Maná, entre dos extremos

Maná, entre dos extremos

“Decidí ser una manamaniatica de mente, alma y corazón, desde hace 14 años, porque es una agrupación que no solo se preocupa por hacer buena música, buenos videos, buenos show, sino que a través de sus canciones ellos quieren sembrar en su público y en los que no, un mensaje, una conciencia sobre lo que pasa en el mundo.

22 de agosto 2006 , 12:00 a. m.

Por eso, ya era justo que Maná regresara para contagiarnos con la mejor energía.

Encuentro que el nuevo disco Amar es combatir es un álbum variado, en donde la agrupación volvió a ese estilo inconfundible que los dio a conocer.

Escuché un grupo más maduro en toda la extensión de la palabra. Musicalmente siento evolución en sus letras y en sus videos.

Así veo cada una de las canciones -Manda una señal. Me fascinó. Es la historia del amar a alguien y el sentirse impotente porque esa persona no esta con uno. Es de esas canciones que queda codificada en mi mente, me recuerda a Huele a tristeza.

-Labios compartidos. Una letra fuerte. Se percibe el alma de Fher.

-Ojalá pueda borrarte. El drama de preguntarnos cómo hacemos para sacarnos a alguien de la cabeza. Es la tusa que en algún momento podemos tener.

-Arráncame el corazón. Es una canción que me recuerda sus inicios como Sombrero verde. Genial porque muestra que a pesar de su evolución el grupo mantiene su esencia.

-Bendita tu luz. La canción que hicieron con Juan Luis Guerra no es el típico dueto, la unión de ambas voces es impecable, resulto un susurro para mis oídos.

-El viaje. Una canción para bailar, con una letra divertida, cantada por su baterista que muestra sus raíces colombianas.

-El rey tiburón. El cha cha cha, una canción pegajosa, en donde muestran a un grupo mas creativo que nunca.

-Relex: Deliciosa, pegajosa, rumbera con una letra fresca y divertida.

*PRESIDENTA DE SEMILLAS DE MANÁ.

MÁS DE LOS MISMO.

“Estoy viviendo sin vivir, estoy viviendo sin poder morir”. Ese es uno de los estribillos de Manda una señal, la primera canción del nuevo disco de Maná.

La frase no es una genialidad, son versos de consumo exprés, es decir, que son perfectos para una canción pop, ideales para un compacto de los autores de ‘Rayando el sol’.

El cuarteto mexicano es el más exitoso del rock español y por eso todos sus lanzamientos son acontecimiento en el mundo del ‘show bussines’. Aunque no se puede decir que sea lo mismo para la música en general.

Lo nuevo de Maná no tiene sorpresas y eso lo agradece su público.

Su influencia reguetonera se ve atenuada, en beneficio de un sonido más salsero, muy en la onda de las cosas que hicieron con Carlos Santana.

Sobresale la canción ‘Bendita la luz’, que hicieron con Juan Luis Guerra, que pudo ser un buen primer sencillo, en cambio de la desangelada ‘Labios compartidos’.

La factura general del disco indica que el cuarteto mexicano se ha decantado más por el encanto del ambiente pop que por el del arte. Esto último no se demuestra solo con buenas intenciones y es algo más profundo que hilvanar un par de gastadas frases de amor. Algo de lo que Maná es un coleccionista obsesivo.

ANDRÉS ZAMBRANO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.