EL REGRESO DE LA PESTE

EL REGRESO DE LA PESTE

En la batalla de Crécy (1346) apareció en el teatro del encuentro un nuevo ejército, la artillería, las lombardas con sus esferas de piedra, que más que matar dejaban con la boca abierta a los ejércitos franceses que se enfrentaban contra Inglaterra en territorio galo. Dos años después, un arma terrible, esta vez de la propia naturaleza dejaba miles cadáveres en las calles de la Europa medieval.

02 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

En 1348, un navío genovés retornaba de sus incursiones mercantiles en Crimea. Confundiéndose con los otros cientos que iniciaban su travesía al corazón de las cruzadas en las costas del Medio Oriente. El barco atracó, al parecer, en Italia.

Además de los tapetes del Nagorno Karabaj, la nave llevaba en sus bodegas la cara misma de la muerte con guadaña. La peste negra.

El capitán se limitó a echar por la borda varias ratas que encontró muertas sobre el puente, sin saber que la pulgas de los roedores mantenían como inquilino el mortal bacilo de la peste negra, el mismo que hoy desata una plaga en la India.

Al cabo de tres años, la peste pulmonar destruyó un tercio de la población en el viejo continente. El contagio entonces era fulminante: bastaba tocar los vestidos de un enfermo...

Vivos dolores se sentían en el pecho, escribió Juan Cantacuzeno -Emperador de Constantinopla en esa época-, se escupía sangre, y el aliento era horriblemente fétido. La garganta y la lengua, quemadas por la excesiva fiebre, estaban negras y manchadas de sangre... en muchos casos, se cubría la piel de manchas lívidas... . El enfermo moría en tres días.

Un país enfermo Hoy, más de seiscientos años después, cuando la existencia de las plagas antiguas son suplantadas por la naturaleza en otras como el SIDA, la peste neumónica reaparece en la India, dejando hasta ahora más de 60 muertos.

Ya entre 1896 y 1936 el bacilo Pasteurella pestis había dejado cerca de 12 millones de indios muertos, y para 1948 un rebrote llevó a la piras funerarias al menos 23.191 muertos, y desde 1953 no se habían conocido nuevas infecciones.

Cerca de 1.500 casos han sido detectados en seis estados del país desde la semana pasada. Madia Pradesh, Bengala Occidental, Utar Pradesh, Orisa y Maharastra, que abarcan toda la parte del centro-norte se mantienen en alerta desde que en Surat, ciudad del estado occidental de Guyarat, se confirmaran las primeras infecciones.

El bacilo también se ha manifestado en la capital, Nueva Delhi ya reportó la primera víctima y Calcuta, esta última con alrededor de once millones de habitantes, reporta ya siete casos.

El dramatismo de la situación llegó a extremos cuando despachos internacionales anunciaron que el subdirector del Instituto Nacional de Enfermedades Contagiosas de la India, S.J. Rehman, se había fugado del hospital de Nueva Delhi donde fue ingresado con síntomas de peste neumonía. Rehman formó parte de un equipo que visitó Surat.

Ante las presiones históricas de los vecinos por su territorio, la India, con de 880 millones de habitantes, se ha visto obligada a encausar más del 17 por ciento de su presupuesto -cerca de 284,7 mil millones de dólares en 1991- en defensa.

Con el 51,2 por ciento de analfabetismo y una inflación del 8 por ciento, el desarrolló indio se ha centrado en la organización agrícola y las nuevas tecnologías.

El inquietante y fuerte Pakistán mantiene sus ojos puestos sobre la región de Cachemira.

Bután vive en tremendas tensiones internas que generaron un a masiva migración hacia Nepal: sus dos partidos políticos, el Nacional Democrático Butanés y el Partido del Pueblo Butanés se recriminan mutuamente las sangrías colectivas contra las minorías de origen nepalés.

Nepal, entre tanto, mira con recelo la decisión india de construir el complejo hidroeléctrico de Tanakpur en la frontera de los dos países, mientras el partido comunista nepalés critica el acuerdo binacional de compartir la producción energética.

Pero el vecino que más pone a pensar a la seguridad india es China, una potencia nuclear y con una historia expansionista. Los dos países mantienen sus reservas sobre la fronteras del Himalaya en la región de Cachemira.

Mientras tanto con el costo de la Europa Oriental y la llegada de nuevos pobladores provenientes del norte africano, el viejo continente no quiere conocer otra plaga.

Los contactos mercantiles con la India, así como los vuelos de pasajeros han sido restringidos.

La imagen de los grabados medievales ensombrecen los rostros de los gobiernos europeos, cuyos sistemas de asistencia social están sobre dimensionados por las migraciones.

Además, cuanto costaría fumigar a Europa...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.