El colegio: una institución en crisis

El colegio: una institución en crisis

La educación formal impartida por colegios cada día atrae menos a los estudiantes. Estos no ven ninguna conexión entre lo que aprenden en las instituciones y la vida real. Esa fue una de las preocupantes conclusiones de un seminario internacional de educación realizado recientemente en Estados Unidos.

27 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

A lo anterior se suma el problema de tener educadores poco preparados en el uso de los computadores, que pretenden impartir conocimientos a estudiantes que son ‘maestros’ en la materia.

Esto deja a los profesores en una desventaja seria. Un desfase que les impide tener herramientas eficientes para acercarse a la realidad de sus alumnos.

Por otro lado está el uso continuado de estrategias y metodologías pasadas de moda. La clase magistral, la memorización de contenidos y los currículos obsoletos poco motivan y terminan por alejar aún más al alumno. Ellos reclaman a gritos una pedagogía más interactiva y afín a sus inquietudes no solo culturales sino emocionales.

Así mismo, los expertos en el tema han detectado una situación que pocos conocían hasta ahora. La educación formal parece favorecer más el aprendizaje en el cerebro femenino.

En primera instancia la educación hace más énfasis en lo verbal y lo auditivo, canales que tienen más desarrollados las niñas. Por el contrario, lo no verbal y la instrucción visual-motora, que son fortalezas de los muchachos, no prevalecen en el medio escolar.

Además, la mayoría de los docentes son mujeres y con ellas el niño tiene pocas probabilidades de tener buenos modelos masculinos para imitar.

Otro factor que impacta son los recreos cada vez más cortos. Los niños necesitan más tiempo que las niñas para ejercitar su cuerpo a través de juegos propios de su género. Por esta razón encontramos cada día más pequeños tildados de difíciles o con problemas escolares.

Este panorama se evidencia en una cifra aterradora. En Estados Unidos, el 49 por ciento de los estudiantes hombres afroamericanos terminan saliéndose del colegio y haciendo oficios mal pagos, si no acaban en la franca delincuencia.

Con este panorama es importante evaluar qué estamos haciendo en Colombia a la hora de enseñar. Vale la pena preguntarse ¿cómo hacemos para volver a enganchar a los alumnos?, ¿cómo comprometemos más a los padres?, ¿cuáles deben ser las prioridades?, ¿qué funciona y qué no sirve en este nuevo siglo? Hay que empezar por volcar nuestras miradas en estos estudiantes buscando conocer y entender no solo sus necesidades académicas, también las que tienen como seres humanos.

Capacitar a los maestros para que logren cautivar a estos pupilos es una tarea que hay que realizar.

Es primordial buscar nuevas maneras de enseñar y dar contenidos más a tono con la época.

La verdad es que las soluciones no son fáciles. Es un problema que nos involucra a todos y es hora de reflexionar sobre él seriamente.

Psicóloga annieacevedo@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.