BRASIL DA VUELTA A LA PÁGINA

BRASIL DA VUELTA A LA PÁGINA

Con la elección mañana de un nuevo Presidente termina para Brasil un periodo convulsionado de su historia política. Después de recibir una votación superior a los 30 millones, el expresidente Fernando Collor fue impugnado por el Congreso, tras una investigación en la que se descubrió un sofisticado esquema de corrupción orquestado bajo su comando.

02 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Desde septiembre de 1992 Brasil está en manos del entonces vicepresidente Itamar Franco, un hombre reservado con fama de honesto y temperamento variable, que sólo en los últimos meses consiguió darle a la población la sensación de estabilidad que suplica desde hace años.

Brasil tiene unas ganas enormes de estrenar Presidente , es la teoría del politólogo Bolívar Lamounier. Y no es para menos. Muchos no recordarán que en 1984, en las primeras elecciones directas después de la dictadura militar, Tancredo Neves fue elegido presidente. Nunca se posesionó porque murió 38 días después obligando al vicepresidente, José Sarney, a asumir el cargo.

Diez años completa Brasil gobernado por sus vicepresidentes. No es gratuito, por lo tanto, que en esta campaña las credenciales de los vices hayan sido examinadas casi con más rigor que las de los titulares.

Estrategias de Gobierno Brasil da vuelta a la página con la sensación de que el primer capítulo de la nueva historia fue escrito en los últimos meses de este gobierno. El plan económico implementado a partir de agosto creó las condiciones de estabilidad que pueden hacer posible cumplir con objetivos que ya son inaplazables.

Lo más importante será introducir la reforma fiscal en la Constitución , opina Lamounier. Eso significa hacer que los gobiernos locales que ahora tienen grandes recursos, tengan complemento esencial del ajuste que se está aplicando y sin ella la inflación no demorará en volverse a disparar.

El columnista Janio de Freitas tiene un enfoque menos económico: en lo político, hay que hacer un gran esfuerzo para perfeccionar las instituciones como la justicia y los partidos políticos .

Hacia dónde va a avanzar Brasil es algo que dependerá de quien resulte electo mañana. Si bien los candidatos tienen propuestas comunes, todos los analistas coinciden en que sus gestiones serían muy distintas.

Desafíos Fernando Henrique Cardoso intentará continuar lo que empezó cuando era Ministro de Hacienda de esta administración. Además de mantener la estabilidad, impulsará las privatizaciones y atraerá la inversión extranjera.

Brasil no es un país subdesarrollado. Es un país injusto , sostiene el social-demócrata para justificar su interés en fortalecer los ministerios del área social, salud, educación y agricultura.

Es el gran desafío de Brasil y no cabe duda , coincide el periodista de Freitas, pero no tengo señales de que esa sea la principal preocupación de las fuerzas políticas que apoyan al candidato de la social-democracia .

El tema social, en cambio, se lo apropió desde la campaña de 1989 el candidato de la izquierda, Luiz Inacio Lula da Silva. Es el eje central de su discurso y hacia él dirigirá sus esfuerzos si resulta electo. El gran interrogante es el modelo de desarrollo que aplicaría para obtener los recursos necesarios para su revolución social .

Resulta claro, entonces, que mientras para Cardoso la inflación es claramente el dragón que se debe combatir, para el dirigente del PT el tema monetario es menos urgente que los aumentos salariales y el mejoramiento del nivel de vida de los más pobres.

La consecución de las metas de los candidatos, cualquiera de los dos sea el triunfador, implicará también unas negociaciones políticas que por ahora sólo generan incertidumbre.

Si habrá un esquema de gobierno de oposición o un co-gobierno, es algo que está por definirse. Las opiniones abundan, pero es bueno mencionar la del historiador mexicano Jorge Castañeda, quien visitó recientemente Brasil. Para él, sea cual sea el candidato ganador y su programa a cumplir, Brasil sólo podrá avanzar si cuenta con todas las fuerzas políticas y sociales.

Los problemas son tan amplios y las sociedades tan fragmentadas que será prácticamente imposible avanzar realmente sin grandes coaliciones , predice.

