SIN COMPETENCIA, TELECOM SE MUERE

SIN COMPETENCIA, TELECOM SE MUERE

La apertura a la competencia es la única salida para modernizar las telecomunicaciones del país e impedir que Telecom se hunda entre la ineficiencia y los elevados costos laborales y de las tarifas. Así lo manifestó ayer el ministro de Comunicaciones, William Jaramillo Gómez, quien aseguró que hubo malas interpretaciones sobre el acuerdo que puso fin al paro de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Telecom), firmado en abril pasado.

08 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

El funcionario intervino en un desayuno organizado por la Asociación Nacional de Anunciantes (Anda) y además de insistir en el rezago del sector, se refirió al proyecto de ley sobre televisión que el Gobierno presentará la semana entrante al Congreso.

Jaramillo aseguró que Telecom, igual que las otras empresas telefónicas del país, tiene que someterse a las regulaciones del Ministerio y que en las conversaciones con los sindicatos les ha dicho claramente que ese papel no es negociable.

El compromiso entre el Gobierno, la empresa y los trabajadores fue buscar una alternativa de gestión especial que excluyera la enajenación de Telecom, pero en ningún caso el Ministerio se puede escapar de cumplir el compromiso Constitucional de permitir competencia en los servicios públicos , dijo.

Agregó que no se puede seguir cabalgando sobre la base de que como Telecom es una empresa bandera del país puede seguir siendo ineficiente .

Jaramillo insistió en el rezago de las telecomunicaciones en Colombia con respecto de otros países y en que si no se introducen modificaciones al sistema actual, la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Telecom) se convertirá en otros Ferrocarriles Nacionales de Colombia.

Dijo que para el año 2000, inclusive si las tarifas de larga distancia siguen reajustándose como hasta ahora, la empresa no será capaz de cubrir sus gastos operacionales y en 1995 el número de pensionados será mayor que el de trabajadores activos.

Según el funcionario, uno de los puntos más críticos es el de las tarifas pues mientras en el mundo tienden a bajar, en Colombia se mantienen en los mismo niveles, razón por la cual ya hay empresas que prefieren que sus matrices llamen desde el exterior porque resulta más barato.

Sostuvo que por eso es necesario bajar los costos operacionales para reducir las tarifas porque de lo contrario Telecom perderá su mercado.

Asimismo, consideró prioritario expedir una reglamentación flexible en materia de telecomunicaciones, con el fin de que la nueva y veloz tecnología pueda adaptarse a ella.

Se detuvo en la universalización del servicio y reiteró lo dicho por sus antecesores en el sentido de que aunque Colombia no es el país con más baja densidad telefónica en América Latina, existen grandes desproporciones: mientras Medellín o Bogotá tienen más de veinte líneas por cada 100 habitantes en las zonas rurales la cobertura es inferior a una línea por el mismo número de personas.

Adicionalmente, Telecom tiene que someterse a las rigideces del Decreto 222 de 1983 lo cual, según el funcionario, hace que un proyecto tarde en diseñarse y ejecutarse un promedio de cuatro años y dos meses y no puede disponer de la totalidad de sus utilidades pues debe hacer transferencias a la Tesorería General de la Nación.

El Ministro aseguró que se comprometió con los sindicalistas a modificar estas restricciones en el proyecto de ley de gestión para Telecom que deberá llevarse al Congreso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.