Secciones
Síguenos en:
EN BUSCA DE IMPARCIALIDAD

EN BUSCA DE IMPARCIALIDAD

Tres noticias se produjeron la semana pasada sobre Derechos Humanos: el tercer informe de la Procuraduría General de la Nación, las declaraciones del Ministro de Defensa en torno a los compromisos de las Fuerzas Armadas en esta materia y la presentación que hizo el Ejército de la tarjeta de normas sobre Derechos Humanos. El tratamiento dado por otros medios a estas noticias y el análisis de algunos de los principios y normas que rigen la actividad de los periodistas de EL TIEMPO, me conducen a expresar que el cubrimiento del periódico no fue el más acertado.

Veamos por qué: El miércoles 24 de agosto, bajo el título Compromiso a fondo con derechos humanos en F.A. , y el antetítulo Reitera el Ministro de la Defensa , el periódico publica en sus páginas primera y novena del primer cuadernillo noticias relacionadas con este tema. La información de la primera página, los cinco primeros párrafos y los cinco últimos de la información divulgada en la página novena se refieren a las declaraciones del Ministro en relación con los compromisos de la Fuerzas Armadas en materia de Derechos Humanos. El informe de la Procuraduría, que tiene más de 120 páginas, no es mencionado en el título ni en el antetítulo de la noticia, sólo en el sumario. La divulgación de su contenido se hace en más o menos una tercera parte del total del espacio destinado a la noticia.

Al día siguiente, miércoles 25 de agosto, bajo el título Hay críticas injustas a Fuerzas Militares y el antetítulo Contraataca el Comandante del Ejército , se da cuenta de la presentación que durante un acto protocolario hizo el Ejército de la tarjeta de normas sobre Derechos Humanos. Se informa también, de algunas declaraciones del Comandante del Ejército, una de las cuales es la afirmación de que en muchas ocasiones las críticas que se le hacen al Ejército son injustas .

En las noticias mencionadas, el periódico dio mayor importancia y despliegue a las declaraciones del Ministro y del Comandante del Ejército que al informe de la Procuraduría sobre Derechos Humanos, no obstante haber sido éste elaborado por un equipo de cinco funcionarios de alto nivel del Ministerio Público y contener gran cantidad de datos cuya trascendencia ha sido reconocida por varios medios de comunicación.

Por otra parte, nadie desconoce la importancia que tiene el título. En ocasiones es lo único que se lee de la noticia. De allí que las normas sobre su elaboración sean tan rigurosas. Según el nuevo Manual de Estilo de EL TIEMPO (aunque formalmente no está aún vigente por encontrarse en proceso de ajustes, sus normas en esencia repiten principios que rigen de tiempo atrás en el periódico) los titulares deben ser concretos, inequívocos y claros, y en ellos se evitarán las afirmaciones editoriales y se eliminarán los adjetivos calificativos valorativos ; se expresa además en el Manual que cuando un título incluya una opinión o una afirmación de alguien, la atribución debe consignarse dentro del mismo título y no en el antetítulo o en el sumario cuando los haya y que se puede sustituir la palabra de la atribución (dijo, expresó, afirmó) por dos puntos, seguidos del nombre de la persona a quien se atribuye la expresión .

Los títulos de las noticias analizadas: Compromiso a fondo con derechos humanos en F.A. y Hay críticas injustas a Fuerzas Militares , aparecen sin comillas en el periódico; además, a pesar de corresponder a declaraciones del Ministro de Defensa y del Comandante del Ejército, su atribución no se hizo en el título mismo sino en el antetítulo (frase que se coloca inmediatamente encima del título en letras más pequeñas) y en forma indirecta, no expresa. De esta manera, aparece el periódico tomando partido, en noticias de primera página, por uno de los protagonistas de los hechos: las Fuerzas Armadas.\ Frente a estas noticias, contaminadas de opinión, EL TIEMPO no tomó la distancia necesaria para informar de la manera más imparcial posible.

El periódico tiene espacios suficientes para la libre opinión y para orientar según su criterio a los lectores. Precisamente, en el más importante de ellos, el editorial, el 26 de agosto EL TIEMPO fijó en forma clara su posición en materia de Derechos Humanos y en relación con el Informe de la Procuraduría.

El Director y los Subdirectores del periódico expresaron a la Defensora del Lector la importancia que en la información tiene la imparcialidad y la conveniencia de no ahorrar ningún esfuerzo en su búsqueda, independientemente de la opinión que se tenga sobre los distintos temas que se debaten en el país El Editor General considera, en cambio, que frente a asuntos como el analizado el periódico no puede ser neutral ni indiferente en materia informativa. En su opinión, las Fuerzas Armadas son factor decisivo en la recuperación de la paz y solo mediante su acción se podrá acabar con la subversión. Expresó que EL TIEMPO no puede prestarse a la campaña orquestada contra las Fuerzas Militares, entre cuyos partícipes se encuentran algunos medios de comunicación y la Procuraduría.

Los lectores tienen la palabra.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.