Fernando Henrique Cardoso Cardoso, de 63 años, es Sociólogo de la Universidad de Sao Paulo y fundador del Partido Social Demócrata (PSDB) en 1988. Ocupó la cartera de Relaciones Exteriores entre 1992 y 1993. Asimismo, fue ministro de Hacienda este año hasta lanzar su candidatura con el apoyo de la alianza entre PSDB, Partido Social Demócrata y el PFL, Partido del Frente Liberal.

El candidato PSDB, empezó con 19 puntos en las primeras encuestas y llega a las elecciones con 46.

Reconocido intelectual y autor de la Teoría de la Dependencia -extendida y adoptada el Latinoamérica en los años setenta y ochenta-, Cardoso se anotó el gol de su vida al diseñar el Plan Real, el programa económico que empezó a ser aplicado en agosto y que ha mantenido la inflación en el nivel más bajo que se ha registrado en los últimos años.

Muchos lo admiran por sus condiciones intelectuales y profesionales. Otros, por su compromiso con el proyecto anti-inflacionario en momentos en que la administración parecía sumida en un mar de desidia y desorientación.

Sus adversarios, por el contrario, lo ven como un hombre ambicioso capaz de aliarse con los peores caciques de la política brasileña.

Inteligente y sagaz, tendrá que encontrar la manera de gobernar con sus aliados electorales, los caciques del Nordeste, responsables por la pobreza y el atraso de una buena parte del territorio brasileño.

Resolver la crisis social del país, o al menos revertir su tendencia decadente, es su propósito de largo plazo. Para el extranjero mediante la privatización de grandes obras de infraestructura y producir una agresiva apertura de la economía.

Yo soy de izquierda Yo no fui escogido por el conservatismo. Como el conservadurismo no tiene candidato, vota por mi .

El clientelismo en Brasil hoy es un fenómeno marginal, aunque la prensa haga de él un fenómeno importante .

La intelectualidad brasileña no ha pasado en limpio lo que pasó en el mundo. No vieron todavía ni las consecuencias del 68 en Francia .

La izquierda viable soy yo. Ellos (el PT) se convirtieron en una izquierda utópica que es regresiva .

Necesitamos empezar a entender que la derecha conservadora no es antidemocrática .

En el PT ganaron los chiitas. Creen que nosotros (los social-demócratas) somos social-traidores .

Luiz Ignacio Lula da Silva Lula da Silva, de 48 años, estudió un curso de tornero mecánico, oficio que lo llevó en 1975 a ser presidente del Sindicato de los Trabajadores Metalúrgicos hasta 1980.

Asimismo, Lula fundó el Partido de los Trabajadores mediante el cual llegó a ser diputado Federal en 1986. Segundo en la elección presidencial de 1989, con más de 31 millones de voto, representando al partido Frente Brasil Popular , alianza de seis partidos de izquierda, el más importante de los cuales es el de los trabajadores.

Nunca antes un personaje de extracción tan popular había disputado la Presidencia de Brasil.

Lula es hábil, buen orador y carismático. Domina con propiedad casi todos los temas del país, pero su discurso evidentemente socialista le da un toque anacrónico que la población, de acuerdo con las encuestas, parece rechazar.

Poco amigo de las privatizaciones, sus vínculos sindicales lo amarran a la enorme burocracia estatal que mantiene al Estado en permanente déficit fiscal.

Sus oponentes y grupos poderosos como los empresarios de Sao Paulo se temen un posible triunfo de Lula.

Partidario de la simplificación tributaria para mejorar la recaudación, sostiene que la ampliación de la infraestructura es prioritaria para aumentar el empleo y mejorar las condiciones de vida de la población.

Ni un solo niño fuera de la escuela , acostumbra decir en sus manifestaciones, así como recordar cuando era chiquito, andaba descalzo y se alimentaba de harina al igual que toda su familia.

A los pobres nos gusta vivir bien Soy víctima del prejuicio en este país desde hace 12 años .

A los pobres también nos gusta ganar bien, vivir bien y comer bien .

Me gustaría ser doctor, pero para gobernar este país no se necesita un doctorado en economía sino un doctorado en sensibilidad .

En Brasil la mujer todavía es tratada como objeto de cama y mesa .

Cardoso es el regreso de los que nunca se fueron. La misma élite que es responsable por la segregación de la sociedad brasileña .

Yo no soy ningún rabioso. Soy un ser humano con sensibilidad .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.