EXPOSICIÓN INOLVIDABLE:

EXPOSICIÓN INOLVIDABLE:

El Banco de la República, institución modelo en el manejo permanente de la promoción de eventos culturales de todo género, tiene abierta, en la Casa de Exposiciones de la Luis Angel Arango, de Bogotá, una bellísima exhibición de obras escogidas del Museo de Arte de Sao Paulo Assis de Chateaubriand. Con un excelente criterio en el montaje, el jefe de artes plásticas de la Biblioteca, José Ignacio Roca, ha diseñado el espacio para la muestra teniendo en cuenta no sólo el inmenso valor y significado de cada una de las obras y la dimensión universal de los artistas, sino también la presencia del público como elemento que infunde vida al acontecimiento y posibilita la multiplicidad de sensaciones y de interpretaciones.

02 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Son cinco salas dispuestas para que el paseante disfrute de un auténtico viaje estético, espiritual. Da gusto, por ejemplo, observar los grupos de estudiantes perplejos ante un cuadro, la emoción de los visitantes solitarios absortos frente a una obra o silenciosos y plenos en medio del conjunto, las emociones ostensibles en todo tipo de espectadores en cuyos comentarios y ademanes es evidente la admiración.

Y no es para menos: desde la entrada, en la primera sala, encontramos la atmósfera que nos llevará desde finales del siglo XVIII hasta principios del siglo XX, de la mano de los grandes creadores europeos que mediante la pintura interpretaron y cambiaron el mundo, especialmente en tiempos finiseculares como los que hoy vivimos. Entre casi treinta indiscutibles maestros, sólo uno del Brasil: Benedito Calixto de Jesús. Por qué? No hay una respuesta, pero está claro que sirve de punto de enlace para que se haga un paralelo entre la historia y el arte tanto en Europa como en Brasil a través de los 200 años que abarca la muestra. Mientras los artistas del viejo mundo irradiaban influencias a los pintores americanos, Calixto de Jesús (1853-1927) se convierte en perfecto punto de comparación, por antagónico: es inmune a la influencia del arte europeo, ajeno a cualquier deseo de renovación, pues ya ha forjado su estilo personal y siempre le será fiel . Es, pues, la isla, el faro, el puente entre dos continentes, dos culturas y dos siglos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.