Colombia dijo sí a vacas viejas y Bush envió TLC al Congreso

Colombia dijo sí a vacas viejas y Bush envió TLC al Congreso

En una carta de 138 palabras, el presidente de Estados Unidos notificó ayer, finalmente, al Congreso de su país de su intención de firmar un tratado de libre comercio (TLC) con Colombia, tras un pulso de meses en el que finalmente Colombia aceptó la importación de carne bovina de reses de más de 30 meses de edad.

25 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

La notificación de Bush al Congreso se hace dos años, nueve meses y seis días después de que su embajador comercial, Robert Zoellick, informó el 18 de noviembre del 2003 al mismo Congreso de iniciar negociaciones comerciales con Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Hasta último momento, el Gobierno aseguró que no iba a ceder en el tema de las vacas viejas. El ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, había señalado incluso que debía desligarse el tema de la carne y el tratado comercial en sí, y había señalado que no debía condicionarse la notificación por un asunto de carácter sanitario.

El propio sector privado, a través del presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, acompañó esta iniciativa del Gobierno, asegurando que era necesario mantener una posición firme frente al tema, pues de lo contrario, de aquí a la puesta en vigencia del tratado podrían salir nuevos reparos.

Sin embargo, ayer Villegas señaló que los nuevos argumentos aportados por Estados Unidos dan las garantías necesarias para que el consumo de esta carne no ofrezca riegos en la salud.

Durante una rueda de prensa de los ministros de Comercio, Jorge Humbrto Botero; Agricultura, Andrés Felipe Arias, y Protección Social, Diego Palacios, Arias dijo que aunque la posición hasta hace unas semanas era el restringir este tipo de carne, luego de conocer la evidencia científica aportada por los funcionarios estadounidenses se había aceptado la entrada de esa carne.

Según Estados Unidos, ese país cuenta con un sistema de vigilancia contra el mal de las ‘vacas locas’ que excede las normas internacionales, que se cumple con la prohibición de usar carne derivada de harinas de carne y huesos de rumiante para alimentar los bovinos, y que los procesos técnicos de desarrollan de manera segura de manera que no haya contaminación con cerebro, cráneo, ojos, ganglios, médula espinal o columna vertebral de bovinos de más de 30 meses.

El ministro de Protección Social, por su parte, señaló que a través del Invima su cartera estuvo al tanto de la negociación y abordaron el estudio de los argumentos expuestos por los funcionarios estadounidenses encontrando que el producto no presenta riegos.

Los funcionarios señalaron que en la negociación se mantuvo el principio de que la salud debe estar por encima de cualquier interés comercial.

El senador Jorge Enrique Robledo dijo que “si el gobierno de Uribe también se inclinó en este punto ante los gringos, se crea la posibilidad de un desastre sanitario”.

Ahora sigue cabildeo por el Atpdea.

El ministro de Comercio, Jorge Humberto Botero y el jefe negociador, Hernando José Gómez, encabezarán el cabildeo en los congresos de Colombia y Estados Unidos para lograr la aprobación del TLC.

Así lo confirmó ayer Botero, quien dijo que el Gobierno planea poner en marcha una estrategia para conseguir la extensión de las preferencias arancelarias concedidas por Estados Unidos bajo la Ley Atpdea, para un grupo importante de productos entre los que se destacan las confecciones y las flores.

Aunque reconoció que puede ser un proceso difícil, Botero señaló que este es un tema fundamental para sectores exportadores colombianos, pues es muy improbable que el TLC se apruebe este año.

De no lograrse la prórroga o ampliación de las preferencias de Atpdea, que vencen en diciembre de este año, el Gobierno optaría por pedir la retroactividad para que sean devueltos los impuestos que paguen los empresarios colombianos. Botero reconoció que esto implicaría un costo alto para los exportadores, razón por la cual el Gobierno estudia medidas de alivio.

Aunque aún es posible que el Congreso de Estados Unidos revise este mismo año el TLC con Colombia, depende en buena medida de los resultados de las elecciones del Congreso de ese país y de cómo quede conformado.

