TAMBIÉN LAS ACADEMIAS

TAMBIÉN LAS ACADEMIAS

Ya se ha hablado de la muy grave situación que afrontan los hospitales por la supresión de los aportes que recibían como entidades sin ánimo de lucro. Ya están a punto de no poder prestar sus servicios a la comunidad. Y ahora se ha sabido que no es menos angustiosa la de las diversas academias de la Lengua, de la Historia y otras varias por la misma circunstancia. Las dos primeras ya cerraron sus puertas. Durante varios meses no han podido cubrir sus asignaciones a sus dos o tres empleados. Como se trata, obviamente, de instituciones sin rentas propias, no pueden desempeñar función alguna sin las aportaciones oficiales, tanto a nivel nacional como regional.

03 de octubre 1992 , 12:00 a. m.

En un país que se precia de haber estructurado tradiciones culturales de relieve, y en una capital que todavía se ufana de haber sido considerada como la Atenas suramericana, la situación planteada en esa materia no solo es crítica sino vergonzosa, tanto más inexplicable cuanto que se ha originado en imprevisión inexcusable de los correspondientes organismos estatales.

Y más extravagantes aparecen estos episodios cuando nos preparamos a conmemorar el quinto centenario del descubrimiento y nuestros principales centros de cultura no van a poder abrir sus recintos para esa oportunidad. Algo debería hacer la administración, y con la urgencia indispensable, para corregir esa situación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.