El regreso de los enmascarados

El regreso de los enmascarados

Sagitario es un luchador enmascarado, rudo y mañoso. De aquellos les echan limón en los ojos a sus enemigos para molerlos a patadas mientras los aficionados les gritan… ¡sucio… cochino…! ¡Por qué no le pegas a tu … ! Pero cuando se quita la máscara, Sagitario se convierte en un apacible y dócil padre de familia. Compra algodón de azúcar en los parques y lleva a sus dos hijas a ver películas como Pollitos en fuga o Garfield. Y de noche, suaviza su voz para anunciar baladas y boleros en una emisora de Bogotá.

27 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Sobre el ring, este hombre se considera un digno heredero de las artimañas de su padre, Rasputín, un luchador mañoso de la época dorada de la lucha libre, en los años 70 y 80. Lo apodaban ‘rompehuesos’, porque le partió la clavícula a un rival durante un combate.

Sagitario, junto con El Cuervo, Dick Misterio y El Verdugo hacen parte de la nueva generación de luchadores bogotanos. Son quince, y a partir del 31 de agosto próximo, inician una temporada de ese deporte en el Coliseo El Campín.

Las veladas se realizarán todos los jueves a las 7 de la noche y tendrán un gran despliegue técnico, con pantalla gigante, luces y sonido “al estilo de los espectáculos que los aficionados están acostumbrados a ver por los canales de cable”, explica Ismael Ayala, uno de los promotores de la temporada de lucha libre.

Igual que Sagitario, algunos de estos enmascarados son descendientes de gladiadores de otras épocas. A ellos, los bogotanos los vieron perder sus máscaras y cabelleras, y luchar enjaulados y encadenados, o sin límite de tiempo, en el coliseo El Salitre o en la arena de la avenida Primero de Mayo.

La máscara de mi abuelito Algunos de los que ahora esconden su rostro detrás de un trapo, están familiarizados con la lucha libre casi desde que dejaron el tetero.

Dick Misterio, un joven luchador de los llamados ‘estilistas’, debido a sus acrobacias y limpieza en la pelea, es nieto del tenebroso Enterrador II, quien lo recogía de niño en Soacha y, junto con sus tías, lo llevaba religiosamente a las veladas de los sábados.

“Al principio no sabía que mi abuelo era luchador, hasta que un día lo vi arreglando la maleta, vi la máscara y le pregunté: ¿De quién es eso? ¿Es tuyo, cierto abuelito?”, recuerda Dick Misterio.

Entonces tenía 6 años. Luego supo que dos de sus tíos eran los temibles Ray Centella y Black Terror.

Dick Misterio está casado con una aficionada que se enamoró del enmascarado durante una velada.

Durante seis meses solo hablaban después de los combates. Al cabo de ese tiempo, él decidió quitarse la máscara para ella e invitarla a cine.

Ahora, ella lo acompaña a ‘El Madrugón’, un mercado de San Victorino, donde Dick Misterio vende blusas de lycra para hombres “de esas que se pegan al cuerpo”.

De día, ‘El Cuervo’ salva vidas El Cuervo, otro rudo de la camada, también tiene sangre de luchador. Es sobrino de El Siniestro, a quien, desde niño, veía usar sus trucos sucios contra el rival de turno.

Cuando no tiene su disfraz, El Cuervo es un coordinador de ambulancias en una EPS de Bogotá. Cumple un turno de 12 horas, de 7 de la noche a 7 de la mañana.

Su trabajo consiste en conseguir camas, exámenes y especialistas a más de cien personas, en promedio, durante la noche. “Es agotador, todos los casos son urgentes”, dice.

A El Cuervo le gusta ser rudo. “Uno tiene más facilidad para sacar ese estrés que guarda por el trabajo. El luchador técnico tiene que hacer todo bien, todo muy bonito. El rudo, no. Uno saca la tabla y les pega a los rivales, lanza la mesa, los asientos, patea, grita, insulta… y eso desestresa más”, dice.

Entre los nuevos luchadores bogotanos hay estudiantes de las universidades Nacional, Distrital y La Salle, un vendedor de publicidad y un cajero de banco, entre otros.

La mayoría de ellos proviene de barrios como las cruces, donde vive Nightman; San Cristóbal sur, donde tienen su hogar Orión, Tony Guerrero y Dick Misterio. O Suba, Tunal, Kennedy, Restrepo o Villa del Prado.

Los más conocidos de este grupo son Fishman, el más veterano, y los Gemelos Halcón, un par de estilistas, alumnos del legendario Rayo de Plata, y especialistas en saltos acrobáticos.

Todos ellos son amigos hasta que se ponen la máscara. Entonces, se reviven feroces rivalidades como la que mantienen el Gemelo Halcón I y Sagitario, quien quiere el desquite por la pérdida de la cabellera en un combate del festival de verano del 2005.

Otro que ha jurado vengarse es Nightman. Este estilista de traje azul y plata tiene la pelea cazada con el rudo Comando. Se tiran puños y patadas apenas se ven, incluso por fuera del ring.

Por esos antecedentes, los promotores aseguran que sus muchachos están dispuestos se jugarse, incluso, su máximo tesoro, la máscara, en encarnizados combates.

Quizá entonces, cuando Sagitario, Dick Misterio o El Cuervo pierdan alguna pelea, se conozca la identidad del hombre que vende blusas de lycra en San Victorino, del coordinador de ambulancias o del locutor nocturno de música romántica.

josnav@eltiempo.com.co.

CÓMO, CUÁNDO, DÓNDE Y CUÁNTO Lugar: Coliseo El Campín - Todos los jueves a las 7 p. m.

Bolería: en Tu Boleta o en las taquillas del coliseo (jueves) desde las 4 p.m.

Ring side: $ 23.000 Preferencia: $12.000 General: $8.000 Cómo llegar: Trasmilenio - Carrera 30 - Estación Coliseo.

A LOS 6 AÑOS ‘‘No sabía que mi abuelo era luchador, hasta que un día lo vi arreglando la maleta y le vi la máscara”, dice Dick Misterio, nieto del mañoso Enterrador II.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.