Lo más probable es que debate sea el año próximo.

ANÁLISIS SERGIO GÓMEZ MASERI CORRESPONSAL DE EL TIEMPO.

WASHINGTON Tras la notificación, ayer del Presidente de Estados Unidos al Congreso de su intención de entrar en un tratado de libre comercio (TLC) con Colombia, comienzan a correr 90 días –hasta el próximo 25 de noviembre– para que los congresistas revisen lo que se negoció y hagan sugerencias u objeciones.

Luego del 25 de noviembre comienzan a correr otros 90 días dentro de los cuales el Congreso estadounidense está obligado a votar a favor o en contra del TLC. Dado que el año fiscal de Estados Unidos termina el primero de octubre, solo podría ser considerado durante sesiones extraordinarias que se pueden extender hasta diciembre.

Para la fecha, no obstante, ya se conocerá el resultado de las elecciones de noviembre próximo, que determinarán la composición del Congreso para el año 2007. Si los demócratas recuperan el control de alguna de las cámaras, es probable que quieran postergar la votación del TLC para el primer semestre del año entrante cuando ya se haya posesionado el legislativo. Lo cual complica las cosas pues muchos demócratas no ven con buenos ojos los TLC dadas las presiones de los grupos sindicalistas, que conforman el grueso de su base electoral.

Si los republicanos retienen el control podrían empujar para que se considere durante las sesiones extraordinarias. Pero la agenda del Congreso, por ser año de elecciones, está de por sí saturada y mucha de la actividad pendiente –como la aprobación de los 13 presupuestos para financiar las operaciones del año 2007– sería resuelta durante ese mismo período lo cual hace poco probable que el TLC pueda ser considerado antes de que cierre el año.

El 31 de diciembre, paralelamente, expiran las Preferencias Arancelarias que Estados Unidos concede a Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia bajo el Atpdea, que permite el ingreso con cero arancel de miles de productos colombianos, entre ellos las flores.

Colombia quiere que se renueve Atpdea hasta que quede aprobado el TLC, que prevé libre comercio para estos mismos sectores. Estados Unidos, por el contrario, no quiere renovar Atpdea, lo que implica que los productos colombianos comenzarán a pagar arancel desde el primero de enero. En algunos casos de más del 50 por ciento.

En su defecto, Estados Unidos propone devolver el dinero que hayan podido perder los exportadores colombianos entre el primero de enero y la entrada en vigor del tratado. Pero como no hay garantías de que el acuerdo sea aprobado, el dinero y las preferencias se podrían perder para siempre.

SATISFECHO.

‘‘Me complace notificar al Congreso de mi intención de entrar en un acuerdo de libre comercio con la República de Colombia.” George Bush, presidente de Estados Unidos.

CARTA DE GEORGE BUSH PARA NOTIFICAR AL CONGRESO SOBRE EL TLC CON COLOMBIA.

“Agosto 24 2006 Apreciado Sr. Vocero (de la Cámara); Apreciado Sr. Presidente (del Senado) De acuerdo con la Sección 2105(a)(1)(A) de la Ley de Comercio de 2002 (Ley Pública 107-210) (la "Ley de Comercio"), me complace notificar al Congreso de mi intención de entrar en un acuerdo de libre comercio con la República de Colombia.

El Acuerdo de Promoción Comercial entre Estados Unidos y Colombia generará oportunidades de exportaciones para los finqueros, hacendados y empresas estadounidenses, ayudará a crear empleos en Estados Unidos, y ayudará a los consumidores estadounidenses a ahorrar dinero por cuanto les ofrecerá más alternativas para escoger. El acuerdo también beneficiará al pueblo de Colombia al darle oportunidades económicas y fortalecer la democracia.

En concordancia con la Ley de Comercio, estoy enviando esta notificación al menos 90 días antes de firmar el acuerdo. Mi Administración está ansiosa de trabajar con el Congreso en el desarrollo de una legislación apropiada para aprobar e instrumentar este acuerdo.

Atentamente, George W. Bush”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.