GABO EN ZIPA

GABO EN ZIPA

Muchos son los colombianos que se han deleitado escuchando o leyendo los más famosos discursos pronunciados por Gabriel García Márquez, entre otros el correspondiente al recibimiento del Nobel en 1982 y el del Palacio de Nariño en 1993 con motivo del homenaje a Alvaro Mutis. Pero muy pocos, el que tal vez fue el primero que pronunció. Hace 50 años, con motivo del acto de graduación de la promoción de bachilleres del Liceo Nacional de Zipaquirá, García Márquez fue el orador oficial. Se trata de una página inédita en la que ya se observa la vena del escritor. La celebración de estas bodas de oro por parte de quienes el 17 de noviembre de 1994 despidieron a García Márquez en los claustros del Liceo, es una ocasión propicia para compartir con los lectores pasajes del paso de nuestro escritor por dicho colegio.

02 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Era el Liceo Nacional el centro de estudios secundarios al cual llegaban estudiantes de los cuatro puntos cardinales de Colombia a terminar el bachillerato en calidad de becados. El motivo? Era la época en la cual estaba en marcha la nacionalización de los colegios de provincia, por lo cual en la mayoría únicamente había cuatro primeros años. Y como dato curioso, la gran mayoría de esos estudiantes éramos de la Costa Atlántica.

No eran las matemáticas, como tampoco la física ni la química, las materias que más llamaran la atención del estudiante llegado de Aracataca. La prueba de ello, el que mientras la mayoría se desvelaba preparando clases como la de trigonometría que dictaba el rector -llamado la Degollina , hermano del famoso pintor de la época Juan B. Ramos-, García Márquez se refugiaba en la pequeña biblioteca cuyo contenido leyó y releyó en más de una oportunidad; libro nuevo que por alguna circunstancia llegara era devorado por el joven estudiante.

Gran amistad Los sábados teníamos los liceístas el privilegio de escuchar una conferencia magistral que estaba a cargo del crítico de música Andrés Pardo Tovar. Terminada la charla, religiosamente se celebraba en una de las casas típicas zipaquireñas una gran tenida en la que además de Pardo Tovar y García Márquez participaba la anfitriona Cecilia González, conocida como La Manca y considerada como la más culta de la sociedad zipaquireña de esa época. Eran reuniones que se prolongaban hasta entrada la noche.

Fueron los años 40 los de la incursión de la música costeña hacia el interior del país. El porro y la cumbia eran los aires que enloquecían a los cachacos. Los domingos a partir de las 11 de la mañana la emisora La Voz de la Víctor de Bogotá transmitía La hora costeña . Como por arte de magia, descubrimos en Zipaquirá una familia que gustaba de esos aires y fue así como todos los domingos el ejército liceísta costeño, con García Márquez a la cabeza, se tomaba dicha residencia, que terminó conociéndose como La Perrata .

Y de la literatura qué? En medio del trajinar diario, García Márquez no descuidaba sus inclinaciones literarias y fue el motor para organizar el Centro Literario al que bautizó con el llamativo remoquete de Centro Literario de los 13 , pues éramos tan solo 12 los privilegiados llamados a sentarnos al lado del futuro hombre de letras.

Además de las charlas sobre temas literarios, el objetivo era publicar una revista. Luego de vencer muchas dificultades de tipo económico se logró financiar la publicación del primer número de Horizonte, cuya impresión se ordenó en un taller de Bogotá.

La puesta en circulación del primer número de Horizonte se esperaba con bombos y platillos en la población liceísta. Era el parto de algo que todos, desde luego con García Márquez como gran director, esperábamos ansiosos. Llegó el gran día, pero también el de la gran frustración. Coincidió con el apresamiento en Pasto del presidente Alfonso López. Al frente de la Alcaldía de Zipaquirá estaba el sargento Beltrán, a cuyas manos, no sabemos cómo, llegó uno de los ejemplares y de inmediato ordenó el decomiso e incineración de la edición. Así terminó el esfuerzo de muchos meses y lo que sin duda alguna ha sido la publicación de más corta vida en la historia de Gabriel García Márquez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.