Secciones
Síguenos en:
DECOMISAN 3 TONELADAS DE COCAÍNA EN MIAMI

DECOMISAN 3 TONELADAS DE COCAÍNA EN MIAMI

Tres toneladas de cocaína fueron decomisadas y 49 personas detenidas en una operación encubierta de diversos servicios federales que ha durado cuatro años, anunció ayer la Oficina de Control de Drogas (DEA). En el último decomiso, practicado la semana pasada, se confiscó una tonelada de la droga y se detuvo al supuesto cabecilla de la banda, identificado por las autoridades como Luis Miguel Pérez, un distribuidor de mariscos que utilizaba el río de Miami para desplazar sus barcos hasta sus almacenes con la cocaína.

Esta organización dirigida por Pérez ha traído por lo menos 50 cargas de drogas , dijo en una conferencia de prensa el portavoz de la DEA en Miami, James Shedd, quien añadió que cada una era de 500 a 1.000 kilos.

Por su parte, el portavoz de la fiscalía, Peter Prieto, explicó que las detenciones, catorce de las cuales se practicaron en el decomiso de este mes, fueron posibles gracias a las infiltraciones que hubo en la banda.

Informantes de la DEA actuaban como si fueran capitanes de barcos y les ofrecían a los traficantes de narcóticos arreglarles los barcos y transportar la mercancía , dijo Prieto.

De acuerdo con la Fiscalía, Pérez actuaba con el apoyo de narcotraficantes colombianos, entre los cuales se filtró la información sobre la llegada del último cargamento a bordo del barco Achy Heart desde un punto situado entre Belice y Cozumel (México), dijo la DEA.

Pérez traía la droga a Miami y la ocultaba en su hacienda de la localidad de Miramar, al norte de la ciudad, donde mantenía un moderno centro de comunicaciones provisto de una red de teléfonos celulares que finalmente lo llevarían a la cárcel.

Agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y de la DEA intervinieron el teléfono celular y el fax con el que Pérez se comunicaba con sus contactos para coordinar el contrabando, dijeron las autoridades.

Un agente dijo que en una de las conversaciones interceptadas entre Pérez y un contacto colombiano no identificado, este último le recomendó que el fax era la mejor manera para que nos comuniquemos y no ocurran errores .

Agentes de esos servicios policiales abrieron un taller de reparaciones de botes en el astillero vecino al negocio de mariscos de Pérez, donde se ganaron su confianza hasta llegar a contratarlos.

Los narcotraficantes se reunían en la oficina de la operación encubierta para discutir el envío de cocaína desde Colombia a Estados Unidos , contó el fiscal federal Kendall Coffey.

Aunque la operación encubierta comenzó en 1990, las autoridades consideraron cada caso separadamente ante la Justicia a fin de seguir obteniendo valiosa información de inteligencia en el astillero, donde los miembros de la banda de contrabandistas se sentían cómodos y hablaban libremente de sus actividades ilícitas, según los agentes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.