Nación, a pagar por crimen que la Policía no reconoci

Nación, a pagar por crimen que la Policía no reconoci

Decapitado y con las manos quemadas, las autoridades hallaron en el 2001 el cadáver de un hombre que presentaba, además, varios impactos de bala. Pese a esa estrategia de los homicidas para impedir la identificación, una cicatriz y una camisa hallada cerca de la fosa permitieron establecer que se trataba de Beidin Buitrago Giraldo. Era el mismo cultivador de tomates de Santuario (Risaralda) que el primero de agosto de ese año fue detenido por la Policía cuando participaba en una marcha contra el TLC.

31 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Después de cinco años, y sin que fuera posible localizar la cabeza de la víctima, el Estado fue declarado culpable de la muerte y condenado a pagar los perjuicios a la mamá y a los hermanos del campesino.

En un fallo de única instancia, el Tribunal Administrativo de Risaralda se establece la participación del capitán Hernán Alberto Devilleros. En contraste, la investigación disciplinaria contra los implicados, uno de los cuales fue asesinado, fue precluida (ver recuadro).

En los hechos de ese primero de agosto la Policía detuvo a 50 campesinos que participaban de un paro agrario en el municipio de La Virginia. Buitrago logró evadirse.

Pero fue perseguido y se refugió en una casa. Diversas personas vieron cuando fue sacado por policías y llevado en un carro de la institución.

Desde ese momento comenzaron las irregularidades con su detención. Fue llevado a la estación de La Virginia, pero su ingreso no fue registrado.

Cuando su familia y dirigentes del paro preguntaron por él, la Policía no dio razón.

“Al encontrarse privado de la libertad el ciudadano...las autoridades de la prisión le debían protección y seguridad en su integridad corporal y mental”, dice la providencia del Tribunal.

El proceso fue seguido por el Colectivo de Abogados ‘José Alvear Restrepo’ al considerar que se trató de una violación a los Derechos Humanos.

“Desde los primeros días denunciamos los atropellos contra los participantes en el paro. Se condena al Estado, pero el Estado somos todos, se debe castigar a quienes dieron las órdenes”, dice Aurelio Suárez, dirigente de Unidad Cafetera. Debido a amenazas, la familia de Beidin Buitrago dejó el municipio de Santuario.

CAPITÁN ESTUVO IMPLICADO CON ‘PARAS’.

Desde el inicio de la investigación, la Policía argumentó que el capitán Hernán Alberto Devilleros Baleta “actuaba en representación de las autodefensas o mal llamados ‘paramilitares’, escudándose en la Institución”.

De acuerdo con las investigaciones de estos hechos, el oficial intentó sobornar a los investigadores para evitar que se estableciera la identidad del campesino Beidin Buitrago.

Devilleros huyó el día que la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía procuraba su captura. Presuntamente se refugió en zonas que dominaban los paramilitares. Fue asesinado a comienzos del 2005 cuando en un vehículo se movilizaba por el centro de Pereira.

Con su muerte precluyó la investigación, pero el colectivo de abogados sigue el proceso penal contra otros cuatro policías involucrados.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.