocidos si cuentan con un título de propiedad adquirido y perfeccionado por un título específico de adjudicación o por una sentencia judicial definitiva.

02 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Esa es la consecuencia natural del hecho de que las reservas en esa materia son de propiedad de la Nación, y en este caso concreto los presuntos descubrimientos por particulares debieron haber sido hechos y comunicados antes del 22 de diciembre de 1969.

Se ha despejado de esta manera una incógnita que había suscitado no pocas expectativas y confusiones. Y han quedado a salvo, desde luego, los más que legítimos intereses de la Nación en esas materias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.