SABOR AGRIDULCE PARA LOS COLOMBIANOS

SABOR AGRIDULCE PARA LOS COLOMBIANOS

Si uno quisiera hacer un panorama simplemente táctico de lo que puede ser la gran final de la Copa Barber Saab de automovilismo este sábado, debería decir que los resultados de las pruebas de clasificación fueron más que buenos para Diego Guzman y relativamente frustrantes para Juan Pablo Montoya. Preocupantes para Mark Hotchkis y desastrosos para Andy Boss, los cuatro candidatos para el título del torneo.

01 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

En efecto, los colombianos se clasificaron tercero y quinto respectivamente en la parrilla de salida, siendo superados por Jerry Nadeau, cuyos cronometrajes parecen fuera del alcance del común de sus rivales, y por Geoff Boss, a una diferencia centesimal.

Pero el camino no está exento de duras dificultades, pues en la segunda sesión, el americano Mark Hotchkis sacó una dosis de temeridad y riesgo adicional para mejorar sustancialmente sus tiempos e intercalarse entre nuestros dos representantes, que lo habían logrado mantener a raya en la clasificación de la mañana. Pero será difícil para él mantener ese ritmo sin cometer errores, como los que se le vieron ayer con un par de trompos y algunos contactos con este desértico paisaje.

En cambio, Andy Boss pasó menos que discretamente en la mitad de la grilla, donde parece resignar su remota opción.

Así las cosas, la Lotería de Phoenix cuyo premio seco juega mañana a las 2:15 p.m. hora local (4:15 pm. de Colombia), en una ruleta que girará durante treinta tensos minutos, sigue siendo tan impredecible como antes de arrancar estos preliminares y de atrevido acierto cuando de deportes mecánicos se trata. Pero, al menos, ya se puede hacer un panorama de pronósticos y conjeturas sobre lo que puede ser la carrera.

Si se mira el asunto pragmaticamente, el hecho de que Jerry Nadeau haya logrado el pole position y esté girando en unos tiempos tan evidentemente superiores a los demás, es un alivio. Primero, porque el punto que daba el pole no se fue a manos de Hotchkis, para quien la unidad era de capital importancia en la contabilidad. Segundo, porque Nadeau tiene una superioridad tal, que no parece haber quien le dispute la prueba si toda se desarrolla normalmente. Esto le complica el descuento a Hotchkis, dado que entre el primero y el segundo hay una diferencia de cinco puntos en la adjudicación y eso apretaría muchisimo el trabajo de Montoya y Guzman.

Otra cosa hay favorable en la grilla es el segundo lugar de Geoff Boss, quien está fuera de opción por el titulo, pero que, al intercalarse se tomaría puntos que Hotchkis necesita.

Total, mientras los carros colombianos estaban rindiendo algo modestamente, los dividendos fueron a manos de terceros que no inciden en esta contienda donde el resultado de la prueba pasa discretamente junto al juego por el título.

De todas maneras, luego de haber quedado Guzmán tercero y Montoya cuarto en la mañana, a Mark Hotchkis se le presentó un panorama en el cual juega a todo o nada y así manejo en ambas sesiones. En la primera, se adornó con un buen trompo y un par de intimidades con este desértico paisaje. En la segunda, trabajo fortísimo en los primeros minutos y bajo sustancialmente, desplazando a Montoya.

En el intermedio de la jornada, se encontraron algunas fallas en los carros de nuestros pilotos, tales como un escape de aire a presión en el sistema de alimentación del fórmula de Guzmán y de estabilidad en el de Montoya, quien, además, se ha quejado insistentemente por falta de potencia del motor, a tal punto que le ofrecieron cambiarle el auto, lo que el piloto no consideró prudente en estas alturas de la copa, al pasar a una máquina desconocida.

Y, según su diagnóstico, al final de los ensayos, encontró que el motor, en vez de mejorar, había empeorado y se quejó abiertamente sobre favoritismos de la organización hacia otros corredores.

A tal punto, que su combatividad se ha convertido en resignación, un rasgo pocas veces visto en su actitud deportiva. Tanto, que su tradicional agresividad estuvo centrada en los micrófonos de la radio colombiana, en los cuales culpo abiertamente a Rob Wilson de manipular los motores. Cosas explicables bajo el calor de estos exostos que llega a su clímax y al nerviosismo o frustración que pueden asediar a un espíritu joven que apenas despunta a estos fragores de la alta competencia.

En cambio, Guzmán parece haber adquirido la boleta de preferencia para este duelo y estará en el mejor asiento en la prueba, ya que una táctica conservadora y cautelosa, fuera de enredones y con sus rivales en la mira, sin dejarse tentar por sobrepasos atrevidos o situaciones que lo lleven a quebrar el ritmo, podría recoger una corona cuya conquista empezó hace tres años, durante los cuales ha luchado y superado muchos sinsabores, convertidos en dividendos de experiencia que esta cosechando.

Sin duda alguna, al cerrarse este prólogo, su posición es la más favorable y puede darse el lujo de correr detrás de sus rivales, dejándolos hacer el gasto y asumir los riesgos.

Y así transcurrió el día, en el cual el sol estuvo más brillante pero el clima más benigno.

La segunda sesión fue mas lenta que la primera porque la pista estuvo muy sucia y los motores se bajan un poco por razón del calor ambiente. No hubo percances de importancia y la cuenta regresiva siguió su lento descuento hacia la prueba de este sábado, cuando en solo treinta minutos se jugarán todas estas oportunidades, en algo que será como un capítulo relámpago de una larga película, en la cual todos deseamos un final feliz para el deporte colombiano. Que está cerca, mas cerca que ayer. Finalmente, se disipó en alguna dosis la tensión de esta antesala dramática, que convierte a los pilotos en un manojo de nervios, a sus acompañantes en círculos cerrados de donde salen sonrisas y saludos que fingen la cordial pero enorme rivalidad que los tiene convocados para la gran final de mañana.

Tiempos de la primera clasificatoria: Jerry Nadeau, 1.01,21; 2. Geoff Boss, 1.01,558; 3. Diego Guzmán, 1.01,593; 4. Mark Hotchkis, 1.01.595; 5. Juan Pablo Montoya, 1.01,654; 6. Luis Zervignon, 1.01,873; 7. Rick Pollock, 1.01,952; 8. Jaki Scheckter, 1.02,065; 9. Paul Evans, 1.02,145; 10. Will Pace. 1.02,263; 11. Divina Gallica, 1.02,272; 12. Andy Boss, 1.02,286; 13. David Alheim, 1.02,365; 14. Richard Brunt, 1.02,401; 15. Steven Sardell, 1.02,490; 16. Peter Mc Leod, 1.02,505; 17. Don Evans, 1.02,963; 18. Leandro La Rosa, 1.03,275; 19. Mark Fabianic, 1.03,751.

La pista mide 1,5 millas, equivalentes a 2.4 kilómetros y el promedio del mejor es de 141.28 kilometros por hora.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.