COCINAS, LA RECETA DE LA TECNOLOGÍA

COCINAS, LA RECETA DE LA TECNOLOGÍA

Con una pizca de electrónica, dos gramos de diseño y unas gotas modernas de decoración se prepara la receta de las nuevas cocinas. Y fueron las amas de casa las encargadas, con sus sugerencias y necesidades, de transformar la fórmula.

01 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Los ingredientes son estufas, a las que solo les falta hablar; hornos de alta precisión, para que los alimentos no se carbonicen; neveras que se mimetizan en el ambiente; gavetas para conservar calientes los alimentos, y lavaplatos, en todas las formas y tamaños, con accesorios para los desperdicios.

Una vez los fabricantes hicieron la combinación le pusieron la temperatura que se requiere en los hogares.

Para las señoras, la cocina es la carta de presentación de la vivienda, el corazón del hogar, el ambiente ideal para las visitas íntimas y desde el cual disponen las cosas más importantes para el manejo de la casa.

Por eso hoy, los dos ingredientes principales son: la salsa de la comodidad y el guiso de la precisión.

En estos tiempo modernos la cocina toma vida de dos maneras. En una los cheff son los constructores, quienes contratan con una industria o un a empresa importadora diseños uniformes para cada una de las unidades de vivienda, como quien dice, el menú es el mismo para todos.

En ese caso, las amas de casa se limitan a la compra de electrodomésticos.\ El otro medio, que es el de más sabor y muy de moda, corresponde a las que compran para vestir su cocina o remodelarla.

Accesorios imaginativos Ahí la imaginación culinaria de las señoras, apoyada en revistas o películas, va a parar a manos del diseñador.

La receta no es fácil, ya que el secreto del sabor está en la adecuada combinación de los ingredientes.

De ahí resultan esas cocinas de ensueño. Tienen toda la electrónica y comodidad que ellas siempre soñaron.

Ahora es una realidad. Por una lado está la estufa programable en encendido y apagado, y que hace un control estricto de la temperatura.

Muy cerca, esta el horno que distribuyen el calor de manera perfecta por toda la caja de cocción; controla el tiempo y avisa cuando el plato está listo.

Empotrada en cualquierra de las paredes está la nevera, a la que se da el mismo acabado de los muros, también en su interior hay adelantos estilo siglo XXI.

Por su lado el lavaplatos, según el espacio puede tener las formas o tamaños que se desee, obviamente con los modernos trituradores de desperdicios.

Eso se puede acompañar con unos asadores, parrillas con láminas de teflón o freidores con cotrol de humo.

Así los tiempos del carbón de palo o de la leña se quedaron en el humeante pasado o reservado para las casas campestres donde el ambiente exige otro tipo de decoración.

Espacio y diseño Todo eso depende del espacio que se tenga en la nueva vivienda y de las tendencias de la moda, que en estos momentos está marcada por el color blanco en los gabinetes e incluso en los electrodomésticos, pero el contraste con mesones o estufas en porcelana o vidrio negro tiene un alto grado de aceptación.

En el mesón las opciones son más amplias están entre quienes prefieren preparar sus comidas sobre madera maciza, los que se inclinan por el acero inoxidable o la fórmica, que ofrece más posibilidades de forma y color.

Armar esa cocina, según los detalles puede estar entre los 15 o los 45 días, como postre la garantía, oscila entre los tres y los diez años, depende del distribuidor, la marca y del cheff.

Y como ningún detalle se quedó por fuera, ahora la elección para saber quién lava los platos la ganó para siempre el lavavajilla electrónico que limpia y seca: vasos, jarras, cubiertos, ollas, pocillos, tazas...

Así comer es más delicioso... hasta en la cocina.

Una gaveta aquí, otra allá Los gabinetes de hoy parecen una ruleta, y detrás de cada número hay una puerta al mundo de los utensilios.

Se pueden hacer todas las apuestas a los que tienen un cajón para cada utensilio, en dimensiones que van de pequeñas a gigantes, y con rieles que permiten un rápido y seguro desplazamiento tanto para abrir como para cerrar.

Los módulos tienen puertas plegables; consolas multiservicios; tablas de corte dentro de los cajones; celdas especiales para almacenar los cuchillos y cubierteros de todos los tamaños.

Por otra parte, en la esquinas, dispone de gavetas circulares para ollas pequeñas, biombos y hasta un armario para salsas y condimentos.

Los colores de estos conjuntos de gabinetes no son variados, se limitan al blanco, el negro y medra natural.

El diseño arquitectónico de interiores gana mucho con las posibilidades que ofrecen cocinas así, debido a que se juega con los espacios, con el volumen y la simetría.

Por eso la firma fabricante los promocionan asimilándolos a obras musicales.

Se compran por metros y algunos diseños exteriores pueden ser invento de las amas de casa.

La magia de la vitroceramica El fuego, el misterio que sirvió de inspiración para escribir novelas y preparar los mejores platos de la historia se fue a descansar en la memoria de los recetarios de la abuela.

La tecnología escribe su epitafio y cada vez lo aleja más de las cocinas convencionales.

La estufa del futuro está compuesta por una superficie en vidrio cerámico, totalmente plano y sin orificios, se conocen con el nombre de placas de cocción.

Debajo tiene tubos de luz halógena que son los encargados de producir el calor.

Manejan varios niveles de temperatura, y el que se selecciona en la perilla se produce de inmediato.

El mantenimiento es muy simple, basta con aplicar un líquido especial y limpiar con un trapo dos o tres veces por semana.

El vidrio sólo se calienta en una dirección por lo que no es peligroso colocar las manos en otra parte que no sean los quemadores.

Con el sistema los utensilio aseguran una vida más larga, y sobre todo abandonan ese color quemado que cuesta tanto retirar.

Hay varias referencias. Una hacen que se unan dos de los fogones para crear áreas de cocción más amplias; otras se expanden de acuerdo a los tamaños de las ollas.

el Horno ideal La alquimia de la tecnología logró la mezcla imposible: combinar el horno eléctrico de parrillas con el microondas, lo que permite una más amplia gama de preparaciones.

Viene en color blanco o negro y es programable. En su interior hay tres capas de porcelana que conservan mejor la temperatura.

Dispone de un ventilador interno que logra la distribución perfecta de la temperatura en la caja de cocción .

El vidrio exterior sufre un calentamiento tenue que no afecta el ambiente.

Trae un sistema de autolimpiado con alta temperatura.

Para conservarse en cajón La gaveta calentadora es como un baúl de recuerdos frescos.

Es una alternativa para guardar los alimentos y para que mantengan la temperatura mientras se sirven otros platos.

Con las salsas calientes opera de la misma forma.

En ese cofre culinario todo permance acabado de preparar.

Tiene dos tipos de graduaciones, una para alimentos crocantes, en donde las superficies no pierden la textura y otra en la que mantiene la humedad de las comidas o preparaciones que así lo requieran.

Se pude graduar hasta 210 grados Farenhei.

Viene en colores blanco, negro y en acero inoxidable.

Se empotra en las estanterías o gabinetes tradicionales, como si se tratara de una cajón más, pero la verda es que está al servicio de la buena mesa y de los que llegan tarde a comer.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.