NIÑOS QUE DEJAN A LA GENTE EN LA CALLE

NIÑOS QUE DEJAN A LA GENTE EN LA CALLE

La atracción de las calles, carreras y avenidas de la ciudad de Cali, cada día se torna más inquietante y peligrosa para los ciudadanos y extranjeros, por el acecho de los gamines. Este es el caso de las calles 13 y 15 donde en cualquier momento del día o de la noche, grupos de diez, quince y hasta treinta gamines asaltan de manera espectacular a los desprevenidos transeúntes. Los hechos se suscitan en cuestión de segundos. Mientras uno de estos individuos actúa en forma sigilosa despistando a la víctima, de pronto, su compañero toma bruscamente la cadena, los aretes, la cartera, el dinero, el paquete o los accesorios de su vehículo y comienza la veloz persecución; al final quién ganó el ladronzuelo que se llevó sus joyas, o usted que no lo persiguió en loca carrera y después de llevarse un gran susto, se detuvo a pensar que está en buenas condiciones? Porque la particularidad de estos individuos, es su manera de andar permanentemente armados de palos, picos de botellas, chuzos

02 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

Muchachos hombres y mujeres entre los diez y los dieciocho años de edad hacen parte de este ejército de malhechores , que sin pensarlo, son artífices de planes tácticoestratégicos de gran éxito en su intención de robar y triunfar en forma ilesa.

Pero, cuán sorprendidos resultan los pasajeros de un bus urbano, de un peatón o de un conductor de un automóvil, cuando a través de las ventanillas y en el momento menos esperado en cuestión de segundos es violentado por estos gamines.

La situación se vuelve más triste, cuando a eso de las nueve de la noche un obrero de construcción trabaje horas extras para mejorar su sustento familiar, y al recorrer varias cuadras se percate que un grupo de estos jóvenes lo sigue, hasta el punto en que el terror y las ansias de correr se unen, y verse impotente al ser golpeado a físico garrote.

También la historia se repite con los estudiantes que salen al medio día de las aulas y repentinamente se ven despojados del reloj, las zapatillas y los pocos pesos que habían reservado para el transporte. Este tipo de delincuencia que por un tiempo había disminuido en Cali hoy se muestra más crítico. Porque el ambiente de violencia juvenil se ha tomado las calles de la ciudad sin encontrar respuesta por parte de estamento oficial alguno.

Con toda seguridad, si los gamines se toman las calles del centro de Cali, muy pronto nosotros seremos víctimas del pánico y el terror generado por las acciones delictivas y violentas de estos menores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.