PALOMO VESTIDO DE DIABLO

PALOMO VESTIDO DE DIABLO

En medio de su timidez, es figura. No es el tema de su personalidad. Lo que cuenta es su aparición allá, en el área de los enemigos. Poco habla, poco expresa, y no le importa. Una forma de ser que en Colombia a veces no se entiende. Pero con los murmullos, es capaz de producir notas. Simplemente, porque es un personaje. Y así lo describe El Grafico:

02 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

El jueves -imborrable, apoteósico y carnavalesco jueves de 4-0- lo encontró como actor principal de la Noche de Brujas. Esas noches que para los hinchas de Independiente tienen un gustito especial... Partido de Copa, día de semana, tribunas llenas, jugarse a todo o nada para seguir en carrera... Esas noches en las que los hombres que se enfundan en la camiseta roja parecen poseídos vaya uno saber por qué inexplicable espíritu. Y él, Albeiro Usuriaga, dejó a todos perplejos. No sólo por su gol, el segundo, que clasificaba a su equipo ante el pálido Santos y lo acercaba un escalón más al ansiado objetivo que es la hasta ahora esquiva Supercopa. Sino porque jugó como los dioses: picando, corriendo, demoliendo rivales con su zancada feroz fue el demonio rojo ; amagando, gambeteando y llenando la cancha de sutilezas fue el de moño rojo . Lujoso, pintoresco, el hombre de la fiesta.

-Sí, creo que estamos para grandes cosas y esperamos seguir así. Mi única duda es el cansancio que se empieza a sentir con el correr de los partidos.

Y el gol? Cada vez convertís más seguido.

Es cierto. El jueves me acordé de aquel partido en la Bombonera cuando me enfrenté a Navarro Montoya, lo eludí y el tiro pegó en el palo. Esta vez tuve más suerte. entró justito. Pero siempre miro al arco: creo que una de mis virtudes es alzar siempre la cara.

Es cierto, en la cancha siempre alza la cara. Pero fuera de ella, en la charla íntima, esa que busca conocer al personaje, la cosa es bastante distinta. Respuestas cortas, ojos que no miran más que al horizonte y gestos que se confunden entre el fastidio y una personalidad bastante particular.

Qué pasó durante el receso del campeonato pasado? Desde que volviste, no te para nadie...

-Sí, quizás fue el tiempo necesario para adaptarme y acostumbrarme al fútbol argentino. Igual, acá siempre corearon mi nombre desde el debut contra River. Es algo que me emociona, claro. En Colombia, ya me han gritado Usu, Usu . Pero aquí lo hacen mucho más, porque va más gente a la cancha. En esas semanas del receso, durante el Mundial, me fui con mi mujer Eliana a mi país, a la isla San Andrés y pude descansar bien. Quizás ese reposo me haya servido.

-Bueno, pero habrás visto el Mundial, qué te pareció el nivel? -No sé, no vi ningún partido.

- Ningún partido? No llegaba la televisión a la isla? -No, no me gusta mirar los partidos por la televisión.

-Pero a la Selección Colombia la habrás visto...

-No digo que no. A mí el fútbol me gusta jugarlo, lo más lindo es estar dentro de la cancha.

-Pero vos tuviste algún problema con Maturana, no? quizás...

- Ja! Mira si no voy a ver la Selección porque tengo un problema con Maturana.

- Por qué te parece que fracasó Colombia? -No sé, ya te dije que no vi ningún partido, no puedo saber lo que pasó.

- Y cómo te fue a vos en la selección? -Bien, yo estoy muy conforme. Participé en las eliminatorias para el Mundial 90 y convertí el gol decisivo en el repechaje contra Israel, cuando ganamos 1- 0. Luego hice una buena Copa América en el 91, y allí terminó mi campaña con la Selección.

-Volvamos a Independiente. Ya te sentís totalmente adaptado? -En lo futbolístico creo que todavía me faltan algunas cosas, como meter más ritmo durante todo el partido. En el resto, no. Además, cuando todo sale bien, uno no extraña. El cariño de los hinchas, los jugadores, los dirigentes y el cuerpo técnico hacen que me sienta muy bien. En Colombia, también tenía carisma con la gente, quizás el físico y la altura ayuden un poco para eso.

- Te sorprendió el fútbol argentino? -No. quién no conoce el fútbol argentino? No, no me sorprendió.

-Pero, qué fue lo que más te gustó? -Las ganas que ponen todos y que los equipos nunca se entreguen. Además, aquí la gente le pone velocidad al juego. Lo que menos me gusta es la marca hostigante.

-Y de tus compañeros, quiénes te sorprendieron? -Muchos. Independiente tiene jugadores muy jóvenes que están buscando pista para una selección, ustedes los conocen. Eso sí, Gustavo López me parece lo más opcionado (sic) para remplazar a Maradona.

Este es Albeiro Usuriaga, 28 años, colombiano de Cali. El hombre que jugaba al básquetbol y un día, ya con 18, se le dio por el fútbol porque un amigo tenía un contacto en el América. El personaje que se esconde en las frases cortas y las pulseras multicolores. El que no vio el mundial. El futbolista que la rompe y hace goles. El Palomo que ya empezó a volar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.