ASESINADO EL GUARDIÁN DE LA MACARENA

ASESINADO EL GUARDIÁN DE LA MACARENA

Después de dos horas de viaje por una de las trochas de la serranía de La Macarena (Meta) que conducen al caño Cristales, los visitantes empiezan a divisar un inmenso árbol que aparentemente no tiene nada del otro mundo. Allí vivía desde hace más diez años Melquisedec Fernández Molano, asesinado por tres pistoleros. Es el segundo crimen relacionado con los parques naturales de Colombia en menos de una semana. El miércoles pasado fue muerto a bala el director del parque Tayrona, Héctor Vargas Torres.

13 de septiembre 1994 , 12:00 a.m.

El nuevo homicidio ocurrió en la noche del sábado en la casa de Fernández, construida en el copo del árbol, en cuyo alrededor está construida una escalera en madera, en forma de bohío. Ese lugar está a diez minutos de Caño Cristales.

Los criminales preguntaron por el profesor Melco , como se le conocía en la región, y seguidamente lo atacaron en presencia de su familia. Fernández alcanzó a ser llevado por su esposa Sara y el hijo mayor al hospital del municipio de La Macarena, donde minutos después falleció.

Su muerte generó confusión entre los habitantes de la jurisdicción de La Macarena. Nadie sabe a ciencia cierta quiénes lo hicieron y qué grupo ordenó su ejecución. Existen rumores sobre la participación de colonos, y en especial de algunos explotadores de madera, que se habían visto acosados por la posición del ecólogo, en defensa de los recuros naturales. Tampoco se descarta la posibilidad de que haya sido la guerrilla.

La víctima, considerado el guardián de la sierra de La Macarena, durante una década y por cuenta propia se dedicó a la investigación y clasificación de las especies nativas de flora y fauna del parque, al punto de conocer la región como la palma de su mano .

Su cara era familiar para los habitantes de la zona y se hacía conocida para los millares de turistas, que dejaban su curiosidad en la sapiencia de Melco .

Su amor por la región era inocultable. Tanto, que a su hija menor, de sólo 8 meses de edad, la bautizó con el nombre de Cristal, en homenaje a uno de los más bellos fenómenos fluviales del mundo (Caño Cristales).\ Fernández estudió Bellas Artes en la Universidad Nacional y era hermano del corresponsal de El Espectador en Villavicencio, Jaime Fernández Molano. Vivió un tiempo en la capital del Meta, donde fueron reconocidas sus cualidades de pintor, las cuales venía desarrollando en la actualidad con los dibujos sobre cada una de las especies que encontraba en la serranía.

En La Macarena contribuyó permanentemente con la educación ambiental y la necesidad de preservar el ecosistema, explicando a los centenares de turistas sobre la importancia de reflexionar en torno al origen del parque natural.

En vista de que vivía en una zona alejada, los recursos que conseguía provenían de los servicios de guía que prestaba a los turistas. Su esposa hacía las veces de educadora de los hijos de las familias de la jurisdicción, a quienes dictaba clases en la casa construida en la copa del árbol. Melco murió sin cumplir su máximo sueño: que que el Gobierno Nacional fijara la mirada sobre la sierra y fomentara el turismo ecológico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.