Murió el único Nobel de literatura en árabe

Murió el único Nobel de literatura en árabe

El árabe, una de las lenguas más habladas del planeta, perdió ayer a su primer y único escritor galardonado con el Nobel de Literatura, el egipcio Naguib Mahfouz, que obtuvo el premio en 1988.

31 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Mahfouz era considerado una suerte de conciencia intelectual y moral de su país. Especialmente por su reconocido pacifismo. Sus posturas públicas –controvertidas por sectores ortodoxos– y la naturaleza crítica de sus novelas hicieron que en 1994 un militante islámico lo apuñalara acusándolo de blasfemia.

Sus libros describieron la idiosincrasia egipcia, especialmente de El Cairo antiguo. Tras recibir el Nobel, empezó a ser considerado el “padre de la prosa árabe”. Entre los argumentos que la Academia Sueca destacó al darle el galardón fue la valía de su obra, calificándola como “una demostración del arte árabe, que posee validez universal”.

El escritor murió a los 94 años en el hospital donde fue admitido hace más de un mes por una herida profunda en la cabeza, luego de sufrir una caída en la calle mientras caminaba por su natal Cairo. Circuló el rumor de que se encontraba en Estados Unidos siendo tratado, pero su familia lo desvirtuó.

Ayer, luego de largos procedimientos y varias cirugías, murió debido a una úlcera sangrante.

Mahfouz nació en El Cairo el 11 de diciembre de 1911. Era hijo de un comerciante y el menor de una familia de seis hermanos. Se graduó en filosofía en la Universidad de El Cairo a los 23 años, en un momento en el que muchos egipcios apenas podían tener una educación básica. Trabajó en la sección cultural del gobierno hasta que se jubiló, en 1971.

Su salud se vio fuertemente deteriorada luego del ataque recibido por el fundamentalista islámico, molesto por la forma en que Mahfouz describió a Dios en una de sus novelas.

Aunque sobrevivió, el atentado afectó los nervios de su mano derecha, limitando seriamente su capacidad de escribir. Pese a esto, se mantuvo activo y unas seis noches a la semana se reunía con sus amigos del círculo literario de El Cairo.

Su producción tampoco se detuvo, pues en los últimos años dictaba sus creaciones. En el 2005 publicó su última obra, El séptimo cielo, una colección de relatos sobre el más allá.

A través de 34 novelas, centenares de cuentos y ensayos, docenas de guiones cinematográficos y cinco obras de teatro, Mahfouz describió con asombroso realismo al hombre egipcio, que se debate entre la tradición y el mundo moderno. Con frecuencia sus novelas transcurren en escasas calles del Cairo islámico, un barrio de 1.000 años de antigüedad donde nació Mahfouz.

Su obra maestra es La trilogía de El Cairo. Las novelas Camino al palacio, El palacio del deseo y Calle de azúcar, que aparecieron en la década del cincuenta, detallan las aventuras de una familia de comerciantes musulmanes muy similar a la de Mahfouz.

Pero fue su novela de 1959 Hijos de nuestro barrio la que le trajo más problemas. Era una alegoría de una serie de profetas que, según el Islam, incluyen a Jesucristo y a Moisés, y culminan en el profeta Mahoma.

La novela apareció como folletín en un periódico egipcio en 1959. Pero causó tal escándalo que las autoridades religiosas egipcias prohibieron que fuera publicada como libro. La novela tuvo que ser publicada en Beirut. La controversia resucitó cuando el ayatolá Rujola Jomeini, de Irán, emitió un edicto ordenando el asesinato del escritor británico Salman Rushdie por su novela de 1989 Los versos satánicos. Entonces, en una acción similar el jeque egipcio Omar Abdel Rahman dijo que Mahfouz merecía ser asesinado por Hijos de nuestro barrio. Cinco años más tarde, e inspirado por ese pronunciamiento, un fundamentalista islámico intentó asesinar a Mahfouz. En cuanto a Omar Abdel Rahman, se halla detenido en Estados Unidos, tras ser condenado por estar involucrado en algunos de los atentados en Nueva York.

EL CINE Y LA LITERATURA, SUS PASIONES.

En el mundo de habla hispana Naguib Mahfouz tuvo un gran aliado en el cine mexicano pues dos de sus directores más importantes Arturo Ripstein y Jorge Fons vieron un gran paralelo entre las historias del egipcio y su país. El primero fue Ripstein quien en 1993 hizo ‘Principio y fin’ protagonizada por Ernesto Laguardia y Bruno Bichir, entre otros. En 1995 se hizo ‘El callejón de los milagros’, dirigida por Jorge Fons, quizás su película más conocida.

En el reparto se destacaba la diva Salma Hayek y, otra vez, Bruno Bichir.

Esta cinta recibió en España el premio Goya como la mejor película extranjera.

Esas fueron las versiones ‘occidentales’ de su trabajo. Sin embargo, en el mundo del cine egipcio y árabe, se hicieron 15 películas basadas en sus novelas o con guiones del propio Mahfouz. Entre ellas una versión de la vida del gran caudillo árabe Saladino. Esa película también fue un intento en contar la versión árabe de las cruzadas. Los críticos de cine consideran que Mahfouz está directamente ligado a la época dorada del cine de su país, pues gracias a sus historias, el cine egipcio desarrolló un tono neorrealista que significó una revolución. Otros filmes basados en sus obras son ‘Chased By The Dogs’ (1962), ‘Dead Among Living’ (1960, con Omar Sharif), ‘El Namrud’ (1956) y ‘Fools Alley’ (1950).

" Me opongo a Sadam y me opongo también a esta guerra. Generará una cantidad enorme de destrucción, no solo en Irak, sino en todo el mundo árabe. No la necesitamos”.

Naguib Mahfouz Premio Nobel de Literatura

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.